Svetlana Kulakova – Prisca Vicot (3/12/2016)

Megasport Arena, Moscú, Rusia. Peso Superligero.


Controlando muy bien la distancia e imponiendo el jab con paso adelante, Kulakova establecería un dominio de las acciones desde el inicio, que se agrandó posteriormente, ya que, viendo que su directo de mano adelantada entraba con facilidad, se atrevería pronto a usar su derecha recta y cruzada e incluso en swing. Vicot se mantenía en el centro del ring e intentaba presionar, pero los buenos contragolpes de la rusa la contuvieron hasta el tercer round. Aunque no aprovecharía totalmente el desorden que el combate estaba padeciendo y que le beneficiaba, Vicot tiraría de tenacidad y llegaría con algunos claros ganchos diestros que, junto a algunas combinaciones de hooks, le permitieron capturar un par de asaltos.

Con todo, desde la mitad del duelo, Kulakova, mucho más precisa y que ahora estabilizaría su boxeo, explotaría su superior técnica para mantener el duelo durante más tiempo en la distancia larga y hacer valer su jab, su cruzado zurdo y su directo. Así, la local dejaría rounds de muy buen boxeo, que darían paso a un serio hostigamiento que pondría a su oponente a un paso del KO Técnico a consecuencia de duros uppercuts y ganchos diestros. A pesar de ello y del notable castigo y desgaste que padecía, Vicot actuó de forma muy valiente y siguió combatiendo, aunque Kulakova continuó desplazándose fluidamente (quizás todavía más) y conectando sus manos. Finalmente, tras buenas ofensivas de la invicta con combos de hooks y ataques en doble jab-cruzado diestro, el choque entró en un décimo asalto que, con ambas cansadas, dejó algunos buenos curvos a la contra por parte de Kulakova.


Terminado el combate, Svetlana Kulakova 11(1KO)-0-1 se hacía con una victoria por decisión unánime con cartulinas de 100-91 y doble 99-91, siendo la puntuación de Bastión Boxeo de 98-92 también a su favor. De entre todas las aspirantes del peso superligero quizás las únicas que pueden tener un boxeo igual al suyo o superior son Klara Svensson, Celeste Peralta y Farida El Hadrati, teniendo quizás mayores problemas que las citadas para pelear en la distancia corta, algo que compensa con un uso de la derecha recta y el jab desde la distancia larga muy preciso. En cualquier caso, no puede haber duda de que la rusa debería poder pelear con garantías de éxito ante las demás aspirantes destacadas por un hueco en uno de los campeonatos mundiales, aunque necesitará más frecuencia de combates, dado que desde que sumó su controvertido empate en el mundial ante Ana Esteche en junio de 2014 sólo ha peleado dos veces. Quizás esto cambie en el futuro ahora que se ha hecho con un cinturón de un organismo menor y en 2017 podamos ver a esta buena boxeadora pelear de forma mucho más habitual y, sobre todo, de nuevo ante rivales del máximo nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *