Imagen del cartel del combate Ryan García vs. Luke Campbell

Previa: La velada del Ryan García vs. Luke Campbell inaugura la temporada 2021 de DAZN

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Habitualmente las nuevas temporadas boxísticas tardan unas semanas en arrancar y cuando lo hacen cuesta un tanto que consigan ritmo, pudiéndose recordar años en los que hasta bien entrado febrero a penas se habían producido peleas de calado. No obstante, en esta ocasión, compensando un 2020 que tuvo una anómala inactividad durante meses, 2021 tendrá ya en enero diversos buenos combates, comenzando ello el día 2 con un estupendo evento desde el American Airlines Center de Dallas, Estados Unidos, emitido por DAZN y organizado por Golden Boy Promotions en colaboración con Matchroom Boxing.

El encuentro estelar de esta cartelera, con la que Óscar de la Hoya intentará centrarse en un año que espera que sea mejor que el anterior (entre otras cosas tuvo graves desacuerdos con DAZN y terminó su contrato con Canelo, que le denunció), será un esperado duelo del peso ligero en el que se verán las caras el invicto estadounidense Ryan García 20(17KO)-0 y el exretador mundial británico Luke Campbell 20(16KO)-3.

Un combate entre dos altos clasificados en una interesante división como el peso ligero ofrecería de por sí evidentes alicientes, más aún estando en juego, teóricamente, que el vencedor se enfrente a Devin Haney cuando el WBC lo tenga a bien. De todas formas, el gran interés de la pugna entre García y Campbell reside en comprobar de forma más clara de qué está hecho el primero de ambos.

Conocido incluso más fuera del boxeo que dentro de él a consecuencia de su obsesión por llamar la atención a través de YouTube y por las redes sociales, en las que ha interactuado con todo tipo de nombres conocidos en esos ámbitos, García ha conseguido ganarse cuantiosísimos seguidores, si bien muchos de los cuales no llegan ni siquiera a la etiqueta de aficionados boxísticos casuales, algo que no ha evitado que igualmente irrumpan en las discusiones pugilísticas con arrogante ignorancia para apoyar la causa de su ídolo.

Así, y combinándose en su contacto con los medios una vertiente de “espectáculo extradeportivo”, que muchas veces va más allá de lo razonable, con una actitud abiertamente chulesca y con declaraciones pugilísticas en ocasiones sorprendentemente desacertadas, son muchísimos los aficionados al boxeo que directamente sienten desprecio por lo que consideran un constructo promocional que desvirtúa la esencia del noble arte.

Con todo, por contra, en esta era en la que parece que es mejor hablar y aparentar que demostrar, son muchísimos también los que deslumbrados están dispuestos a alabarlo ya desmedidamente y a defenderlo a capa y espada incluso antes de que alguien llegue a dibujar una tenue crítica contra él y el circo que le envuelve, afianzándose por ello cada vez más la opinión de que tiene el poder de convocatoria suficiente como para que los organismos y jueces puedan querer darle el beneficio de la duda cuando sea necesario.

Sea como sea, si a todo esto le sumamos que en sus dos últimos combates venció en un round, algo que siempre sirve para que se sobrevalore a un boxeador, ahora mismo García es considerado por algunos como la principal estrella en ascenso del boxeo cuando realmente no ha demostrado ni un ápice todavía sobre el ring comparativamente con lo que sí han puesto de manifiesto ya otros púgiles menos ruidosos.

Es en este sentido, el de dar un golpe en la mesa y tratar de evidenciar que es mucho más que uno de los peones de la oleada de fantoches con los que YouTube parece querer castigar al boxeo a modo de plaga, en el que tendrá una oportunidad dorada el próximo sábado ante un boxeador sólido, experimentado, de buen bagaje amateur, bien preparado y serio como Campbell.

Hay que recordar que el oro olímpico Campbell, exceptuando un tropiezo inesperado ante Yvan Mendy del que después se desquitó, ha demostrado ser un púgil de nivel no ya por tener un 80% de triunfos antes del límite o por algunas victorias meritorias, sino porque cayó por la mínima y de forma dividida con algo de controversia ante Jorge Linares y porque ofreció ciertas complicaciones tácticas momentáneas ante Vasiliy Lomachenko, que le venció a los puntos.

Es por esto que si García lograse una victoria contundente ante un boxeador de probada valía demostraría que al margen de las palabras tiene algo verdaderamente que ofrecer al pugilismo, especialmente teniendo sólo 22 años y mucho tiempo para desarrollarse y mejorar en todos los aspectos.

Según las casas de apuestas, García parte como favorito con un margen limitado pero sólido (se pagan unos 3 euros por el triunfo de su oponente), considerándose que la velocidad de manos y la explosividad demostrada después de su criticada actuación ante Carlos Morales podría servirle para batir a un púgil con menor rapidez en sus acciones y que ha padecido ya cuatro knockdowns en su carrera. No obstante, Campbell no es un adversario que se deba tomar a la ligera puesto que, además de contar con una enorme superioridad en experiencia de calidad, es zurdo, es astuto al contragolpe, se posiciona bien y tiene diversos recursos.

Siendo poco probable que el estadounidense pueda volver a sorprender por tercera vez consecutiva en los primeros compases (además contra su mayor adversario hasta la fecha), una de las claves residirá en ver si la derecha recta con la que García mide a sus rivales y sus curvos de mano adelantada a la contra logran sorprender a Campbell, dado que de no ser así se podría plantear una pelea táctica desde la distancia larga en la que el incomodante jab del británico y sus ataques con variaciones de altura podrían tener qué decir.

Sin embargo, teniendo frente a sí un oponente más fresco, 11 años más joven, que de momento no ha mostrado problemas graves de encaje y que tiene un gigantesco potencial económico-propagandístico que la industria no quiere perder, si la velocidad de manos de García no desborda a Campbell (que en diversos momentos de su carrera generó dudas por su capacidad de reacción) las cartulinas seguramente se decantarán de igual modo por el “ídolo” local a no ser que el británico se muestre enormemente solvente.

Los hermanos Alvarado en busca de importantes triunfos
En el respaldo de esta velada destacan esencialmente dos enfrentamientos, en los que combatirán los hermanos gemelos nicaragüenses Félix y René Alvarado.

En el caso de Félix Alvarado 35(30KO)-2, este campeón mundial IBF del peso minimosca expondrá por segunda vez su corona enfrentándose al aspirante oficial sudafricano, y excampeón mundial del peso mínimo, DeeJay Kriel 16(8KO)-1-1 en un muy interesante enfrentamiento. Y es que Alvarado es un boxeador que basa sus combates en una gran agresividad y en la búsqueda de golpes de poder curvos, garantizando siempre peleas entretenidas, mientras que Kriel es un púgil que también prefiere presionar para imponer sus hábiles uno-dos-hook acompañados de algunas esquivas realmente plásticas.

Así, se perfila un buen choque en el que la posesión de la iniciativa parece un aspecto vital. Habitualmente Kriel ve muy reducida su eficacia cuando es llevado de espaldas a las cuerdas, de modo que Alvarado, aunque siempre se sobreexpone al ataque, si consigue encerrar y sostener un trabajo de desgaste a la larga debería poder imponer su gran pegada, su fortaleza y su tenacidad.

Respecto al peso superpluma René Alvarado 32(21KO)-8(1), hace unos cuantos años éste era considerado por muchos un “jornalero” o a lo sumo una mera piedra de toque de buena calidad, pero con una racha de ocho victorias, entras las que se encuentran las logradas ante el exretador mundial Denis Shafikov (aunque con algo de polémica), ante Carlos Morales (quien ofreció la pelea más dura hasta la fecha para Ryan García) y ante un Andrew Cancio admirado por un sector de la prensa estadounidense, consiguió convertirse en un nombre relevante de la categoría.

Esta posición pretende defenderla en una revancha ante el pegador venezolano Roger Gutiérrez 24(20KO)-3(2)-1, púgil al que noqueó en el séptimo round en 2017 pero que en 2019 consiguió anotarse una formidable victoria en el primer asalto ante un excelentemente bien valorado “Rocky” Hernández. Por ello, si bien Alvarado parte como favorito, se considera que Gutiérrez tiene una evidente carga de peligro, pareciendo que el combate se presta a entretenidos cruces de golpes en la distancia media-corta.

Completando la velada se producirán media docena de peleas más, entre las que se encuentra un rodaje para la campeona mundial unificada WBC-WBO del peso supermedio, la estadounidense Franchon Crews Dezurn 6(2KO)-1, que tratará de recuperarse de su derrota (cambiada posteriormente a No Contest) ante la dopada Alejandra Jiménez y prepararse para una posible unificación absoluta de la categoría ante Elin Cederroos pugnando contra su muy experimentada compatriota Ashleigh Curry 8(1KO)-13(2)-4. Por otro lado, también sobresale el nombre del peso ligero Sean García 5(2KO)-0, hermano de Ryan García que disputará un combate considerado de trámite ante un modesto y dos años y medio inactivo René Márquez 5(2KO)-5(2).

Este evento será emitido por DAZN en todos los territorios en que esté disponible, siendo la hora de inicio en España las 21:00 del sábado, las 15:00 ET/12:00 PT en Estados Unidos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios