Imagen del combate Shakur Stevenson vs. Jeremiah Nakathila

Shakur Stevenson se aseguró oportunidad mundial ante el campeón Herring anulando a Jeremiah Nakathila

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Virgin Hotels Las Vegas, Las Vegas, Estados Unidos. Eliminatoria WBO del peso superpluma con provisional título interino en juego.

En la noche del sábado, y como combate estelar de una velada de Top Rank, sucedió lo que se suponía que tenía que pasar, o sea que el plata olímpico estadounidense, y excampeón mundial del peso pluma, Shakur “Fearless” Stevenson 16(8KO)-0 logró una amplísima victoria a los puntos anulando al namibio Jeremiah Nakathila 21(17KO)-2, cuyas constantes peticiones de esta pelea a la WBO no estuvieron respaldadas por una actuación que mostrase que la merecía, si bien es justo decir que su rival era uno realmente difícil no sólo de vencer sino de alcanzar. Las cartulinas fueron de triple 120-107, contándose en ellas un knockdown padecido por Nakathila.

La única, y muy remota, posibilidad de victoria de Nakathila pasaba por que intentase avanzar a por todas y lanzase constantes golpes de poder esperando que por cantidad de puños pudiese terminar obteniendo eventuales aciertos que supusiesen un peligro para Stevenson, pero contrariamente durante los dos primeros rounds el visitante tuvo una actividad bajísima, permitiendo que el exmonarca escogiese aisladísimos jabs o directos al ataque o crochés de mano adelantada al contragolpe para capturar los asaltos entre eficaces esquivas con ballesta o paso atrás.

Al fin, a partir del tercer episodio Nakathila se decidió a intentar presionar y a realizar ofensivas, pero estas estuvieron muy poco pensadas y erró la mayoría de los puños tanto por su propia falta de precisión como por las acciones elusivas de Stevenson, que caminaba el ring entre esquivas dinámicas y contragolpes en directo y cruzado que superaban claramente a los ineficaces ataques de su adversario. Tanto fue así que en el cuarto round uno de los cruzados de mano adelantada del estadounidense derribó a Nakathila al sorprenderle cuando entraba, si bien el puño tuvo más de empujón que de golpe de poder.

En cualquier caso, con el paso de los minutos Nakathila se vio puesto en la misma situación que tantos otros rivales de Stevenson: si no se decidía a atacar al excampeón mundial éste utilizaba su precisión, velocidad de manos y astucia para llevarse los rounds con escogidos golpes, mientras que si realizaba una ofensiva sus puños sólo tocaban el aire y Stevenson le contragolpeaba, llegándole con manos todavía más claras. Entre las dudas de Nakathila y sus pocos recursos, la pelea terminó, si no lo estaba ya antes, en una situación de monotonía en la que el dominio del combate del local sólo se expandió y neutralizó todavía más al namibio, que a penas tuvo resultados positivos y que los que tuvo fueron replicados de forma más nítida y numerosa a pesar de la limitada frecuencia de golpeo de Stevenson.

Nuevamente, los detractores de invicto encontraron motivos para afirmar que es un boxeador demasiado conservador y aburrido, señalando algunos incluso que su triunfo fue deslucido. Sin embargo, aunque es cierto que Stevenson podría haber ofrecido más ataques de haberlo querido y que no arriesgó ni lo más mínimo, lo cierto es que no se puede negar que su control táctico fue excelente, gestionando los espacios y los tiempos para desdibujar completamente a su contrincante, que en ningún momento estuvo cerca ni siquiera de dar la sensación de que podía tener la opción del pegador.

Por otro lado, aunque algunos no se entretuviesen viendo las acciones técnicas de Stevenson, es injusto decir, como algunos están haciendo, que éste tuvo una mala actuación o carente de cualidades, puesto que sus aptitudes defensivas y su calmado control de las acciones fueron extraordinarios, siendo realmente increíble que en un combate de boxeo de doce asaltos su oponente llegase con sólo 28 golpes de los 305 lanzados, lo que equivale a 2,3 puños por asalto. Así, realmente lo que se puso de manifiesto es que cualquiera que se enfrente a Stevenson va a tener una noche muy, muy difícil y que no va a ser nada fácil que le veamos perder un combate.

El siguiente en tener una pelea pesadilla ante él en principio será el campeón mundial WBO del peso superpluma Jamel Herring, de quien es aspirante obligatorio, habiéndose afirmado que la intención de Top Rank es que el choque se produzca hacia octubre, cuando no resultará nada sorprendente que Stevenson logre coronarse en su segunda categoría de peso.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios