Tyron Zeuge – Paul Smith (17/6/2017)

Rittal Arena, Wetzlar, Alemania. 

En juego el cinturón regular WBA del peso supermedio.


Puede que Smith, considerando que esta era su última gran oportunidad antes del retiro, se viese perjudicado por la presión, pero lo cierto es que su planteamiento táctico y su actuación no fueron buenas. Permaneciendo en la distancia media-laga o larga en el centro del ring, la envergadura de Zeuge se imponía así como su superior precisión y técnica, jugando un papel clave el jab enteramente mejor del alemán. A través de este golpe, Zeuge podía controlar el combate y preparar escogidas ofensivas en 1-2, directo-gancho o combinaciones de curvos con variación de altura, mientras que el directo de mano adelantada del británico casi siempre se quedaba corto.

Los rounds se sucedieron monótonos, con el local, boxeando en su distancia y contando con una superior frecuencia, limitándose a puntuar a la espera de conectar alguna serie que le otorgase claramente el episodio. Si bien le faltó agresividad, afán de dar espectáculo o de ser decisivo, el titular regular WBA demostró notable evolución en su primer enfrentamiento ante un rival de nivel alto, al que pudo dominar con solvencia. Igualmente, pese a la mejora, Zeuge demostró que todavía no está preparado para enfrentarse a la élite, ya que con la única derecha clara de todo el combate, Smith lo estremeció en el tercer asalto y lo puso en algunos apuros.


En cualquier caso, Smith no supo aprovechar los errores de Zeuge, realizar ajustes o llevar el encuentro a una distancia corta más beneficiosa para sus intereses. Lleno de dudas, o no se atrevía a atacar o sus ofensivas se quedaban a medio camino, por lo que recibió contragolpes en gancho zurdo, a veces combinado con uppercut diestro, que terminaron por neutralizarlo. Es más, en el octavo asalto, el visitante quedó tocado tras un par de combinaciones, en especial un recto de derecha-hook de mano adelantada que lo llevó a las cuerdas, si bien Zeuge no supo buscar el knockout o no se atrevió a intentarlo. 


En el undécimo episodio, y con todo perdido, al fin Smith boxeó como debía, acortando más la distancia, lanzando ganchos al cuerpo e imponiendo su mano derecha tanto con espacios como en los cruces de golpes. Pero ya era tarde, por lo que, precipitado, en el siguiente asalto se lanzaría al ataque sólo para verse desequilibrado, aparentemente por un empujón más que por un curvo de izquierda, y recibir una cuenta justo antes del tañido final que certificó su derrota, llegando ésta por decisión unánime y cartulinas de triple y acertado 119-108 a favor de Tyron Zeuge 21(11KO)-0-1. Probablemente, según afirmó, este haya sido el último combate como boxeador activo del exretador mundial Smith 38(22KO)-7(3), que a poco puede aspirar en la división si no puede ni siquiera mantener contendida una pugna ante el eslabón más débil de la cumbre del peso supermedio. 


De hecho, ¿se puede considerar parte de la cumbre a Zeuge? Quizás la respuesta la haya dado su propio equipo, ya que, aunque es el retador obligatorio de George Groves y éste participará en el torneo World Boxing Super Series, se ha decidido que Zeuge no participe en este proceso, buscando en cambio una revancha ante Isaac Ekpo. Por ello, si en lugar de luchar por el número 1 del peso supermedio en un torneo con hasta 50 millones de dólares en bolsas, se prefiere enfrentarlo a un nigeriano casi totalmente desconocido para el gran público, es evidente que quienes conducen su carrera no consideran que esté listo para las mayores peleas. Puede que la promotora Sauerland, coorganizadora del torneo y que representa tanto a Groves como a Zeuge, pueda decir que no quieren poner sus grandes inversiones en riesgo a la vez, pero lo cierto es que a pocos puede pasar por alto que está muy poco fogueado y que difícilmente podría aspirar a batir a oponentes como Callum Smith o David Benavídez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *