Cartel promocional del evento Matteo Signani vs. Rubén Díaz

Previa: El campeonato de Europa Signani-Díaz y el duelo UE Forte-Grandelli en el último evento de DAZN Italia del año

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Las fuentes oficiales de Matchroom Boxing informaron de que la velada que se producirá este viernes en el Palazzetto dello Sport de Roma, Italia, será la última del año 2021 que organizará en ese país la promotora, completándose de ese modo una temporada de la rama DAZN Italia que no ha sido precisamente para tirar cohetes. Y es que la mayoría de los choques que han compuesto estas carteleras han sido peleas de rodaje o desarrollo poco exigentes para púgiles con más o menos proyección acompañadas por unos pocos duelos titulares más interesantes pero insuficientes para compensar la valoración general.

En este panorama, en el que parece que la inversión de Matchroom ha disminuido sustancialmente desde su primer desembarco en Italia, llegamos a un evento en el que a un día del pesaje dos de los participantes en la velada no tienen oponentes confirmados y otros dos tienen como rivales a púgiles modestísimos. Por otro lado, aunque el semifondo es muy interesante, el choque estelar entre el italiano Matteo “Il Giaguaro” Signani 30(11KO)-5(1)-3 y el español Rubén “El Destructor” Díaz 26(17KO)-2(1)-2 no es ninguna maravilla sobre el papel, a pesar de que sobre el ring pueda resultar un choque entretenido y emocionante.

Dos púgiles con una edad combinada de 83 años, que llevan mucho tiempo inactivos (13 meses el campeón, 29 meses el retador) y que tienen en sus penúltimos duelos, respectivamente, una victoria controvertida como local y una derrota por knockout se ven las caras en un choque que ha recibido críticas. De todos modos, en este caso en concreto no hay que culpar a Matchroom Boxing más allá de por haber situado la pelea como estelar, ya que este encuentro es una defensa obligatoria del campeonato de Europa del peso medio que posee Signani, además de una muestra de la decadencia de la EBU, el organismo que rige el boxeo continental europeo.

Ciertamente, el parón boxístico no contribuyó a que se cumpliesen los tiempos, pero lo que ha envuelto a este duelo es un ejemplo perfecto de la inoperancia, la falta de rigor y la decrepitud de la EBU: que en origen nombró como aspirante a un Sigani que no merecía la oportunidad titular pero que era conveniente para proteger la inversión en el organismo de la promotora italiana OPI; que se saltó el orden de acceso al título vacante, permitiendo que OPI escogiese un rival a medida para Signani; que no intervino cuando Signani se coronó con una controvertida decisión; que es incapaz de crear interés entre los púgiles de nivel para que peleen por el cinturón; y que finalmente tuvo que compensar su arbitrariedad inicial garantizando el acceso titular de un Díaz que, aunque había salido perjudicado en esta historia, logró su última victoria relevante en noviembre de 2017.

En fin, dejando de lado que la EBU si no se ha ido a la bancarrota ya es porque no realiza gasto y resulta un escalón útil para los púgiles de un determinado sector del continente y sus promotoras, el hecho es que si somos algo optimistas al menos podemos pensar que Signani y Díaz teóricamente no tienen un enorme desnivel en sus estadísticas generales (o sea, dimensiones, edad, experiencia, etc.) y que en la que podría ser la última oportunidad significativa de sus carreras quizás ofrezcan un tremendo esfuerzo y una vibrante batalla de golpes de poder.

Hay que subrayar que Signani es 11º WBC e IBF, que este combate será emitido en todo el mundo a través de DAZN y que se desarrollará además ante la mirada de los matchmakers de Matchroom Boxing, de modo que el ganador debería poder obtener en 2022 una oportunidad de calibre.

Respecto al aspecto táctico, en muchas de las peleas de sus carreras Signani y Díaz han escogido ceder la iniciativa para buscar sorprender con contraofensivas o con contragolpes, pero evidentemente ambos no podrán escoger a la vez ese planteamiento, siendo improbable que sostengan un duelo táctico conservador. Por otro lado, viendo lo que le sucedió a Khatchikian en las cartulinas ante Signani, Díaz debería intentar presionar y sostener todo el ritmo combativo que pueda para tratar de reducir las opciones de que los jueces se puedan sesgar. Asimismo, con dos años y medio de inactividad y estando en la recta final de su carrera, es dudable que el retador pueda permitirse una pelea larga, necesitando apoyarse en su pegada para generar daños relevantes durante la primera mitad a un púgil rígido y poco veloz.

De todos modos, la última vez que vimos sobre el ring a Signani éste tuvo un repunte de explosividad y potencia realmente extraño y que le sirvió para vapulear en dos asaltos a un tenaz púgil como Maxime Beaussire, por lo que si esa “renacida” versión del italiano aparece, más allá de la opción de una ruptura temprana de la contienda, es posible que atacando o caminando saque sus uno-dos y sus ganchos para contener las acometidas, ir llevándose asaltos y buscar mermar a largo plazo a su contrincante.

Forte vs. Grandelli y resto del respaldo
Aunque en el combate coestelar habrá en juego un cinturón menor del entramado EBU, el de la Unión Europea del peso pluma, el hecho es que parece un combate más acorde a lo que se esperaría de un duelo principal. Y es que los contendientes son púgiles que se acercan al mejor momento de sus carreras, repletos de ambición y que han tenido en los últimos tiempos algunas actuaciones verdaderamente notables. Estos son los italianos Mauro Forte 16(6KO)-0-1 y Francesco Grandelli 15(3KO)-1-1, que se enfrentarán en un cruce abierto y que llevará al vencedor posiblemente a una pelea por el título europeo el año que viene.

En principio Forte tiene una ventaja en pegada (cuatro de sus últimas seis victorias han sido antes del límite), es zurdo y está mostrando una buena gestión de los golpes de poder, mientras que Grandelli es un boxeador que ha dejado atrás un arranque de carrera poco convincente con once triunfos seguidos (uno de ellos ante el británico Bellotti) y que está evidenciando velocidad y variedad en el uso de las combinaciones y agilidad en los desplazamientos. De ese modo, ambos tienen puntos a su favor para tratar de decantar el choque, siendo quizás la clave si Forte podrá usar su guardia zurda para situarse en posición de poder cargar su peso en los puños o si Grandelli lo evitará con su movilidad y rapidez de manos, generando dificultades tácticas críticas.

Por lo demás, en el momento de escribir estas líneas Matchroom Boxing todavía no ha confirmado oficialmente quiénes serán los rivales de dos prospectos, el peso superwélter Mirko Natalizi 11(7KO)-0 y el peso superligero Armando Casamonica 3(0KO)-0, mientras que el veterano extitular UE semipesado Serhiy Demchenko 23(15KO)-15(1)-1 se enfrentará al croata Hrvoje Sep 10(8KO)-0, con nueve victorias ante rivales de récord negativo, y la campeona de Italia supergallo Maria Cecchi 5(1KO)-0 se medirá a la piedra de toque británica Bec Connolly 3(0KO)-10(3).

Este evento será emitido por DAZN el viernes a las 19:00 en hora italiana y española, las 14:00 ET/11:00 PT en Estados Unidos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios