Victorias de McComb, Iqbal, O’Leary y MacIntyre en el respaldo del Carroll-Hughes

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Production Park Studios, South Kirkby, Reino Unido

Antes de que saltaran al ring Jono Carroll y Maxi Hughes en el combate estelar, los prospectos de MTK cumplieron adecuadamente con su cometido en el respaldo y se anotaron buenas victorias que les emplazan a pasos adelante en su trayectoria.

En el enfrentamiento de semifondo de la velada, el peso superligero británico Sean McComb 11(5KO)-0 logró, en su undécimo combate, una victoria unánime ante el tenaz y competente turco Siar Ozgul 15(3KO)-5(1), que aguantó todos los rounds contra boxeadores como Viktor Postol o Anthony Yigit. Las tarjetas fueron de excesivo 99-92 y de justo doble 97-93.

Tomando el centro del ring, el zurdo McComb fue escogiendo sus golpes metódica y acertadamente en directo y croché, consiguiendo una importante ventaja inicial. De todos modos, tras sufrir McComb un corte en torno a su ojo derecho por un choque de cabezas, hacia la mitad Ozgul comenzó a presionar con intensidad, anotando buenos hooks en corta y obligando a su rival a que estuviese atento a los contragolpes y a utilizar acciones defensivas. Con todo, pese al encomiable esfuerzo de Ozgul, que provocó una hemorragia nasal a su oponente, McComb contestó con dureza en corta y en cuanto pudo impactó fortísimos directos en larga que le permitieron decantar de su lado la mayor parte de los asaltos.

En cuanto al combate del peso wélter entre los imbatidos Sahir Iqbal 8(1KO)-0 y Mareddud Thomas 11(2KO)-1, el primero se hizo con una victoria por decisión unánime, si bien las acciones estuvieron mucho más igualadas de lo que dos de las cartulinas sugirieron: 78-75, 78-74 y un 77-76 más acorde a lo sucedido.
Durante el primer round se produjeron disputados cruces de jabs y pruebas con los directos, si bien minutos más tarde Iqbal logró enfriar la pugna, poner distancia de por medio y usar su jab, su directo y contragolpes con croché acompañados de paso lateral. En virtud de esto, Iqbal logró una ventaja en las puntuaciones que sería crucial para cuando Thomas entrase en el combate de nuevo. En el quinto round, Thomas consiguió acortar la distancia y llegar con buenas manos en directo y hook, logrando éxitos que, tras un sexto asalto no tan eficaz, repitió en los últimos dos asaltos, dando trabajo de utilidad y planteado resistencia hasta la conclusión.

Mucho más contundente resultó el triunfo del peso superligero irlandés Pierce O’Leary 5(2KO)-0, que terminó en el cuarto asalto con su contrincante Jacob Quinn 4(0KO)-1(1). El británico Quinn dio algunas muestras de destreza, pero en cuanto se detenía O’Leary alcanzaba la distancia corta y conectaba fortísimos ganchos y uppercuts combinados. Eventualmente, Quinn ofrecía buenos contragolpes en directo o croché que hacían diana en el agresivo O’Leary, pero éste cada vez lograba mantener la pelea más tiempo en corta y conectaba más curvos contra su oponente, quien en el quinto round recibió un gancho zurdo al mentón que le hizo poner la rodilla en la lona tras mostrarse confundido. Durante la cuenta, Quinn se alzó pero el tercer hombre decidió acertadamente que no valía la pena dejar que el combate continuase.

En el duelo que abrió la retransmisión, el invicto peso superligero Craig MacIntyre 12(5KO)-0-1 ofreció posiblemente la mejor actuación de su corta carrera en su mayor reto hasta la fecha, puesto que venció por KOT en el quinto asalto al voluntarioso Ishmael Ellis 11(0KO)-3(1), que sufrió de ese modo el primer tropiezo antes del límite de su trayectoria.
En los instantes iniciales la velocidad de manos de Ellis le valió para anotar alguna mano en los cruces de golpes, pero pronto la pelea se decantó del lado de su oponente. Y es que MacIntyre hostigó a su dinámico rival con precisos directos, ganchos zurdos a la cabeza, hooks al torso y crochés diestros, provocando una hemorragia nasal en Ellis. Así, tan pronto como en el tercer round pareció posible detener el encuentro, quedando Ellis contra las cuerdas mientras era castigado prolongadamente. De todos modos, el árbitro (el mismo del O’Leary-Quinn, John Latham), que tuvo una pésima actuación en esta ocasión, dejó que el castigo de MacIntyre se prolongase contra un Ellis roto, incluso cuando un hook al torso (acompañado de empujón) le hizo poner el guante en la lona. Por ello, sin que la esquina protegiese a su propio púgil, los fuertes golpes de poder contra Ellis, que a penas contestaba por su gran valentía tras recibir numerosas manos, siguieron hasta el quinto round, en el que el tercer hombre se apiadó finalmente del púgil y paró la pugna.

Si quieres ver el vídeo oficial y legal de la velada completa sigue el siguiente enlace:

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios