“El Vaquero” Navarrete destruyó a Uriel López

Daniel Pi

@BastionBoxeo

Estudios de Tv Azteca, Ciudad de México, México. Peso Pluma.

La principal pregunta del enfrentamiento, sin título en juego, entre el campeón mundial WBO del peso supergallo Emanuel “Vaquero“ Navarrete 31(27KO)-1 y su compatriota Uriel López 13(6KO)-14(4)-1 era si el primero iba a intentar terminar pronto o si, por el contrario, iba a intentar sumar rounds para sacudirse la inactividad de estos meses. Pues bien, Navarrete optó por la segunda opción, tardando bastantes minutos en desplegar con intensidad su repertorio ofensivo, limitándose a controlar las acciones hasta que un cambio de ritmo le bastó para terminar el encuentro en el sexto asalto.

Sin prisa ni atisbo de precipitación, Navarrete le dejó el centro del ring a López y se limitó a usar su largo jab y a esquivar con enorme soltura los puños de su contrincante. De hecho, tan cómodo se sentía Navarrete que incluso llegó a cambiar su guardia a zurdo varias veces, si bien desde esa posición era visiblemente menos eficaz, permitiendo que un López con ambición le llegase con algún recto arriba y algún gancho abajo en el segundo asalto, puños que, eso sí, el monarca contestó rápidamente.

En el tercer round, además de usar su jab, “El Vaquero” empezó a realizar esporádicas arremetidas con sus golpes curvos y sus directos, aunque todavía no puso excesivo empeño, teniéndose que esperar al cuarto episodio para verle aguantar más el centro del ring y encadenar sus hooks y su uppercut. El control de las acciones se fue expandiendo a favor de Navarrete, pero el aguerrido López no se derrumbó, sino que trató de contestar lo mejor que pudo con golpes de escaso recorrido que, pese a ser mucho menos potentes, llegaron contra su rival.

La diferencia en pegada quedó más de manifiesto aún en el quinto episodio, en el que aislados ganchos de mano adelantada de Navarrete sacudieron a López, que cayó a la lona instantes más tarde, por una sucesión de golpes en directo, uppercut y gancho al hígado. Estando claro que no tenía prisa, tras la reanudación Navarrete no saltó sobre su rival, sino que fue hostigando con entradas y salidas y combinaciones de rectos a un López que, valiente, trató de responder en casi todo momento. De todos modos, en el sexto round Navarrete decidió que ya había habido suficiente y lanzó largas series de curvos que estallaron contra su adversario que, mermado y llevado a las cuerdas, cayó por segunda vez al tapiz al recibir un gancho zurdo precedido por un directo al cuerpo. Todavía le quedó coraje a “Yuca” para alzarse, pero el árbitro, que no debería ni haber realizado cuenta, acertó al detener las acciones.

Con sus movimientos algo heterodoxos, al igual que algunos de sus ataques, Navarrete puede despistar sobre su habilidad, lo cierto es que, además de ser un gran pegador, es un púgil tremendamente eficaz, capaz de destruir con sus puños a la vez que evita manos con pasos atrás y movimientos de cintura y hombros. De hecho, su boxeo ha evolucionado mucho recientemente, siendo impresionante ver su gestión de los tiempos de la pugna y con qué calma y relajación puede combatir.

Aunque con estas cualidades, y sus dimensiones, resulta un oponente extremadamente complicado en el peso supergallo, el copromotor de Navarrete, Bob Arum, ha señalado que es muy posible que su púgil ascienda definitivamente al peso pluma si Shakur Stevenson deja vacante el cetro WBO de esa división. Creándose un hueco, el plan de Arum es que Navarrete pelee por el cetro vacante contra Jessie Magdaleno para decidir al nuevo monarca, pugna en la que, visto lo visto de ambos, “El Vaquero” sería evidente favorito para vencer.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios