Cartel promocional del evento Chantelle Cameron vs. Mary McGee

Previa: Tras la cancelación del Whyte-Wallin, Cameron-McGee encabeza evento de Matchroom entre preocupación por el futuro modelo de PPV de DAZN

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Durante meses los rumores estuvieron en el aire y finalmente Eddie Hearn soltó la bomba, afirmando que los mayores combates boxísticos en Reino Unido siempre serían en pago por visión incluso dentro de DAZN. Esto suponía la confirmación de algo que había estado perfilándose en la plataforma de streaming desde hace tiempo, o sea la implantación en DAZN del PPV, y que es simple y llanamente una puñalada a los principios por los que señaló que se iba a regir cuando brotó, o sea la lucha directa contra el modelo de pago por visión a cambio de una cuota fija de suscripción.

Con todo, después de tirar a manos llenas millones a la papelera pagando por rodajes de púgiles sin deseo real de afrontar los máximos retos y desembolsando sueldos desorbitados a boxeadores destacados que no se podían rentabilizar a base de cuotas fijas, ahora DAZN quiere hacer pagar sus errores a los aficionados que apoyaron su iniciativa. Todavía está por ver qué extensión alcanzará la idea de ofrecer los mayores combates de la plataforma a través de PPV, aunque se considera inevitable que en el futuro abarque seguro a Reino Unido y probablemente a Estados Unidos y a Australia. De todos modos, no es descartable tampoco que se extienda mucho más teniendo en cuenta la arbitraria diferencia de precios que ha establecido DAZN a su suscripción entre unos países y otros.

En cualquier caso, los fans británicos se preguntan qué han ganado con la irrupción del acuerdo DAZN-Matchroom en su país. Y es que Eddie Hearn les engañó vilmente asegurando que los PPV de Sky Sports serían cosa del pasado y que en DAZN podrían ver todos los combates gracias a una pequeña cuota fija, lanzándoles ahora a la cara en cambio que eran unos ingenuos al pensar que las carteleras más insignes del año iban a poder verlas sin comprar un pago por visión.

Más allá del embuste en sí, el hecho es que los aficionados británicos incluso han salido perdiendo con el cambio, dado que antes con su suscripción a Sky tenían acceso a los eventos de Matchroom (exceptuando los PPV) y además a una enorme oferta deportiva en los varios canales de Sky, pero ahora sólo pueden acceder al limitado contenido que posee DAZN en Reino Unido (pagando igualmente cuota fija más pagos por visión) y no pueden abandonar su suscripción a Sky si quieren ver todos los deportes que les interesan.

En este contexto, en el que los suscriptores de DAZN en Reino Unido (pero también en muchos otros países) se sienten terriblemente decepcionados por el anuncio de un futuro que pasa por el PPV pese a las falsas promesas, es cuando se produjo la cancelación de uno de los pocos combates de la envergadura de un pago por visión que iban a poder ver los británicos por suscripción fija.

Efectivamente, la carrera reciente del peso pesado Dillian Whyte ha transcurrido, mientras duró la alianza Matchroom/Sky, de pago por visión en pago por visión, siendo el último de ellos el del Povetkin-Whyte II, si bien cuando por primera vez se iba a ofrecer una pelea suya sin PPV en las Islas Británicas a través de DAZN éste se “lesiona” casualmente. Además, la cancelación se produjo antes de un choque con más riesgo que beneficio ante un Otto Wallin que podría truncar su posición de aspirante obligatorio de Tyson Fury. Dicho de otro modo, ni Whyte ni Hearn querían una pelea sin PPV ante un rival que podría aplastar sus planes y ha sido entonces cuando “por azares del destino” el británico-jamaicano se ha “lesionado”.

Algunos pensarán que para qué iban a anunciar en primer lugar un combate estelar que no tenían intención de realizar, pero quienes consideren esto deberían hacer un recorrido por la historia del boxeo y verán que dicho movimiento promocional es tan viejo como el propio pugilismo, siendo el principal objetivo de esa maniobra crear expectación y vender entradas para un cartel de limitado interés entre el gran público sin el encuentro estelar fantasma, esperándose de hecho una notable asistencia el sábado en el O2 Arena de Londres, Reino Unido. Y es que el resto del evento sin el Whyte-Wallin seguirá adelante.

Corona indiscutida y futuro cruce ante Katie Taylor
El nuevo choque estelar será una unificación de coronas WBC-IBF del peso superligero entre la británica Chantelle Cameron 14(8KO)-0 y la estadounidense Mary McGee 27(15KO)-3, primera semifinal del torneo destinado a instaurar a una única monarca en la citada división femenina. Se dice que las comparaciones son odiosas, pero en el deporte son necesarias y, poniendo en una balanza el duelo principal original y el de sustitución, son abrumadora mayoría los que piensan que el boxeo ha salido malparado con la modificación.

Sea como sea, el Cameron-McGee es un encuentro interesante entre una boxeadora que tiene una gran proyección y una veterana. Y es que aunque muchos “expertos” despreciaban y no seguían el pugilismo femenino (por el cual repentinamente han sentido un entusiasmo hipócrita fruto únicamente del deseo de seguir la moda y de ser políticamente correctos) y aunque algunos de ellos piensan que McGee acaba de aparecer en el boxeo, lo cierto es que ha tenido una carrera larguísima que se inició en 2005 y que ya en 2013 le vio medirse a Holly Holm y a Érica Farías. Con todo, es verdad que no fue hasta 2019 que McGee logró la mayor victoria de su carrera noqueando a la excampeona unificada Ana Esteche

Por contra en cuanto a Cameron, aunque tuvo una trayectoria como kickboxer y como púgil amateur (en la que logró oros en campeonato inglés y medallas en el ámbito continental), su recorrido en el pugilismo de pago es todavía muy reciente, iniciándose en 2017 y disputando ahora sus primeros combates de calibre. De todos modos, como en cada paso adelante ha cumplido con creces, siendo su último éxito un triunfo inesperadamente sencillo ante Melissa Hernández, Matchroom Boxing ve que posee en su escuadra a una púgil con gran futuro, motivo por el que la compañía ha dado forma a un torneo del peso superligero en el que tienen fe en que Cameron podrá salir como monarca indiscutida. En este sentido, no pasa por alto que el objetivo final futuro es un cruce ante una Katie Taylor campeona indiscutida del peso ligero y que, tarde o temprano y llegue o no el choque ante Amanda Serrano, querrá buscar agrandar su palmarés en la categoría superior.

En cualquier caso, una de las cosas que más obstaculizan los éxitos es mirar demasiado adelante sin prestar atención al reto que se tiene delante, no debiendo Cameron sobreconfiarse a pesar de que es justa favorita y de que las casas de apuestas tienen una diferencia con su rival de 12 euros que es excesiva. Esto último no quiere decir que Cameron vaya a perder o que necesariamente vaya a sufrir problemas, ya que tiene los recursos para lograr una convincente victoria, pero McGee es una boxeadora con un alcance oficial de 1,83 m, fogueada y que combina manos con notable contundencia.

Pese a ello, aunque sus dimensiones y una cierta heterodoxia en larga la hacen una oponente potencialmente incómoda, el hecho es que Cameron es una boxeadora más ordenada, ortodoxa y compacta y está mostrándose muy sólida, de modo que es de suponer que si ejecuta su plan de la manera adecuada podrá lograr salir con el brazo en alto. Para ello necesitará evitar el estancamiento en la distancia media y o mantenerse más allá del alcance de su rival y arremeter con decisión o tratar de aprovechar que McGee desciende sus manos en corta para intentar imponer sus fuertes hooks en cruces. En un escenario u otro Cameron debería poder imponerse, más aún llevando su rival 20 meses inactiva, pero necesitará calma y control cuando McGee use sus poco convencionales recursos para tratar de sacarla de su boxeo.

Cartel promocional del combate Alen Babic vs. Eric Molina

Babić vs. Molina y resto del respaldo
En el semifondo el croata Alan “The Savage” Babić 8(8KO)-0 disputará el que sobre el papel es su mayor test hasta la fecha, así como una nueva toma de contacto con las piedras de toque de nivel medio-alto de la división del peso pesado, siendo su oponente el exretador mundial estadounidense Eric “Drummer Boy” Molina 28(20KO)-7(7).

Después de ver a Molina sucumbir en casi todas sus peleas de envergadura, muchos consideran un hecho que el furioso arremeter de Babić le llevará a la lona también. No obstante, hasta ahora el croata mayoritariamente se ha enfrentado a rivales de nivel inglés y en muchos combates ha aceptado unos riesgos increíbles descuidando totalmente su defensa, siendo Molina un boxeador con pegada, con unos 20 kg más de peso y que en su momento sorprendió a un Tomasz Adamek de similares proporciones que Babić (aunque en el final de su carrera). Por lo tanto, el fogueado exretador mundial no es un púgil ante el que se deba exponer el rostro deliberadamente y dejarse golpear.

Aun así, quizás Molina ha asumido ya demasiado su rol de piedra de toque como para tener la confianza necesaria para buscar la victoria contra pronóstico, y la ventaja en explosividad, la convicción y la insistencia de Babić le desborden. Sea como sea, lo que está claro es que no será un combate aburrido.

Otro de los duelos del respaldo principal pondrá sobre el ring al exretador mundial británico Craig “Spider” Richards 16(9KO)-2-1, que después de la sobrevalorada actuación que tuvo ante el monarca Dmitry Bivol (dos jueces dieron 115-113 y 115-114 a pesar de la clara victoria del ruso) ha visto su prestigio dispararse y que, situado como 4º WBA, apunta a importantes choques internacionales. Para regresar a la senda de la victoria y comparar su rendimiento al del prospecto Pawel Stepien se enfrentará al polaco Marek Matyja 20(9KO)-2-2, un boxeador voluntarioso y con un empate y una derrota dividida ante el citado Stepien pero que quizás tenga la insuficiente profundidad de recursos como para lidiar con el obstáculo que representa el largo jab de su motivado oponente.

Finalmente, entre los combates que abrirán la velada emitida por DAZN y el tramo fuera de esta retransmisión se encontrarán un serio test para el peso superpluma Youssef Khoumari 13(5KO)-0-1, tras un trabajado triunfo ante “Mono” Rodríguez, enfrentándose al estadounidense Jorge David Castañeda 14(11KO)-1(1), que truncó el récord sin derrotas del prospecto Otha Jones III; el cuarto combate profesional del peso pesado Johny “The Romford Bull” Fisher 3(3KO)-0 contra el español Álvaro Terrero 5(3KO)-13(6)-2; el retorno a la actividad después de siete meses parada de la promesa del peso supergallo Ellie Scotney 2(0KO)-0 ante la española Eva Cantos 2(0KO)-1; y una pelea de desarrollo en la que el espigado peso supermedio de 19 años John Hedges 3(0KO)-0 buscará su primer triunfo antes del límite ante Antony Woolery 2(0KO)-7(3).

DAZN ofrecerá esta cartelera a partir de las 20:00 del sábado en hora española, las 19:00 en Reino Unido y las 14:00 ET/11:00 PT en Estados Unidos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios