El filipino Plania logró victoria como visitante ante el estadounidense Greer

Daniel Pi

@BastionBoxeo

MGM Grand, Las Vegas, Estados Unidos. Peso Supergallo.

El plan de Top Rank era que el combate estelar de la velada del martes diese un espaldarazo definitivo a la lucha por el acceso al mundial del estadounidense Joshua Greer Jr. 22(12KO)-2-1, que siendo 1º WBO estaba a la espera del campeonato. Sin embargo, el filipino Mike Plania 24(12KO)-1 le derribó dos veces e hizo lo necesario para lograr una merecida victoria. Su triunfo, que debió ser unánime, fue por decisión mayoritaria de los jueces, siendo las cartulinas de 97-91, 96-92 y un 94-94 demasiado generoso.

Con un tremendo croché zurdo Plania derrumbó aparatosamente a Greer, siendo sorprendente que pudiese recuperarse tan rápido como para boxear con soltura poco después. De todos modos, Plania en esta ocasión y en los asaltos posteriores volvió a mostrar, como en sus anteriores pugnas, que posee peligrosísimos ataques aislados desde lejos en explosivas acometidas, que de forma poco frecuente pero decisiva estallaban contra un Greer dinámico pero poco eficaz con sus golpes.

Y es que aunque manoteaba con sus directos, pocos de los puños de Greer hacían diana de manera clara, acompañando sus imprecisas series por constantes desplazamientos laterales a la vez que era perseguido por Plania, que medía en exceso sus ataques pero que llegaba de forma amenazante. Tanto era así que en el sexto round el visitante retó a su adversario para que parase de correr y se acercase a él, cosa que erróneaneamente Greer aceptó, recibiendo puños potentes, uno de los cuales, de nuevo un abierto croché zurdo, lo tumbó.

Estando así la situación, aunque Greer no parecía muy castigado, dado que se movía bien, tenía prácticamente perdida la pelea a los puntos, cosa que trató de enmendar manteniéndose más tiempo en el centro del ring y siendo más insistente con sus rápidas pero débiles ofensivas, encontrándose en respuesta con los poderosos ganchos de izquierda al torso de Plania. De todos modos, por mera testarudez y ambición de victoria, Greer comenzó a impactar combinaciones de curvos más tensas que hicieron que en el noveno round Plania cediese el centro del ring y fuese ahora el perseguido.

El filipino se equivocó en los asaltos finales al intentar ser conservador y no responder con la suficiente firmeza, recurriendo a demasiados clinches que le regalaron los rounds a Greer, más aún permitiendo el árbitro que el local golpease entre agarres. En cualquier caso, incluso en esos episodios Plania se pudo quitar manos con esquivas de cintura y replicar con ganchos al torso enlazados.

Tras sus ajustadas y controvertidas victorias ante Potapov y Nieves, Greer necesitaba un cambio drástico en su forma de plantear las peleas, pero éste no llegó y ante un boxeador con más potencia que los anteriores sus puntos débiles se vieron agrandados. Así, aunque Greer seguirá recibiendo peleas importantes a medio plazo, queda en una posición comprometida, rondándole la pregunta de qué potencial real tiene para tener éxito entre la élite. Por su parte, Plania, pese a no haber sabido gestionar de la mejor manera ni los tiempos ni la ventaja, posiblemente se verá catapultado hasta la cúspide de los rankings, quedando a la espera de una posible oportunidad mundialista para la cual, estando el boxeo mundial todavía en lento retorno, quizás tenga que esperar bastante o incluso pasar por una eliminatoria oficial.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios