Previa: La segunda temporada de las WBSS concluye este sábado con el mundial del peso crucero Briedis-Dorticós

Daniel Pi
@BastionBoxeo

En 2017 la iniciativa llamada World Boxing Super Series, torneo pensado para poner frente a frente a los mejores boxeadores de determinadas divisiones, se puso en marcha con un esplendoroso éxito, adquiriendo un impulso que se tradujo inevitablemente en una segunda temporada que comenzó en el año 2018. Pues bien esta edición, que debería haber supuesto la consolidación de las WBSS, terminará el próximo sábado casi dos años después de su comienzo con la final de la rama del peso crucero entre el excampeón mundial letón Mairis Briedis 26(19KO)-1 y el actual monarca IBF de la mencionada categoría, el cubano Yuniel Dorticós 24(22KO)-1(1).

Se puede afirmar que el parón mundial en el boxeo ha contribuido a este tardío desenlace, cosa que es cierta pero que no justifica el mal desempeño de la organización del torneo anteriormente, ya que mostró una verdadera incapacidad para dar una fecha al encuentro en los aproximadamente nueves meses que transcurrieron entre las semifinales y la detención total del deporte durante el primer tercio del año.

Sea como sea, y dejando de lado los numerosos problemas de liderazgo, económicos y de prestigio que ha padecido el torneo WBSS en esta segunda edición, nos debemos contentar por el momento con que en la final podremos ver un enfrentamiento entre dos de los mejores boxeadores del peso crucero en la actualidad, choque del que saldrá para la gran mayoría de críticos y aficionados un nuevo número 1 de la división, si bien estaría por ver que el vencedor del Briedis-Dorticós pudiese superar al temible monarca WBA Arsen Goulamirian.

En cualquier caso, el duelo de este sábado es del máximo nivel y está bien emparejado, motivo por el cual las apuestas se encuentran muy igualadas, estando mínimamente en cabeza Briedis. Algunos piensan que esta ventaja en las apuestas puede ser desacertada y que simplemente es debida a que el letón ha sido favorecido en cuartos de final (victoria controvertida ante Noel Gevor) y semifinales (esperpéntico choque contra Glowacki en el que se le perdonó un codazo y deliberados golpes tras la campana). Con todo, al margen de esto, quizás la condición de favorito de Briedis sea debida a que es un púgil que tiene mucho encaje (nunca ha sido críticamente dañado), técnicamente sólido y muy fuerte, justo el tipo de boxeadores con los que más ha sufrido Dorticós a lo largo de su carrera y contra los que más duro ha tenido que trabajar.

Dicho de otra manera, si se considera que Briedis no será quebrado por la demoledora pegada de su oponente y que como Masternak y Gassiev podrá generar complicaciones con su buen jab (con el que se mostró tácticamente exigente contra el mismísimo Usyk), que podrá encontrar sus explosivas combinaciones de directo y hook y que podrá tener periodos de pelea física en los que desgastar a un Dorticós con increíble pegada pero no extraordinariamente fuerte (no hay que confundir potencia de golpeo con fuerza muscular, ya que ambos conceptos no siempre van de la mano, o al menos no en el mismo grado), es posible que el europeo logre salir con el brazo en alto.

De todos modos, todo esto puede ser demasiado que suponer teniendo en cuenta que la ventaja en alcance de Dorticós (13 cm o 5 “) y su excelente derechazo, así como sus apreciables cualidades técnicas, pueden marcar la diferencia en el boxeo en larga si el cubano no se muestra perezoso en su actividad y evita que Briedis encuentre su ritmo con un habitual uso de los directos, bastándole al campeón además un solo recto certero para terminar el choque.

Logre Dorticós asestarle la primera derrota antes del límite de su carrera a Briedis o consiga el excampeón apoyarse en orden y combatividad para conseguir la victoria, este es sobre el papel el mejor combate del peso crucero de este año 2020 y un acontecimiento al que prestarle la debida atención.

Tres invictos en el respaldo
Acompañando a este choque se producirán tres peleas más en las que tres prospectos alemanes saltarán también al ring que se ubicará en los estudios Plazamedia Broadcasting Center de Múnich (Alemania), si bien dos de los combates no serán trascendentales sino que están planteados como duelos de desarrollo y adquisición de experiencia.

Una de estas dos peleas con abrumadores favoritos será la que enfrentará en el peso supermedio al invicto Leon Bunn 15(8KO)-0, que llega de derrotar al exretador mundial Enrico Koelling, y al fogueado Timo Laine 27(11KO)-13(4), púgil resistente pero que ha perdido en todos sus combates de relevancia. El otro de los choques será femenino y del peso pluma y en él la destacada prospecta de 18 años (con notable recorrido amateur en el circuito alemán y mayor proyección profesional) Sophie Alisch 5(1KO)-0 se medirá a la experimentadísima húngara Edina Kiss 15(9KO)-13(3), que se ha enfrentado (y ha perdido) con una decena de destacadas boxeadoras entre las que se encuentran, por ejemplo, Mikaela Mayer, Amanda Serrano o Nina Meinke.

Finalmente, el semifondo del evento será el combate más interesante del respaldo, puesto que el imbatido peso medio Denis Radovan 13(6KO)-0-1, 8º IBF y 12º WBO que ha sufrido inesperadas dificultades en sus dos tests ante Ronny Mittag (un empate y un triunfo dividido), pugnará contra el veterano polaco Robert Talarek 24(16KO)-13(1), un boxeador peligroso, que se ha medido a nombres como Liam Smith o John Ryder y que ha logrado diversas victorias meritorias (varias como visitante), destacando su espectacular batalla del pasado año ante Patryk Szymanski. Así, Radovan está emplazado a un reto de envergadura ante un boxeador que, pese a los números de su récord, es ambicioso, aguerrido y que sabe sufrir y dañar, por lo que pondrá a prueba de forma muy seria su evolución.

La velada será emitida el sábado por Eurosport 1 y DAZN a las 21:00 del sábado tanto en hora local como en España, iniciándose la emisión de DAZN para Estados Unidos a las 15:00 ET/12:00 PT.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios