Triunfos de los invictos Bourke, Bentley, Lynn y Turner en el respaldo del Joyce-Wallisch

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Estudios de BT Sport, Londres, Reino Unido.

Como la anterior velada de Frank Warren desde los estudios de la cadena británica BT Sport, el segundo evento tuvo también un pleno de victorias de los favoritos, prospectos de cuatro divisiones diferentes que apoyaron sus aspiraciones con triunfos, si bien en uno de ellos hubo mucha polémica.

No hubo controversia en el que se preveía el combate más contendido y mejor emparejado del cartel, y el único que llegó a consumir todos los asaltos: el campeonato por el título regional Southern Area del peso supergallo entre los invictos Chris Bourke 8(5KO)-0 y Ramez Mahmood 11(2KO)-1, duelo que fue vencido por el primero con una tarjeta del juez-árbitro excesivamente ajustada de 96-94.
Bourke tiró de un superior control de la distancia para conectar su uno-dos y salir del alcance de su rival en numerosas ocasiones, neutralizando a un Mahmood con voluntad de victoria pero que sólo conseguía resultados destacados cuando esporádicamente acortaba los espacios y podía conectar en corta sus uppercuts y sus ganchos. En cualquier caso, la pelea fue mantenida en líneas generales en la distancia larga y media-larga por un Bourke que fue preciso con su directo diestro y que, pese a eventuales golpes de poder recibidos, se mostró sólido de forma regular y se hizo merecedor del triunfo, del primer título de su carrera y de futuras buenas oportunidades para su desarrollo.

El otro combate a diez asaltos del evento dejó el triunfo del peso medio Denzel Bentley 13(11KO)-0 por abandono en el sexto round sobre Mick Hall 15(2KO)-3(2). La diferencia en explosividad y contundencia entre ambos boxeadores fueron los factores determinantes en la pelea, puesto que Bentley se descuidó en su defensa varias ocasiones y Hall llegó con buenas manos en algunos cruces, pero el invicto se podía permitir exponerse al no tener a penas potencia los puños rivales o tener mucha menos que sus golpes. Así, aunque Hall llegó con algún buen croché diestro y algún gancho zurdo, Bentley iba menoscabando a su rival e inflamando su rostro con sus hooks de izquierda y sus derechas. Finalmente, tras un sexto episodio en el que Bentley empezó a dar muestras de cansancio pero en el que continuó castigando con dureza, la esquina de Hall decidió que era el momento de retirarse.
De ese modo Bentley logró una victoria en la que mostró ciertas cualidades pero en la que evidenció exceso de confianza y brechas defensivas que en un eventual combate ante Mark Heffron, el púgil al que apuntó tras el combate, podrían costarle caro.

Por otro lado, el peso superpluma Louie Lynn 7(6KO)-0 logró la victoria más rápida de la velada al vencer en el segundo asalto a Monty Ogilvie 9(1KO)-2(2), si bien se produjo una acción antirreglamentaria que ha levantado una discusión sobre si hubiese sido acertado o no descalificarlo.

Y es que Lynn, que inició el combate agresivo pero descontrolado, impactó un croché diestro acompañado de un directo de mano adelantada que dejaron tocado a Ogilive, que puso las rodillas en la lona para intentar evitar ser llevado a la detención. Estando en esa posición, y antes de que el árbitro tuviese tiempo de intervenir, Lynn impactó dos curvos diestros contra la cabeza del arrodillado Ogilvie. El tercer hombre se equivocó por completo en su reacción posterior, puesto que realizó cuenta, advirtió a Lynn y dejó que la pelea se reanudase sin más, cuando, por lo menos, debería haber dado tiempo a Ogilvie para recuperarse o haberle preguntado cómo se encontraba. Asimismo, Lynn debería haber recibido, como mínimo, el descuento de dos puntos, siendo completamente razonable considerar que debió ser descalificado, ya que iba golpeando mientras se separaba de su adversario, consciente de que estaba derribado.

En cualquier caso, el combate siguió y Lynn hostigó a un Ogilvie afectado que hizo lo que pudo para intentar resistir hasta que una derecha le llevó al tapiz en el segundo round y el tercer hombre, tras comprobar el mal estado del púgil durante la cuenta, detuvo el choque. También en esta ocasión Lynn dio otro golpe ilegal a su derribado adversario antes de que el árbitro comenzase la cuenta.

Puede que su promotor considere que tiene proyección, pero con tan poco respeto por las normas y tan poco autocontrol, cosa que se tradujo también en una evidente precipitación ofensiva, Lynn no tardará en sufrir las consecuencias si no cambia su actitud. Por otra parte, el BBBofC debería pedir explicaciones al árbitro Robert Williams, que tiene que entender que no está en el ring como espectador o para poner un sello a los deseos de los promotores, sino para impartir justicia en el cuadrilátero.

Finalmente, el peso wélter Henry Turner 3(0KO)-0 logró un triunfo por 40-35 en la puntuación del juez-árbitro en su combate contra Chris Adaway 10(1KO)-68(8)-4. Contando con más precisión, rapidez y técnica y mejor juego de piernas, Turner usó su uno-dos y su uno-dos-gancho para dominar el encuentro ante Adaway, que cayó varias veces a la lona sin cuenta a causa de sus desordenados ataques y su mala posición de piernas antes de que un croché diestro a la contra, aparentemente en la parte trasera de la cabeza, le hiciese padecer una cuenta que, pese a ser injusta, no alteró el devenir del combate.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios