Félix Alvarado

Félix Alvarado retuvo su cinturón mundial minimosca con KOT sobre el excampeón DeeJay Kriel en intensa batalla

Daniel Pi
@BastionBoxeo

American Airlines Center, Dallas, Estados Unidos. Campeonato mundial IBF del peso minimosca. Segunda puesta en juego del titular Alvarado.

El primer campeonato mundial de la temporada resultó un choque de mucha acción y espectacular, que esperemos que sea una promesa de muchas grandes peleas titulares más en los próximos doce meses. Y es que el monarca nicaragüense Félix Alvarado 36(31KO)-2 y el excampeón sudafricano DeeJay Kriel 16(8KO)-2(1)-1 ofrecieron caídas y cuantiosos intercambios en una pugna de desgaste en la que el retador dio enormes muestras de resistencia y valentía (lanzó casi 1.000 puños en 10 rounds) pero en la que finalmente no consiguió superar al fortísimo campeón, que venció por KOT en el décimo asalto.

Desplegando su habitual acometividad, Alvarado salió dispuesto a tomar la iniciativa, a presionar y a buscar sus golpes de poder curvos con alta cadencia, logrando conectar en el primer round algunos buenos ganchos zurdos ante un Kriel que intentaba mantenerse dinámico y conectar su derecha. No obstante, los intentos del sudafricano se toparon con recurrentes golpes de poder antes de que en el segundo round un curvo de mano adelantada le pusiese en la lona. Tras la caída Kriel se mostró realmente valiente por contestar ante las peligrosísimas andanadas de Alvarado, pero los uppercuts del monarca siguieron llegando con mucha contundencia.

Tras estos apuros críticos, en el tercer episodio Kriel pareció algo más recuperado y por tesón y voluntad siguió aguantando y contestando en los cruces en la distancia media-corta, si bien la amenaza de Alvarado estaba lejos de ser neutralizada, algo que quedó bien claro en el cuarto episodio, en el que un croché zurdo tumbó por segunda vez a Kriel. Al extitular mundial no le flaqueó el coraje, y continuó luchando por resistir, pero habiéndose asentado la pelea en una constante pugna cuerpo a cuerpo de alto ritmo y muchos intercambios, Kriel estaba en una posición táctica y estratégica realmente comprometida.

Aun así, antes de que la contienda alcanzase el ecuador Alvarado, que descuida siempre su defensa con tal de conectar sus manos, había padecido una inflamación por debajo del ojo derecho a causa de los curvos de mano adelantada y los directos de un Kriel que nuevamente había logrado reestablecerse un tanto, mantener algo más el terreno y conectar veloces contras ante un oponente que ahora había perdido frescura. De hecho, en los siguientes asaltos Kriel tuvo buenos momentos con sus rápidas combinaciones, aunque este amago de remontada terminó derrumbándose: en el noveno episodio los fortísimos hooks de Alvarado cargando su peso estallaron contra un Kriel de espaldas a las cuerdas que, pese a intentar contestar, fue desarbolado por nuevos ganchos y derechazos.

Por ello, si bien Kriel consiguió aguantar el asalto (aunque la detención arbitral debería haberse producido), en el décimo round los puños de Alvarado volvieron a impactar brutalmente contra el aspirante que, tras flaquear por un derechazo, vio como el tercer hombre ahora sí decidía parar el combate.

Antes del enfrentamiento Alvarado había expresado que su deseo era combatir en 2021 en una unificación de coronas ante Elwin Soto (WBO) o Kenshiro Teraji (WBC) o enfrentarse al subcampeón WBA Carlos Cañizales, duelos que resultarían muy entretenidos y verdaderamente interesantes, pareciendo además que es perfectamente realizable el choque ante Soto, quien comparte promotora con él. Sea como sea, la potencia y la frecuencia de golpes de Alvarado le hacen una evidente amenaza para cuantos púgiles decidan enfrentarse a él y un candidato a tener muy en cuenta en la lucha por la hegemonía en la categoría.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios