Cartel promocional del Vergil Ortiz Jr. vs. Egidijus Kavaliauskas

Previa: Vergil Ortiz afronta nuevo paso adelante ante el exretador mundial Kavaliauskas encabezando evento de Golden Boy/DAZN

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Cuando la WBO ordenó el campeonato mundial wélter entre Terence Crawford y Shawn Porter surgieron inmediatamente duras acusaciones contra Vergil Ortiz 17(17KO)-0 en las que se señalaba que éste había evitado el enfrentamiento ante el top 3 libra por libra. Y es que muchos pensaron mirando al ranking que Ortiz, que es número 1 WBO, había rechazado necesariamente la oportunidad mundialista si ésta le llegó al número 2 Porter.

En principio, no hubo ningún rechazo de la pugna por parte de Ortiz, ya que Porter estaba designado oficialmente como aspirante obligatorio WBO antes de que el invicto prospecto llegase al número 1 del ranking. Con todo, aunque era tan fácil como explicar esto, cuando después de días de considerable hostigamiento por las redes sociales Ortiz y la cúpula de Golden Boy se pronunciaron al respecto lo hicieron torpemente. Por un lado, el púgil simplemente señaló que se estaban diciendo mentiras, sin dar especificaciones concretas, y por el otro el alto ejecutivo de su promotora Roberto Díaz todavía empeoró la situación al negar el rechazo a la pelea y reiterar su deseo de acometerla, pero añadiendo: “cuando sea el momento adecuado”.

En definitiva, de un grano de arena se hizo una montaña y en lugar de barrerla se siguieron amontonando capas. En cualquier caso, todas estas disputas contribuyen en cierto modo a la promoción del siguiente combate de Vergil Ortiz, el que acometerá este sábado en el Ford Center de Frisco, Estados Unidos, emitido por DAZN. Y es que su adversario será el lituano Egidijus “Mean Machine” Kavaliauskas 22(18KO)-1(1)-1, quien precisamente fue contrincante de Terence Crawford en 2019, logrando el aspirante derribar al campeón en una ocasión (aunque el tercer hombre no quiso realizar cuenta) antes de ser derrotado por KOT en el noveno round.

De ese modo, la voluntad de Golden Boy Promotions al organizar este choque es hacer una comparación entre Ortiz y Crawford y seguir contribuyendo a generar expectación de cara a un eventual duelo entre ambos en el futuro. Evidentemente, habrá quien piense que, hablándose de que Crawford podría medirse consecutivamente a Shawn Porter y a Josh Taylor y no teniendo que cumplir el monarca con otra defensa obligatoria hasta finales de 2022, las comparativas entre Crawford y Ortiz son innecesarias, puesto que la pelea podría llegar tarde o nunca. Con todo, incluso si se piensa esto, el duelo Ortiz-Kavaliauskas es, ante todo, un muy buen combate del peso wélter de por sí, además de un gran test para ver hasta dónde llega el grado de evolución del imbatido prospecto.

Como Ortiz es un boxeador agresivo, Kavaliauskas es un púgil con buen equilibrio entre técnica y potencia y ambos cuentan con pegada, las piezas parecen encajar para ofrecer un entretenido duelo con notable actividad y una posible conclusión antes del límite. En él quizás Kavaliauskas se vea obligado a utilizar su juego de piernas para intentar evitar quedarse en las posiciones de peligro y buscar desde la distancia media-larga o larga generar complicaciones con su seco jab, sus astutos contragolpes y sus eventuales contundentes combinaciones de hooks. En base a una táctica de estas características se podría ver hasta qué punto es eficaz el corte del ring de Ortiz ante un oponente con buenos conceptos técnicos y que tiene una notable contundencia para hacerse respetar, si bien el lituano tendría difícil a largo plazo no desgastarse más que su contrincante y muy probablemente el joven invicto terminaría por marcar la diferencia.

Por otra parte, si Kavaliauskas decide estar todo lo cerca del centro del ring que pueda o intentar arrebatarle la iniciativa a Ortiz, seguramente el estadounidense podría precipitar los acontecimientos con su mayor frescura y contundencia, su menor castigo padecido y su mejor equilibrio pegada-encaje. En cualquier caso, aunque con una u otra táctica Kavaliauskas debería tener sus momentos por sus innegables cualidades, si Mikael Zewski pudo mantener la pelea ante él hasta cierto punto contendida (los jueces incluso llevaban erróneamente a Zewski por delante), sería muy sorprendente si Ortiz no lograse salir con el brazo en alto.

Un muy buen respaldo
El Ortiz-Kavaliauskas es una de las pugnas más notables de la semana, pero para añadir todavía más interés a su velada ésta integrará también buenas peleas de respaldo. La que actuará como semifondo será la batalla del peso superpluma que cerrará una trilogía entre el nicaragüense René Alvarado 32(21KO)-9(1) y el venezolano Roger Gutiérrez 25(20KO)-3(2)-1, quienes por el momento están 1-1. En 2017 Alvarado venció por knockout en el séptimo round, pero el pasado enero Gutiérrez consiguió derribar tres veces a su oponente y lograr una victoria unánime por mínima diferencia.

Así, ambos llegan al tercer combate estando este abierto, dado que la pegada de Gutiérrez, que ya le sirvió para dar la sorpresa noqueando en un round al prospecto “Rocky” Hernández, es un factor que puede decantar en cualquier momento una contienda, si bien Alvarado ha tenido una ventaja táctica en líneas generales en las pugnas al haber ganado bastantes más rounds de los que ha perdido de forma combinada entre ambos enfrentamientos. Y es que hay que subrayar que si no hubiese padecido los knockdowns de la segunda pugna el nicaragüense habría logrado una victoria con cierto margen en las puntuaciones.

Por ello, en las casas de apuestas Alvarado es favorito, dado que si utiliza su superior frecuencia de golpeo y sus mayores recursos debería poder superar a un Gutiérrez que tiene evidentes limitaciones boxísticas. No obstante, para que Alvarado pueda tener éxito con sus frecuentes combinaciones de curvos tendrá que entrar en el alcance del más alto Gutiérrez, que por lo tanto siempre poseerá un grado de amenaza por la decisiva potencia de sus contragolpes, exigiendo que su oponente esté muy atento en tareas defensivas.

Inicialmente la velada iba a contar también con el campeonato entre el nicaragüense, monarca IBF del peso minimosca, Félix Alvarado 36(31KO)-2 y el mexicano Erick López 16(10KO)-5(1)-1. Con todo, ahora se informa de que finalmente el campeón se enfrentará, sin título en juego, a un sustituto asequible como el puertorriqueño Israel Vázquez 10(7KO)-4-2, boxeador que ha logrado la gran mayoría de sus victorias ante rivales de récord negativo y que ha sufrido derrotas en todos sus combates destacables. Así, es de esperar una clarísima victoria del muy agresivo y potente Alvarado, siendo realmente la principal incógnita si esta pelea será trasladada a la cartelera no principal emitida por Facebook o si se mantendrá en el tramo ofrecido por DAZN.

Lo lógico sería que su hueco en la cartelera principal lo ocupase el campeonato mundial WBO del peso mínimo entre el puertorriqueño Wilfredo “Bimbito” Méndez 16(6KO)-1 y el nicaragüense Carlos “Chocorroncito” Buitrago 32(18KO)-6(2)-1, pelea que es la primera que afronta el titular desde febrero de 2020. Si sólo miramos los números de los récords parciales de ambos púgiles puede parecer un encuentro muy desnivelado, pero si valoramos que Méndez ha tenido un reinado cuestionado desde que se coronó y que Buitrago ha padecido todas sus derrotas ante púgiles de élite y que ha ofrecido recientemente meritorias actuaciones ante McWilliams Arroyo en el peso mosca y contra Elwin Soto en el peso minimosca, el retador perfectamente podría ofrecer una dura pelea si logra dar el peso mínimo sin padecer demasiado.

Sobre el papel, el dinamismo de Méndez y su velocidad y agilidad son elementos que, utilizados de la manera adecuada, deberían permitirle capturar la mayoría de los asaltos con solvencia, sobre todo ante un oponente que podría padecer una merma en rendimiento con el paso de los rounds. No obstante, Buitrago es un oponente muy fogueado y que es bastante sólido, mientras que Méndez ha tenido errores importantes en tres de sus últimos cuatro combates, de modo que aunque la victoria del campeón es el resultado previsto no es posible tampoco poner la mano en el fuego por su triunfo.

El choque que Golden Boy Promotions sí aseguró que sería parte del tramo retransmitido por DAZN será el que sostendrán en el peso superligero el mexicano Pablo César “El Demoledor” Cano 33(23KO)-7(3)-1 y el puertorriqueño Danielito “El Zorro” Zorrilla 15(11KO)-0, siendo respectivamente estos 7º WBC y 13º WBO.

Al margen de que el vencedor debería quedar bien posicionado en las listas, aparentemente el emparejamiento favorece a Cano, dado que él venció a un Ruslan Madiyev contra el que Zorrilla tuvo muchas dificultades en su última subida a un ring, terminando el encuentro con un controvertido veredicto por decisión técnica al que se llegó después de lo que muchos consideraron una excusa para salir del combate por parte del boricua. De todos modos, aunque no lució en su mayor duelo hasta la fecha, Zorrilla es un invicto con ambición y considerable recorrido amateur que llega rodado para enfrentarse a un Cano que pasa por una inactividad de cerca de dos años, por lo que, aunque el mexicano es favorito, si su condición física no es óptima o no se muestra activo en su presión y en su corte de ring podría padecer dificultades.

DAZN tiene programado emitir su parte de la velada desde las 2:00 de la madrugada del sábado al domingo en hora española, las 20:00 ET/17:00 PT en Estados Unidos. Unas horas antes de ello, se espera que Golden Boy Promotions retransmita el respaldo inicial a través de su Facebook.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios