Previa: Jermall Charlo y Sergiy Derevyanchenko pugnan en sensacional combate del peso medio

Daniel Pi
@BastionBoxeo

El kazajo Gennady Golovkin y el mexicano Saúl Álvarez ocupan las plazas de la cumbre del peso medio para la mayoría de expertos, existiendo un grupo heterogéneo de perseguidores para los cuales no suele haber consenso sobre quién es el mejor. Seguramente habrá más acuerdo en este tema después de que transcurra este fin de semana, puesto que el sábado en el Mohegan Sun Casino de Uncasville, Estados Unidos, emitido en dicho país por PPV, dos de los mejores peso medio de la actualidad como el local Jermall Charlo 30(22KO)-0 y el ucraniano Sergiy Derevyanchenko 13(10KO)-2 se enfrentarán en el que está siendo valorado como el mejor duelo de la categoría en el año.

Las consecuencias de esta pelea deberían ser muy importantes, especialmente en caso de victoria de Charlo, ya que el invicto sería apoyado de forma total por la poderosísima industria mediática estadounidense, que pujaría por su inclusión en el top 10 de todos los pesos, de modo que podría asentarse en las peleas de pago por visión y convertirse en un púgil con notable capacidad de decisión sobre sus rivales. Sin duda, un triunfo de Derevyanchenko no le reportaría las mismas ganancias ni el mismo favor por parte de los medios, pero tras la fantástica actuación ante Golovkin mejoraría todavía más su valoración entre el público y se convertiría en el máximo candidato a enfrentarse al kazajo en una millonaria revancha si no se materializa la tercera pelea contra Álvarez.

Dejando el futuro y volviendo al presente, el duelo en lo deportivo tiene muchos alicientes y se presenta como la respuesta a muchas preguntas. Por un lado, aunque Charlo está en el que se considera su mejor momento y en su pasado destaca, por ejemplo, su triunfo ante Julian Williams, existe la opinión de que todavía no se ha enfrentado a un boxeador con el nivel de exigencia técnica y física del bronce mundial amateur ucraniano, quien posee una extensísima experiencia amateur, una enorme versatilidad combativa y que está, cuanto menos, en un nivel totalmente diferente al de otros oponentes del estadounidense como Dennis Hogan, Brandon Adams o Hugo Centeno. Asimismo, Charlo tendrá que poner de manifiesto que es real su cambio de actitud y su búsqueda de una mayor profesionalidad en su comportamiento.

Por otro lado, si bien no se puede decir que Derevyanchenko haya dejado mala imagen en sus máximas peleas contra Golovkin y Jacobs (de hecho hay quien incluso afirma que venció ambos combates, si bien es una opinión minoritaria), que se haya quedado corto en estos grandes combates de su carrera, aunque sea de forma muy estrecha, genera dudas respecto a si contra la élite del peso medio se ha topado con un techo que no puede superar. Asimismo, esta será una ocasión para que Derevyanchenko trate de buscar una solución a sus problemas para sentenciar los combates.

Es precisamente este último elemento, o sea el hecho de que Derevyanchenko haya visto sus últimos tres encuentros (Golovkin, Culcay y Jacobs) resolverse a los puntos por una minúscula diferencia, lo que hace que un Charlo con mayor capacidad de definición, que peleará como local y que tiene mayores ingresos potenciales que dar a la industria, parta como favorito por una diferencia que también es extremadamente reducida (en las apuestas les separa menos de un euro).

Aun así, Derevyanchenko es un boxeador que ha estado en batallas de desgaste y ha mostrado su formidable desempeño, mientras que en duelos de corte más táctico ha evidenciado igualmente una excelente destreza, de modo que un Charlo que muchos consideran unidimensional podría verse apurado por la variedad de recursos de su oponente.

Dicho de otro modo, si bien la ventaja en altura (8 cm o 3”) y alcance de Charlo (16 cm o 6”) y su jab, uno de los mejores del peso medio, deberían suponer dificultades evidentes junto a sus certeros y potentes uno-dos, las diagonales del hábil Derevyanchenko y su muy buena variedad de recursos en larga y su fortaleza física y su manejo de los ganchos en corta suponen claras amenazas para el estadounidense, que en algún momento u otro se verá obligado a mostrar su dureza en un combate físico y que tendrá que intentar marcar la diferencia con claridad de golpeo.

Por todo ello, combinándose promesas de un gran futuro si se logra salir con el brazo en alto, expectativas que materializar, dudas a las que dar réplica y un excelente nivel boxístico de ambos púgiles, que tienen cualidades para poder aspirar al triunfo en un contendido choque, este surge como un muy interesante duelo para los aficionados.

En Estados Unidos Showtime emitirá el sábado en pago por visión la macrovelada en la que se integrará este duelo, siendo el precio de 75 dólares (64 euros) y la hora de inicio las 19:00 ET/16:00 PT, la 1:00 de la madrugada en España. De todos modos, el combate será emitido por otras cadenas del mundo en abierto, como la ucraniana Inter Tv o la rusa Boets Tv, que tienen programada su retransmisión a las 2:00 en hora española.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios