Abel Ramos

Abel Ramos obligó a abandonar a Omar Figueroa en el sexto asalto de una eliminatoria wélter semifondo del Ruiz-Arreola

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Dignity Health Sports Park, Carson, Estados Unidos. Eliminatoria WBA del peso wélter.

Era nadar o hundirse para los estadounidenses Omar “Panterita” Figueroa 28(19KO)-2(1)-1 y Abel Ramos 27(21KO)-4(1)-2, que se jugaban la dirección de su futuro a corto y medio plazo en el hueco coestelar de una velada de PPV, la del Ruiz-Arreola. Pues bien, fue Ramos el que logró aprovechar la oportunidad para imponerse y asestarle la primera derrota antes del límite de su carrera al excampeón mundial Figueroa.

Una vez más, Ramos decidió ceder la iniciativa aunque este no era el planteamiento en el que es más eficaz, aunque es cierto que se mantuvo ordenado ante las ofensivas de Figueroa, le llegó con jabs y le replicó con buenos hooks. A pesar de que sus resultados estaban siendo menos llamativos, Figueroa se mostraba correoso por sus heterodoxas aproximaciones y por poco convencionales fintas y golpes pero, aunque daba la cara y se esforzaba mucho por intentar superar o equiparar el trabajo de su adversario, Ramos aguantó bien su posición y utilizó su potencia de golpeo para ir mermando con sus hooks a su oponente.

Primero Figueroa padeció una seria inflamación bajo su ojo izquierdo, después su pérdida de explosividad se hizo manifiesta ante un Ramos que se conservaba visiblemente más fresco y finalmente el excampeón mundial fue llevado a la derrota en el sexto episodio. Figueroa fue golpeado por durísimos y precisos hooks al torso que le dejaron muy afectado al final del asalto, tanto que en el descanso era evidente que no podía continuar, por lo que su esquina decidió abandonar de forma completamente acertada.

Tras años de caer en indisciplinas y padecer problemas extradeportivos, que le llevaron a largas inactividades (entre diciembre de 2015 y febrero de 2019 sólo peleó una vez), el Figueroa que ha retronado tras el parón mundial no tiene el rendimiento para imponerse a los top 15 del peso wélter, quedando en el aire qué podría haber dado de sí su trayectoria si se hubiese cuidado después de haber sido campeón mundial del peso ligero. De todos modos, tampoco se debe infravalorar la victoria obtenida ante él por Ramos, que cumplió su cometido dejándose llevar relajadamente a una batalla de alta intensidad, escogiendo bien sus golpes y logrando el desenlace antes del límite.

En virtud de ello, y siendo el combate una eliminatoria WBA, Ramos queda emplazado a una nueva pelea relevante en la parte alta de la división tras su derrota ante Yordenis Ugás, pareciendo probable que PBC le lleve a continuación o a un enfrentamiento contra su compañero de escuadra Jamal James (que posee el título “regular”) o que directamente pague por otro falso cetro de la Asociación (por ejemplo uno interino que no existe ahora mismo en el peso wélter) y se le haga pelear contra un coaspirante de cierto nivel pero batible.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios