John Riel Casimero vs. Duke Micah

John Riel Casimero retuvo su cinturón mundial del peso gallo noqueando a Micah

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Mohegan Sun Casino, Uncasville, Estados Unidos. Campeonato mundial WBO del peso gallo. Primera defensa del monarca Casimero.

En el primer combate de la velada protagonizada por los hermanos Charlo, el campeón mundial del peso gallo filipino John Riel “Quadro Alas” Casimero 30(21KO)-4(1) a penas tuvo que trabajar para vencer al aspirante voluntario ghanés, sin experiencia de calidad, Duke Micah 24(19KO)-1(1), que sucumbió en tres asaltos durante los cuales fue vapuleado sin respuesta en gran parte.

Como se podía esperar, ambos contendientes se situaron en el centro del ring y buscaron desde el primer asalto cruces de golpes en los que intentar quebrar a su adversario, llegando Casimero con durísimos ganchos arriba y abajo que ya sacudieron un tanto a un Micah que, pese a ello, con valentía tiraba sus hooks y alguna buena derecha.

Con todo, la superioridad de “Quadro Alas” explotó en el segundo round en forma de un brutal croché zurdo que tiró a la lona a Micah, que quedó muy dañado y que no estaba en condiciones de continuar, si bien tras la cuenta el tercer hombre le dejó seguir, convirtiéndose el resto del round en una absoluta agonía. Y es que Micah fue dando trompicones mientras recibía brutales golpes de poder, siendo evidente que el boxeador estaba roto y que el tercer hombre Steve Willis debería haberse apiadado de él. Pero ni siquiera cuando Micah cayó sin golpe al tapiz y a penas se podía levantar el árbitro modificó su criterio, permitiendo que siguiese el combate hasta el tercer round, en el que es justo señalar que el médico de ring también erró al dejar que la pelea siguiese.

Sea como sea, en el tercer episodio los curvos de Casimero volvieron a estremecer pronto al retador, que con un uppercut zurdo quedó totalmente dañado, decidiendo el árbitro, ya demasiado tarde, que era hora de detener el desigual campeonato.

Lo cierto es que el combate estaba tan desnivelado que Casimero ni siquiera se lo tomó en serio, haciendo varios gestos provocadores a su rival y realizando flexiones con una sola mano tras noquearlo, preocupándole más ponerse bien la máscara que llevaba durante la proclamación que durante el encuentro recibir golpes de Micah.

Dejando de lado que la WBO, y los demás organismos, deberían dejar de ranquear a púgiles en el top 15 que no lo merecen, por muchos títulos menores que hayan pagado y por muchos cupos regionales que quieran cubrir, el hecho es que Casimero está en el mejor momento de su carrera y sólo los máximos retos en el peso gallo o en el peso supergallo tienen sentido para él. Así, a los aficionados sólo les queda esperar que el combate ante Naoya Inoue pueda volver a negociarse o que, de lo contrario, Casimero encuentre una pugna ante uno de los nombres destacados que ha mencionado como deseados oponentes: Guillermo Rigondeaux y Nonito Donaire.

Brandon Figueroa castigó duramente a Vázquez
Puede que peor incluso que el arbitraje de Willis fuese el de Gary Rosato, quien fue el tercer hombre del choque posterior al Casimero-Micah, en el que se vieron las caras el subcampeón WBA del peso supergallo Brandon Figueroa 21(16KO)-0-1 y su contrincante Damien Vázquez 15(8KO)-2(1)-1, quien recibió una gran cantidad de castigo acumulado innecesario.

En el primer round Vázquez intentó atacar, pero pronto, y de manera definitiva, Figueroa se hizo con el control de la iniciativa y del combate, presionando a su rival y castigándolo duramente con directos, crochés, ganchos y uppercuts. Vázquez, en el mayor combate de su carrera, hizo todo lo que estuvo en su mano por aguantar y por su gran coraje contestó. De todos modos, hay muchas peleas que han sido detenidas por acumulación de castigo con la mitad de los puños que recibió Vázquez, quien con el paso de los asaltos tenía el rostro muy inflamado y estaba muy mermado, siendo sacudido repetidas veces de espaldas a las cuerdas por las andanadas de su rival. Esto resultó todavía más grave en el noveno asalto, en el que el púgil estaba completamente quebrado, pero la pelea continuó en este asalto y durante parte del décimo hasta que finalmente el tercer hombre decidió intervenir al fin.

Aunque ante un adversario que entraba muy lejos de él en las apuestas, el joven Figueroa logró un triunfo contundente que demuestra que debería insistir en las peleas contra la cumbre real de la categoría y no enfrentarse a púgiles por debajo del nivel del top 15 o a veteranos que han estado en demasiadas batallas.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios