Tony Yoka y Joel Djeko tras su enfrentamiento

El oro olímpico Tony Yoka se proclamó campeón de la Unión Europea del peso pesado con KOT sobre Joel Djeko

Daniel Pi
@BastionBoxeo

H Arena, Nantes, Francia. Campeonato por el vacante cinturón de la Unión Europea del peso pesado.

La monotonía se está volviendo una constante en los combates del oro olímpico Tony Yoka 10(8KO)-0, que durante rounds volvió a dejar un boxeo repetitivo, sin ajustes ni cambios de velocidad que hizo tedioso su duelo ante el peso crucero ascendido Joel Djeko 17(8KO)-3(1)-1, quien finalmente perdió por KOT en el duodécimo y último asalto de un campeonato UE del peso pesado.

Cuando Djeko ha peleado en el peso crucero contra rivales de nivel medio o medio-alto, sus casi dos metros de altura y su mayor alcance le han permitido mostrarse muy correoso peleando cerca de las cuerdas y usando el shoulder roll, pero ascendiendo de división para medirse a un prospecto del peso pesado era de esperar que diese facilidades con su estilo para que Yoka pudiese trabajar al ataque. Así fue, y durante doce reiterativos episodios el invicto presionó sin mucho entusiasmo con su jab, su uno-dos y algunos curvos a un Djeko que poco más hacía que usar su jab entre desplazamientos.

Es cierto que Yoka estuvo algo más ágil de piernas que ante Christian Hammer, realizando eventualmente un largo retroceso para evitar manos de Djeko, pero por lo demás, el francés volvió a mostrarse poco determinante en tareas ofensivas y, lo que es peor, de nuevo varias veces se limitó a permanecer con la guardia cerrada cuando estaba bajo ataque en lugar de buscar el contragolpe, dando por ello facilidades para algún uppercut rival.

Sea como sea, los uno-dos-hook de Yoka y sus eventuales crochés y ganchos fueron inflamando el ojo derecho de Djeko que, finalmente, en el último round quedó encerrado y recibió una clara serie de curvos, si bien fue un posterior directo de mano adelantada el que hizo que quedase dañado y que le diese la espalda a su adversario renunciando a seguir combatiendo.

Antes del enfrentamiento Yoka afirmó que en este combate quería demostrar que no era ya un prospecto sino un contendiente al título mundial, pero la verdad es que no puso de manifiesto ni de lejos lo suficiente como para que se pueda pensar que está listo para vencer a los más insignes aspirantes del peso pesado, ni que decir tiene para disputar el mundial. De hecho, difícilmente él y su equipo pueden pensarlo si el paso adelante dado en esta ocasión ha sido un encuentro por el título de la Unión Europea, cetro que es pasado por alto por las insignes promesas pertenecientes a ese grupo de países.

Sea como sea, Yoka sigue teniendo pendiente tanto un enfrentamiento ante un peso pesado de nivel alto como pulir sus defectos, puesto que manteniendo una línea invariable y previsible de ataque lento y frontal y basando su respuesta defensiva en un mero cierre debería tener complicado abrirse un hueco en la cúspide mundial de la categoría pesada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *