Luis Nery

Luis Nery se proclamó monarca del peso supergallo en pelea táctica y Daniel Román será su aspirante

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Mohegan Sun Casino, Uncasville, Estados Unidos. Campeonato mundial WBC por el cinturón vacante del peso supergallo.

Seguramente al pensar en el boxeo del mexicano Luis Nery 31(24KO)-0 a la mayoría de los aficionados y expertos les viene a la mente un desempeño muy agresivo con explosivas cargas al ataque con combinaciones de curvos en todas las trayectorias. Pues bien, si esto es lo que alguien esperaba ver de “Pantera” en su combate de la pasada madrugada se llevó una decepción, puesto que Nery venció al coaspirante al cetro WBC del peso supergallo, el también mexicano Aarón Alameda 25(13KO)-1, en una pelea táctica y con muy poca actividad en la distancia corta. La victoria de Nery fue unánime y con cartulinas de 118-110 (la más acorde a lo sucedido), 116-112 y un 115-113 simplemente absurdo.

La diferencia en velocidad y potencia de ambos contendientes pareció evidenciarse en los primeros instantes, llegando Nery con claras izquierdas y con algunos hooks al torso y quitándose sin problemas la mayoría de los jabs de su adversario con movimientos de cintura. Pese a esto, y aunque si hubiese lanzando un tenaz ataque podría haber exigido mucho a su rival, en el primer tramo Nery se tomó la pelea con mucha calma, básicamente quedándose en el centro del ring intercambiando tibios jabs entre giros en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Desde el tercer asalto, Nery utilizó algo más sus ofensivas con curvos pero de forma muy esporádica, e incluso alguna vez llegó a sacar del centro del cuadrilátero a Alameda, quien hacía lo que podía para jabear y probar con sus directos (conectando muy pocos de ellos) pero que no estaba cerca de superar el trabajo de su adversario. En cualquier caso, fuese por el hecho de que quería mostrar su boxeo, porque la posición de zurdo de Alameda le incomodaba o debido a que alguna contra le disuadió, Nery fue venciendo los rounds en una pelea de bajo ritmo, muy poco espectacular y en la que no tomó riesgos de manera regular.

Al final del noveno asalto, con Nery ya más cansado, Alameda conectó un buen directo a la contra y de nuevo volvió a sorprender a su contrincante con un uppercut de izquierda en el siguiente asalto, pero es justo decir que la actitud del boxeador en este primer campeonato mundial de su carrera (que por cierto no había hecho méritos para disputar) fue demasiado conformista y conservadora. Sin duda, Alameda aguantó los rounds contra un noqueador, llegó con alguna buena mano y seguramente esto le dará alguna interesante propuesta en el futuro próximo, pero es difícil no pensar que Alameda debería haber hecho mucho más que intentar mantener el terreno en una oportunidad de tal magnitud.

En cuanto a Nery, que esperó hasta el duodécimo asalto para atacar con ritmo (logrando entonces atosigar fácilmente a su rival), esta fue quizás su peor actuación desde que disputó su primer campeonato, mostrando que si no puede atropellar con agresividad su habilidad puede llegar a no ser suficiente al carecer de los recursos para desbordar y de los ajustes y el aprovechamiento de los ángulos para modificar los escenarios tácticos, cometiendo además numerosos descuidos defensivos que le expusieron a contragolpes que perfectamente podría haber evitado. Así, aunque en su próxima defensa será favorito, necesitará más si quiere afrontar las mayúsculas pugnas que puedan darle el acceso al top 10 libra por libra.

Román venció a correoso Payano
Para intentar volver a reinar después de ser destronado por Murodjon Akhmadaliev, el exmonarca unificado estadounidense Daniel Román 28(10KO)-3-1 necesitaba, antes de nada, convertirse en aspirante oficial ganando una eliminatoria WBC del peso supergallo ante el excampeón dominicano Juan Carlos Payano 21(9KO)-4(2), objetivo que cumplió pero de forma poco brillante. La victoria de Román llegó por decisión unánime y justas triples puntuaciones de 116-112.

Durante los primeros asaltos el zurdo Payano, lejos de lo que le sucedió ante Inoue, no fue castigado sino que usó un planteamiento dinámico y con veloces rectos, dificultando mucho que un Román con un juego de piernas poco ágil y sin excesiva velocidad pudiese alcanzarlo con sus golpes de poder. De todos modos, con paciencia e insistencia, Román fue llegando con hooks arriba y abajo que, aunque salteados, disminuyeron gradualmente el ritmo del veterano Payano y le permitieron conseguir un cierto dominio de las acciones.

Y es que asalto tras asalto los curvos de Román, si bien intercalados por muchos otros errados, eran los golpes determinantes y superaban la cada vez menos firme respuesta rival, a pesar de lo cual Payano siguió haciendo todo lo posible para no dejarse alcanzar, de modo que el combate tuvo poca emoción y resultó algo tedioso. Con todo, la pugna dejó antes de terminar una caída no contabilizada como tal por el árbitro, ya que un croché tiró al tapiz a Payano un segundo antes de que sonase la campana de final del último round, equivocándose el tercer hombre al considerar que el golpe había llegado fuera de tiempo.

Dado que Nery decepcionó, quizás la poco convincente actuación de Román quede disimulada, pero el hecho es que las casas de apuestas lo situarán claramente por detrás del nuevo monarca en el asalto obligatorio que disputará ante él el próximo año, pareciendo que su fortaleza y su buena elección de puños serán las mejores armas para intentar crear una pelea física en la que intentar poner a prueba la cuestionada resistencia al desgaste de “Pantera”.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios