Leigh Wood se anotó la mayor victoria de su carrera derrotando a Xu Can en el combate estelar de Fight Camp semana 1

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Sede central de Matchroom Boxing, Brentwood, Reino Unido. Peso pluma.

Que el cinturón en juego no valiese ni para pisapapeles no significa que la victoria que logró en la noche del sábado el británico Leigh “Leigh-thal” Wood 25(15KO)-2(1) no fuese importantísima para su carrera, todo lo contrario. Y es que batiendo por KOT en el duodécimo asalto a un boxeador muy bien valorado por un sector de expertos y que era considerado un púgil de la cumbre de la categoría del peso pluma como Can Xu 18(3KO)-3(1), quien tenía en mente enfrentarse a los mayores exponentes de la división, Wood dio todo un golpe en la mesa para alcanzar formidables oportunidades a continuación y reivindicarse como un destacado boxeador en los 57,2 kg o 126 lb.

La elección táctica de Wood fue arriesgada, puesto que en lugar de apoyarse en su juego de piernas se quedó demasiado cerca de su rival en el centro del ring, no tardando en recibir un peligroso cruzado, y recurrió posteriormente a repetidos clinches que tenían como objetivo incomodar a su adversario pero que no eran el mejor recurso siendo Xu fuerte y teniendo mucha resistencia. Aun así, Wood se quedó en el centro del ring y confió en su ventaja en pegada y habilidad para sacar rápidas combinaciones y duros golpes de poder aislados, como una afilada derecha y un uppercut que sorprendieron a su oponente en el segundo episodio y le provocaron una hemorragia nasal.

Pese a los amenazantes hooks que recibió, el éxito de Wood estaba siendo mayor que el del chino, quien era golpeado por nítidos uppercuts y ganchos al torso y por series con variación de altura. A Xu no le faltaba ni un ápice de tenacidad y en el quinto round reaccionó un tanto sacando derechazos y curvos enlazados, mostrando también más actividad y frecuencia de golpeo en el sexto asalto. Con todo, aunque por unos momentos los puños de “Leigh-thal” resultaron un tanto aislados de más, en el séptimo round volvió a estar preciso con su jab y con su directo-hook y los acompañó de acertadas acciones defensivas.

Añadiendo más movilidad a su boxeo, en el octavo asalto el británico tuvo un todavía mejor round, pareciendo por un instante que sus manos habían disminuido las energías de su contrincante, pero Xu siguió avanzando y topándose con los jabs y los contragolpes de un Wood que seguía exponiéndose de más pero que estaba siendo el boxeador superior. En el mejor de los casos para el visitante, ambos cambiaban golpe por golpe, pero en la mayoría de ocasiones Wood enlazaba manos que le hacían capturar los asaltos con considerable claridad. Si Xu no hubiese tenido tanta resistencia a los golpes podría haber sucumbido mucho antes de que en el undécimo round su cabeza fuese sacudida por manos encadenadas, si bien fue finalmente en el duodécimo asalto cuando un curvo diestro le tumbó, lanzando andanadas de puños Wood en la reanudación para forzar la detención arbitral.

Si hacemos memoria los cinturones de “titular” secundario WBA no garantizan grandes peleas a sus poseedores, aunque en el caso de Wood, quien está vinculado a Matchroom Boxing, no parece que se vaya a estancar. Una pugna que parece posible es un enfrentamiento entre Wood y el nuevo campeón mundial IBF pluma que saldrá del combate estelar de la semana 2 de Fight Camp, el Kid Galahad vs. James Dickens. En cualquier caso, sea en esta u otra dirección, con un triunfo ante un oponente considerado un peligroso competidor a nivel internacional, Wood ha llevado a una nueva dimensión su carrera y es de esperar que Matchroom maniobre para mejorar su posición y situarlo en un encuentro todavía más trascendental.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios