Deontay Wilder

El hermano de Wilder apoya la teoría de los guantes manipulados de Fury

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Cuando Deontay Wilder perdió su cinturón mundial WBC del peso pesado en la revancha contra Tyson Fury parte de sus seguidores asumieron la derrota sin más como cualquier otro aficionado habría hecho en circunstancias similares. Con todo, desde un sector de los fans de Wilder el desenlace de la pugna, en la que el campeón estadounidense no venció ni un minuto, fue inasumible y se crearon todo tipo de teorías para intentar alegar que le habían hecho trampas.

Esta actitud inmadura se materializó, especialmente, en la teoría de los guantes manipulados de Fury, con la que pretendían exponer que éste sólo había podio noquear a Wilder por una irregularidad en sus guantes. Con todo, la teoría estaba tan mal pensada que ni siquiera cada fanático de Wilder la justificó de la misma manera, usando algunos vídeos del primer combate para intentar explicar lo que pasó en el segundo; afirmando otros que le habían vaciado el relleno del guante; señalando otros que Fury se puso el puño a la altura de la muñeca del guante para según ellos “llegar con más potencia”; o incluso que Fury había puesto algo contundente en sus guantes.

Estas explicaciones, de las cuales se burlaron incluso un importante sector de los seguidores de Wilder, se añadieron a la lista de justificaciones que el propio púgil trató de poner y que motivaron que muchos señalasen que tenía un problema con su entorno, que no le estaba aconsejando que tomase las decisiones adecuadas respecto a asumir este tropiezo.

Con todo, lejos de producirse un cambio de actitud en el equipo de Wilder, que no le hace ningún bien poniendo excusas y menos unas tan malas, el propio hermano de Deontay Wilder, Marsellos Wilder, que recordemos que dio positivo en un control antidopaje, ha afirmado que Fury llevaba algo contundente en los guantes. Sus esperpénticas declaraciones fueron las siguientes:

“Sabes, es una locura cuando eres grande. Tienen que hacer cualquier cosa imaginable para intentar averiguar cómo pararte. Y lo más terrible de todo es que la gente de tu propio equipo hará cualquier cosa por odio o dinero para ayudarles a derribarte. Fue descubierto por los doctores que mi hermano tenía una rotura en el lado de su cabeza causada por el golpe de un objeto contundente en su última pelea. Ningún guante o puño fue capaz de causar el daño de acuerdo con la autopsia. Mi papá una vez me dijo que si le pones una pistola en la cabeza a alguien es mejor que lo mates, porque si no van a volver y matarte. El rey se va a alzar de nuevo, vamos a por sangre”.

Tras esta acusación tan grave, que contiene una amenaza nada velada, Fury contestó, negando cualquier posibilidad de realizar trampas y asegurando que va a poner punto y final a la carrera de Deontay:

“Acabo de leer un artículo diciendo que a lo mejor tenía algunos objetos contundentes en mis guante, sí, dos destructores de 275 Lb [124 kg, su peso en el pesaje del Wilder-Fury II] en cada guante. Que te golpeen en la sien te hará eso, a no ser que el propio entrenador de Deontay Wilder, Jay Deas, esté en la conspiración también junto a todos los tíos de la comisión de Las Vegas que nunca abandonaron la habitación. Jay Deas estaba en la habitación cuando me vendaron las manos. Él las examinó. Él estaba ahí cuando me pusieron los guantes y los examinó. Todo el mundo en la habitación también, ellos no se van, lo sabemos. Todo el que habla de que hubieron trampas está diciendo tonterías. La próxima vez haré una rotura en en su carrera boxística y la terminaré, porque serán dos derrotas por knockout seguidas y adiós para siempre”.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios