Jarrell Miller da nuevo positivo. DiBella reacciona: “Estoy enfadado con el boxeo”

Daniel Pi
@BastionBoxeo

Cuando el peso pesado Jarrell Miller dio un triple positivo en control antidopaje antes de su programado combate contra el campeón mundial Anthony Joshua, el público clamó por un castigo ejemplarizante, más aún teniendo en cuenta que ya había dado positivo con anterioridad durante su carrera como kickboxer. Pero por un absurdo tecnicismo, Miller ni siquiera fue suspendido oficialmente, dado que no tenía licencia en el momento en el que se le cazó.

Con todo, los fans volvieron a alzar su voz para pedir que nadie le contratase o le diese oportunidades, cosa que fue contestada con rotundidad por Top Rank al firmar con Miller un sustancioso acuerdo, siendo anunciado por el propio boxeador de manera jactanciosa y burlona su inminente retorno a los cuadriláteros.

Finalmente, los aficionados (salvo contadas excepciones, la prensa estaba demasiado ocupada haciéndose los ciegos, sordos y mudos en la cuestión del dopaje) pidieron que nadie le diese una nueva licencia, aunque la Comisión del Estado de Nevada aceptó iniciar el papeleo para su admisión.

Después de todo ello, y de que se le programase una pelea contra Jerry Forest para el mes de julio, Jarrell Miller ha vuelto a certificar que, además de faltarle decencia e intelecto, es un tramposo irredimible al volver a fallar un test antidopaje suministrado por la comisión de Nevada, siendo la sustancia prohibida GW1516, una de las tres encontradas en su organismo en el positivo durante la preparación de su pelea con Joshua.

Ante un panorama tan esperpéntico y vergonzoso, el promotor Lou DiBella, que dirige la carrera de un Jerry Forest ahora sin rival (y que no olvidemos que también tiene responsabilidad por haber aceptado el acuerdo entre su púgil y Miller), ha cargado justificadamente contra la industria del boxeo al haber permitido que algo así sucediese, siendo sus muy interesantes declaraciones a Keith Idec las siguientes:

“Sabía que estaba sucio. Simplemente de manera instintiva lo sabía. Pero tengo que ser honesto. Estoy enfadado con el boxeo. Y es mi industria, así que no me elimino a mí mismo cuando digo boxeo. Estoy enfadado con nuestra industria, porque el chaval es una persona trastornada y no le hicimos ningún favor al no hacer cumplir protocolos normales. Cuando fastidió esa pelea por el título del peso pesado en el Garden, era responsabilidad de alguna comisión o de la Asociación de Comisiones de Boxeo o de las organizaciones responsables de los rankings o de quien sea decir -No vas a volver a pelear a no ser que hagas testeo de 365 días- Legalmente, ellos sentían que no podían suspenderlo, pero al menos podrían haberle obligado a ser testeado. Al menos esto se podría haber resuelto cuando no tenía una pelea programada o le podría haber mantenido a raya. De esta manera no tiene ninguna razón para mantenerse a raya”.

En cuanto a la cuestión de la sanción que Miller debería padecer, DiBella manifestó que siente que éste ya no tiene lugar en el boxeo pero igualmente considera difícil una sanción de por vida, castigo que tampoco terminó de respaldar:

“Por todo lo que pasó, por tecnicismos no fue suspendido. Ahora, dicho esto, ¿creo que debe ser suspendido de por vida? Sinceramente, su lugar no está en el boxeo ahora mismo. Y si no puede ser una sanción de por vida, debería ser una sanción muy importante. Debería ser algo como tres años, debería ser algo que enviase un mayúsculo mensaje. No voy a decir que tenga que ser una sanción de por vida. Parte de la razón por la que no voy a decir que tiene que ser una sanción de por vida es porque hay algo que está mal en este chico. Lo conozco desde siempre y no puede llegar a dejar de gustarme. Siempre me ha gustado un poco. Pero tiene una compulsión psicológica, donde hay algo en su mente que está realmente fastidiado. Tiene que ser una sanción muy, muy dura. No voy a gritar necesariamente sanción de por vida, pero puedo decirte, como abogado, que el hecho de que no fuese suspendido por ningún estado por lo que pasó con la pelea con Joshua puede hacer difícil para ellos imponer una sanción de por vida. Tres años es una extraordinaria cantidad de tiempo para un atleta, y ese tipo de suspensión no me molestaría”.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios