Cartel promocional del evento Mikaela Mayer vs. Maiva Hamadouche

Previa: Mikaela Mayer y Maiva Hamadouche unifican coronas y pelean por el número 1 superpluma en velada de Top Rank/ESPN

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Cuando Matchroom Boxing fichó a las boxeadoras Terri Harper, Hyun Mi Choi y Maiva Hamadouche 22(18KO)-1, respectivamente monarcas WBC, WBA e IBF del peso superpluma, quedó diametralmente claro que lo que buscaba la compañía era algo así como un torneo para instaurar una campeona indiscutida en la división. Faltaba en esta ecuación la titular mundial WBO Mikaela Mayer 15(5KO)-0, bajo contrato con una promotora (Top Rank) que se ha expresado vivamente en contra de participar en torneos, pero para la compañía de Bob Arum realmente no había otra salida viable al estrellato para su boxeadora si no era enfrentándose a una de las otras monarcas.

Así, finalmente, sin estipular un proceso eliminatorio oficial, Matchroom Boxing y Top Rank pactaron una unificación entre Hamadouche y Mayer, que se enfrentarán este viernes en el combate estelar de una velada desde el recinto Virgin Hotels de Las Vegas, Estados Unidos, que decidirá sin más, a falta de futuros choques entre campeonas, quién es la número 1 momentánea del peso superpluma femenino. Y es que sin duda estas dos púgiles son las que hasta ahora han demostrado un mayor nivel en sus actuaciones y quienes parecen el mayor obstáculo para las otras titulares en la ruta hacia la hegemonía en la categoría.

Quizás algunos se preguntarán dónde está el torneo World Boxing Super Series, que hace meses anunció que su tercera temporada estaría focalizada en la división del peso superpluma femenino. Pues bien, aunque en un primer instante pareció que el anuncio de las WBSS era un movimiento oportunista para aprovechar los planes de unificación de la categoría de Matchroom, de momento ni siquiera ha llegado a eso, habiendo cometido aparentemente Kalle Sauerland el mayúsculo error de anunciar un torneo que no tenía acordado con sus potenciales participantes ni con las promotoras de las boxeadoras. Por ello, a los organizadores de las WBSS sólo les resta esperar que Mayer pierda y que Matchroom Boxing de nuevo se apiade de la empresa de los Sauerland y les preste a sus púgiles para el proceso eliminatorio.

Regresando al duelo Mayer-Hamadouche, éste es un interesantísimo choque de estilos. Por un lado, Mayer es la boxeadora técnica, espigada, de gran boxeo lineal, con mecanizados contragolpes y sólidos resposicionamientos. Por el otro, Hamadouche es un ciclón que avanza frontal dejándose dar golpes a costa de alcanzar la distancia corta y media-corta y sacar brutales andanadas de ganchos con gran frecuencia y sin descanso. De ese modo se perfila un encuentro con tácticas contrapuestas y muy abierto.

En este sentido es necesario especificar que tanto una como la otra han mostrado como sus puntos débiles el estilo que tendrán frente a sí el viernes. Aunque Mayer está expandiendo su versatilidad, lo cierto es que ni mucho menos es tan eficaz cuando pelea en corta como cuando domina desde la larga, habiendo momentos en los que, de hecho, se ha mostrado vulnerable en intercambios sin espacios si no logra salir de ellos rápidamente. Por contra, aunque en corta Hamadouche es una pesadilla que sólo ha sido superada por una formidable rival como Delfine Persoon (ante la que perdió ajustadamente como visitante y encarando el duelo con una notable desventaja en dimensiones y con una enorme desventaja en experiencia), en ocasiones su camino para reducir los espacios contra púgiles dinámicas no ha sido sencillo, recibiendo repetidos golpes nítidos por su excesivo afán ofensivo.

Por lo tanto, en el choque se dibuja una pregunta trascendental, siendo esta si Mayer logrará mantenerse alejada constantemente de su contrincante, una Hamadouche incansable y con 82% de victorias antes del límite. Como sucedió la semana pasada con el James-Butaev, de nuevo este es uno de esos combates en los que el boxeador técnico necesita una actuación más cercana a la perfección para lograr el éxito que el fortísimo hostigador, algo que en el caso del James-Butaev se tradujo en que el primero tuvo tres o cuatro asaltos iniciales buenos antes de empezar a ser menoscabado y llevado a una guerra de desgaste en la que sucumbió por KOT en el noveno round.

De todos modos, hay diferencias importantes en el Mayer-Hamadouche respecto a ese precedente, siendo una que la estadounidense es una olímpica que se ha mostrado mucho más consistente en su movilidad que James. Además, algo todavía más importante, los mundiales femeninos son a diez rounds de dos minutos, de modo que mientras que James aguantó unos 25 minutos antes de sucumbir, Mayer sólo necesitará 20 minutos para completar la distancia entera de su duelo, contando cada dos minutos con un descanso de uno que le dará margen físico y que le permitirá reiniciar su esquema táctico.

En definitiva, si Mayer está ágil al máximo, saca sus uno-dos veloces y sigue caminando, estando absolutamente atenta a dar pasos laterales o diagonales en el momento adecuado, podría lograr la ventaja como local en las tarjetas para apuntar al triunfo por decisión, pero como esté lenta en sus transiciones a posición defensiva, insuficientemente veloz o poco resolutiva con su juego de piernas y el avance frontal de Hamadouche le alcance, el encaje, la resistencia al castigo y la capacidad mental de sufrimiento bajo presión de la norteamericana se pondrán a prueba de forma terrible.

En Estados Unidos esta pelea, y un semifondo en el que el pegador superpluma sin poner a prueba Luis Meléndez 16(13KO)-1 se medirá al experimentado y capaz estadounidense Thomas Mattice 17(13KO)-2-1, serán emitidos el viernes por ESPN+ desde las 23:00 ET/20:00 PT. En otras partes del continente americano la emisión estará a cargo de otras ramas de ESPN.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios