Jack Cullen

Jack Cullen hundió más a Yildirim derrotándolo de forma unánime, Sandy Ryan debutó con victoria (Vídeo del combate Ryan-Bavington)

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Sede central de Matchroom Boxing, Brentwood, Reino Unido. Peso supermedio.

La segunda temporada de la serie de eventos Fight Camp ya ha comenzado, siendo uno de sus primeros ganadores el británico Jack Cullen 20(9KO)-2(2)-1, que se ha impuesto al exaspirante mundial turco Avni “Mr. Robot” Yildirim 21(12KO)-4(2) por merecida decisión unánime de los jueces. Las puntuaciones fueron de 100-90, 98-92 y 97-93, siendo la segunda la más acertada.

Aunque el turco comenzó tomando la iniciativa, sus progresos en el primer round fueron limitados, con el espigado Cullen utilizando sus rectos para contener las entradas de su rival y alcanzarlo con hooks cuando lo fijaba. Quizás en el segundo asalto Yildirim tuvo más ocasiones en los cruces en corta que se produjeron, pero su lentitud de manos y de reacción y su rigidez siguieron lastrándole ante los uppercut-hook del local, que siguió generando grandes problemas con sus jabs y sus desplazamientos en el tercer episodio.

Los éxitos relevantes de “Mr. Robot” comenzaron a llegar en el cuarto round, en el que con derechas rectas y abiertos cruzados de esa misma mano impactó contra Cullen, quien en cambio hizo valer en el quinto episodio su rapidez en las combinaciones a pesar de recibir secos directos de mano adelantada y algunos hooks en corta. De hecho, en el sexto episodio Cullen sacudió con sus uno-dos la cabeza de su adversario, contra quien conectó claras combinaciones de uppercut y gancho. Viendo que el encuentro estaba escapándosele, el visitante tiró de insistencia con sus ganchos zurdos abajo en el séptimo episodio, pero los resultados que extrajo fueron escasos.

Alcanzado ya el octavo round, Yildirim continuó apoyándose en su tesón para llegar con hooks de mano adelantada y provocar una hemorragia nasal en su oponente, pero sus energías flaqueaban y Cullen todavía tenía piernas para caminar, usar su alcance a través de directos disuasorios y sacar ciertos contragolpes claros. A base de voluntad Yildirim trató de presionar y logró ofrecer round finales algo disputados ante un Cullen que había perdido frescura visiblemente, pero el visitante avanzaba frontal y daba facilidades para que su contrincante sacase contragolpes decisivos que sólo hicieron que sellar su triunfo.

En los días previos al combate Yildirim habló sobre sus ambiciosos planes en el peso medio, proyectos que se han encontrado con una derrota que supone un serio revés. Y es que, no es por el tropiezo en sí, ni por haberlo padecido ante un boxeador que no ha pasado del nivel británico, sino que lo grave es que Yildirim se ha quedado corto constantemente ante todo tipo de rivales, ya fuesen venidos a menos extop 15, veteranos que deberían haberse retirado años atrás o piedras de toque. Seguramente se le volverán a dar oportunidades, pero Yildirim ha hecho muchísimo menos que otros para merecerlas.

En cuanto a Cullen, después de su derrota ante Felix Cash y su controvertido empate ante Zak Chelli, no estaba en una gran posición, pero truncando el récord invicto del prospecto John Docherty y venciendo ahora a un exretador mundial conocido (si bien conocido para mal) ha llevado su carrera a su punto más alto hasta el momento. Por ello, resultará inevitable que Matchroom Boxing le sitúe en algún importante duelo próximamente, quizás antes de que termine al año y quizás para que otro boxeador con más renombre le use como un escalón hacia mayores objetivos.

Sandy Ryan logró su primer triunfo profesional
Antes de que la emisión de DAZN comenzase, Matchroom Boxing ofreció a través de su canal de YouTube un combate de la prometedora peso superligero británica Sandy Ryan 1(0KO)-0, quien tuvo un exitoso debut profesional venciendo a los puntos (60-54, juez-árbitro) a su compatriota Kirstie Bavington 3(2KO)-2-2.

Como el vídeo de este encuentro lo podéis visualizar a continuación no hace falta dar demasiado detalles, si bien se puede comentar que Bavington tuvo acometividad pero muy desordenada, provocando incesantes clinches que el árbitro no atajó adecuadamente y que hicieron embarrado el encuentro. De todos modos, en los momentos en los que no hubo agarres Ryan conectó nítidos rectos, uppercuts a la contra y afilados jabs que, junto a ciertos detalles de calidad en acciones defensivas, le dieron una merecida victoria.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios