Cartel promocional del evento Joe Joyce vs. Carlos Takam

Previa: El peso pesado Joe Joyce se mantendrá a la espera del resultado del mundial Joshua-Usyk peleando contra Carlos Takam

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Si Daniel Dubois sufrió un drástico cambio en la percepción que de él se tenía con su derrota ante el también británico Joe “Juggernaut” Joyce 12(11KO)-0, este último no experimentó una modificación menor, aunque en su caso fue enteramente para bien. Y es que, aunque Joyce es un plata olímpico y bronce mundial amateur, además de un gigante de casi 2,00 m y unos 120 kg con 90% de knockouts, antes de su triunfo ante “DDD” para muchos era sólo un combatiente grande, torpe y carente de inteligencia que no iba a poder abrirse camino hasta la parte alta de la división del peso pesado.

Estas valoraciones resultaban demasiado duras, mucho más vistas en retrospectiva, pero es verdad que Joyce se ganó también críticas justificadas por la lentitud de manos y de reacción mostradas, por sus gravísimos descuidos defensivos, por una variedad de recursos limitada y por un juego de piernas que parecía involucionar en lugar de mejorar. Así, era totalmente razonable que entrase por detrás de las apuestas en su combate contra un pegador como Dubois, que parecía estar en posición de utilizar sus fortísimos golpes de poder y martillear hasta quebrar a su contrincante. Con todo, las cosas no fueron como se esperaban.

Por encima de todo, la resistencia al castigo propinado por los golpes de poder nítidos de Dubois fue el elemento más destacable del triunfo de Joyce, si bien, aunque fue el puntal de su victoria, no fue lo único que brilló en el duelo. Sin entrar en demasiados detalles, por ejemplo el manejo del jab de Joyce fue también realmente eficaz y por momentos incluso muy astuto, logrando con él generar evidentes problemas tácticos.

Logrando forzar el abandono de Dubois con sus directos de mano adelantada y no dejándose doblegar por un temible noqueador, Joyce surgió definitivamente como una verdadera amenaza en la división del peso pesado, puesto que puso de manifiesto que no sólo puede atropellar a sus contrincantes usando sus dimensiones y sus inagotables energías, sino que también puede utilizar su timing y su experiencia amateur para, con calma y audacia, mantener el centro del ring y desgastar a los rivales que acometen contra él. Ciertamente, en adelante su falta de rapidez le expondrá a nuevas nítidas manos y seguirá dependiendo de su resistencia para decantar las pugnas, pero mientras su encaje aguante y logre soportar sin pestañear un derechazo al mentón de un peso máximo que carga todo su poder en el puño, será un adversario ante el cual andarse con mucho ojo.

Su última victoria, además del prestigio, le valió también a Joyce para situarse rozando el mundial por la WBO, estando en estos momentos esperando a que se produzca el 25 de septiembre el Anthony Joshua vs. Oleksandr Usyk para quedar situado como el máximo contendiente en el organismo y estar en posición de aspirar a un campeonato a lo largo de 2022. Con todo, Joyce, que tiene paciencia en el cuadrilátero y fuera de él, sabe que ahora le toca esperar y mantenerse activo logrando más triunfos con los que defender su clasificación.

Su siguiente éxito lo intentará lograr ante el fogueado franco-camerunés Carlos Takam 39(28KO)-5(3)-1, un exretador mundial que en cada combate de nivel alto que ha tenido ha mostrado que es un gran competidor.

Si hacemos un rápido repaso a sus últimos siete años de carrera, primeramente logró un triunfo ante un Tony Thompson que tenía en ese momento importantes resultados recientes, pasando a sostener después una dura batalla de desgaste ante un enrachado Alexander Povetkin, combate en el que conectó múltiples golpes de poder. Esa actuación le valió un año y medio después un choque ante el entonces destacado prospecto y posteriormente campeón mundial Joseph Parker, contra el que perdió por la mínima como visitante. Finalmente, en su mundial ante Anthony Joshua lidió con un serio corte y se hizo correoso, aunque no tanto como en una durísima guerra ante Chisora que fue considerada una de las mejores peleas de 2018.

Después de todas estas meritorias actuaciones, y pese a sufrir cinco derrotas que habrían desmoralizado a muchos, en su última subida a un ring Takam, avisado con muy poca antelación, logró vencer claramente como visitante en Estados Unidos a un Jerry Forrest que tenía aspiraciones en el top 15 y que posteriormente empató contra el plata olímpico Zhilei Zhang. En sus declaraciones tras la pelea con Forrest, Takam reclamó una nueva gran oportunidad, que es la que le llegará este sábado ante Joyce en el Wembley Arena de Londres, Reino Unido.

Evidentemente, dados sus problemas para lograr victorias ante rivales del máximo nivel y llegando Joyce de una impactante victoria, el local será claro favorito en las apuestas. Con todo, es de esperar que nuevamente Takam pueda mostrarse intrincado, sobre todo durante la primera mitad. En este sentido se debe subrayar que su velocidad de manos y explosividad es mayor que la de su contrincante, que tiene prácticamente el mismo alcance pese a ser más alto, de modo que tanto en posibles cruces de golpes en el centro del ring como en sus puntuales arremetidas desde lejos tras desplazamientos laterales podría encontrar huecos para puños claros.

Dicho esto, aunque es probable que logre impactar algunos buenos golpes de poder y dé rounds de trabajo por su gran experiencia de calidad, es también cierto que Takam no es demasiado consistente tácticamente, que tiene una lentitud en los movimientos que podría facilitar el corte de ring y de espacios de su rival y que padece serios problemas de cansancio en las segundas mitades (todas sus derrotas por knockout llegaron a partir del octavo round). Así, enfrentándose a un Joyce que parece tener las mismas energías durante los doce rounds y que podría usar su peso para mermarle en una pugna con alto desgaste, un Takam doce meses inactivo podría ir de más a menos en el duelo y, si no gestiona bien su fatiga, podría terminar sucumbiendo antes del límite contra un púgil que sin tener eléctricos ataques genera daños acumulativos a tener muy en cuenta.

El espigado Sheeraz busca seguir escalando
La cartelera principal de este evento contará con otros enfrentamientos mencionables, contando uno de ellos con un clasificado mundial como el 13º WBO del peso superwélter Hamzah Sheeraz 12(8KO)-0. Al margen de su posicionamiento, Sheeraz es un interesante prospecto que, además de contar con una notable altura, está mostrando un boxeo técnicamente sólido y eficaz con buen manejo de los golpes al torso y cierta variedad de recursos.

Por ello, el promotor Frank Warren, organizador de esta cartelera, confía en que el boxeador podrá llegar a hacerse un hueco en la parte alta de la división, motivo por el cual ha vuelto a ubicar a Sheeraz en una pelea con un título menor de la Organización en juego buscando que siga escalando a la vez que adquiere experiencia. Su oponente en este combate será el excampeón de España Ezequiel Gurría 15(3KO)-1(1), púgil que sobre el papel disputará el mayor combate de su carrera hasta la fecha. Con todo, aunque Gurría encarará este encuentro con ambición y aunque posee detalles de gran calidad técnica, la idea de la organización es que Sheeraz sume un nuevo triunfo contundente, que ciertamente podría obtener.

Si Gurría tuviese una actuación perfecta desde el punto de vista defensivo y se mostrase consistentemente elusivo y activo al contragolpe, quizás podría superar las expectativas de los británicos y ofrecer rounds intrincados. No obstante, teniendo en cuenta su derrota en dos rounds ante David Soria, las dudas sobre su encaje que despertó dicho tropiezo y que Sheeraz es potente y capaz de ofrecer una presión muy peligrosa a pesar de su tendencia a sostener un ritmo moderado, el británico está en buena posición de usar su precisión para lograr la victoria y será difícil, cuanto menos, que no consiga ser mucho más impresionante a ojos de los jueces.

En el evento también se producirán otros combates interesantes, como un campeonato británico y de la Commonwealth del peso wélter entre dos boxeadores de la promotora como Chris Jenkins 22(8KO)-3-3 y Ekow Essuman 14(5KO)-0, siendo la gran cuestión en torno a esta pelea si acabará en decisión técnica. Y es que este ha sido el veredicto por el que han concluido cuatro de los últimos seis encuentros de Jenkins. Sea como sea, y pese a sus defectos, Jenkins es competente y voluntarioso y esto debería servirle una vez más para ofrecer un encuentro disputado. Sin embargo, y pese a su ventaja en experiencia, quizás la superior ejecución de golpeo de un más explosivo Essuman y su mayor actividad reciente (Jenkins no boxea desde noviembre de 2019) podrían decantar un posiblemente igualado choque.

Además, en el cartel el prospecto del peso supergallo, y anterior miembro de la selección británica, Chris Bourke 9(6KO)-0 disputará un nuevo buen test ante el exretador al título de Reino Unido James Beech Jr. 12(2KO)-1, que en su única derrota ofreció un encomiable esfuerzo ante el hábil Brad Foster, mientras que el invicto peso pesado David Adeleye 6(5KO)-0 se medirá al modesto búlgaro Mladen Manev 3(2KO)-9(2), que es un rival demasiado asequible respecto al nivel que debería estar haciendo frente a estas alturas pero que ha sido elegido como un paso atrás para que recupere confianza tras su controvertida derrota ante Kamil Sokolowski.

BT Sport emitirá este evento en Reino Unido desde las 20:15 en hora local, las 21:15 en España y las 15:15 ET/12:15 PT en Estados Unidos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios