Imagen del combate entre Alejandro Silva y Javier Maciel

El invicto Alejandro Silva se levantó de la lona para vencer al experimentado Javier Maciel

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Autocine Jump Nordelta, Benavídez, Argentina. Peso medio.

El pasado febrero Alejandro “El Cuervo” Silva 13(10KO)-0-1 se proclamó campeón argentino del peso superwélter, éxito que fue sucedido la pasada noche por el que seguramente puede ser considerado su mayor triunfo profesional hasta la fecha. Esto es así porque, en un notable paso adelante respecto a sus anteriores rivales, se impuso de forma unánime al veterano exretador mundial argentino Javier “La Bestia” Maciel 33(23KO)-10(2), un boxeador que en su larga carrera se ha visto las caras con oponentes como Dmitry Pirog, Michel Soro, Brian Rose o Willie Monroe y que, pese a haber dejado atrás su mejor momento y pese a una negativa racha de resultados, en su combate más reciente había generado apreciables dificultades como visitante al prospecto estadounidense Carlos Monroe.

De nuevo, en este combate Maciel volvió a ofrecer resistencia, logrando derribar a Silva en una ocasión, pero el imbatido consiguió a pesar de ello una merecida victoria unánime con cartulinas excesivamente ajustadas de doble 95-94 y un acertado 97-92.

Durante los primeros cuatro rounds, Silva fue dando forma a una ventaja en las puntuaciones, ya que tuvo un despliegue bastante eficaz. No dejándose encerrar ante los ataques de Maciel estando listo para dar un paso lateral, cortando las ofensivas rivales con un oportuno jab o conectando su gancho zurdo arriba y abajo, en ocasiones enlazando el cambio de alturas, Silva se llevaba la mejor parte. Esto no quiere decir que Maciel no tuviese peligro, pero Silva estaba usando bien sus ataques salteados con entradas y salidas, mientras que sus bloqueos, al igual que sus giros, eran eficaces, por lo que estaba poniendo la base para, cuanto menos, obtener una sólida victoria a los puntos.

No obstante, en el quinto round el veterano Maciel sacó un uppercut zurdo que inesperadamente estiró en la lona a un Silva que, a la vez que recibió el golpe, perdió el apoyo de una de sus piernas. En cualquier caso, el knockdown era legítimo, y tras la cuenta Silva tuvo que recurrir al clinch para intentar contener la amenaza.

Pese a estos apuros, la reacción de Silva no tardó en llegar y fue contundente, ya que en el sexto episodio conectó una derecha que estremeció a Maciel, quien fue hostigado posteriormente con notable peligro. Esto no sólo hizo desparecer las dificultades de Silva, sino que también las trasladó a Maciel, que en el octavo round volvió a ser alcanzado por fuertes golpes, entre ellos un gancho diestro que le sacudió. Aun así, aunque Silva recuperó el control de las acciones y continuó hasta el noveno round escogiendo bien sus golpes y manteniendo a raya a su contrincante con su jab, en el décimo round insistió en los agarres y quizás a ojos de los jueces perdió un asalto que le dejó a un punto del empate.

Alejandro Silva

Sea como sea, y dejando de lado que parece que dos de las tarjetas sobrevaloraron el trabajo de Maciel, el hecho es que Silva consiguió una victoria importante por diversos motivos. Primeramente, tras un parón de nueve meses, obtuvo diez buenos rounds de rodaje (no había pasado del sexto asalto hasta ahora) ante un boxeador con muchísimo bagaje y que le habrá permitido extraer lecturas útiles. Por otro lado, además de añadir un nombre reconocido a su récord, Silva, pese a algo de falta de velocidad en algunas de sus ofensivas y algún que otro descuido, controló bastante bien los tiempos, mostró recursos y, sobre todo, supo reaccionar con determinación tras una caída, algo que no todos los púgiles pueden hacer, menos con catorce combates de experiencia. Así, de momento Silva parece avanzar de forma correcta y posiblemente en 2021 le lleguen combates relevantes para intentar afianzar un buen lugar en el circuito argentino y completar su desarrollo.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios