Stefan Haertel – Viktor Polyakov (7/10/2017)

Pabellón Hans Martin Schleyer, Stuttgart, Alemania. Peso Supermedio.


El olímpico Haertel se encontraba ante la mayor prueba de su carrera, ya que, después de haber pasado por notables apuros para lograr ajustadas victorias ante diversos oponentes, se medía a un boxeador que pasa por un momento formidable. Y es que desde que regresó a los rings tras cinco años de inactividad, Viktor Polyakov ha dejado gran actuación tras gran actuación, siendo la última una estupenda victoria contra pronóstico ante el excampeón regular WBA Giovanni De Carolis. Así, el alemán podía despejar muchas dudas y consolidar su proyección si lograba una convincente victoria, pero finalmente no culminó plenamente sus objetivos.

El combate tuvo una intensidad inicial muy elevada, con Polyakov presionando tenazmente y lanzando fuertes combinaciones de ganchos arriba y abajo, llegando a desestabilizar a su contrincante, mientras que Haertel anotaba con destreza su 1-2 y el gancho al hígado. Con todo, pese a la igualdad relativa, los asaltos deberían haber caído constantemente del lado del ucraniano Polyakov, que mostraba una contundencia y una continuidad muy superiores y además hacia fallar manos a su oponente con movimientos de cintura y cabeza. En algunos momentos los jabs y los directos de Haertel amagaron con contener el empuje de Polyakov, pero éste siguió presionando y conectando largas y precisas series de ganchos que superaban claramente a las breves combinaciones de Haertel.


De todos modos, como la pegada de Polyakov no es especialmente elevada y Haertel mostraba tan buen encaje como preparación física, entrada la pugna en el último tramo el visitante empezó a perder algo de ritmo, permitiendo al alemán, que gestionó mejor su energía, imponer una táctica dinámica y apoyada en los directos que en este periodo sí le sirvió para capturar asaltos e imponerse a los ahora más salteados golpes de poder de su adversario.


Finalmente, el combate llegó a la conclusión y a la lectura de cartulinas, donde se podía esperar una victoria clara de Viktor Polyakov 13(6KO)-2-1, que había dominado toda la pugna exceptuando el final. La puntuación de Bastión Boxeo es de 97-93 a favor de Polyakov. Pero, una vez más, los intereses de las promotoras organizadoras y la condición de local se impusieron, y Stefan Haertel 15(1KO)-0 se hizo con un triunfo inmerecido, abucheado por el público, por decisión mayoritaria y tarjetas de doble 96-94 y 95-95. Quizás, en el mayor de los casos, y entre los interesantes cruces de golpes de los primeros rounds, alguien pudiese confundirse e infravalorar el superior trabajo con los hooks realizado por Polyakov, otorgando uno o dos rounds del primer tramo a Haertel, haciendo aceptable, en la generosidad más grande, un empate. Pero analizándolo imparcialmente cuesta mucho otorgarle rounds a Haertel en la primera mitad, estando claro que Polyakov se hizo con algunos episodios en el segundo tramo, por lo que la victoria de Haertel resulta un pésimo veredicto en el conteo round por round, más aún si sólo nos dejamos llevar por la impresión general.


Sea como sea, una vez más, un Polyakov de gran nivel y que acepta grandes retos como visitante se vio afectado por una decisión desfavorable por parte de los jueces, haciendo evidente una vez más que, por bueno que se sea, si no se cuenta con un buen respaldo promocional, sea pelea fuera y no se noquea, siempre se correrá un elevado riesgo de estar en el lado de la víctima en las lecturas de las cartulinas. Aun así, y a pesar de que la edad juega en su contra y que no cuenta con una pegada demoledora, Polyakov ha demostrado que puede plantar cara a cualquier aspirante a entrar en el top 15 e incluso a algunos de los componentes de la cumbre del ranking, de modo que quizás reciba próximamente alguna buena oportunidad. Por otro lado, por quinta vez consecutiva Haertel ganó por la mínima y con ayuda de los jueces una pugna, pareciendo que los retos siempre aumentan de dificultad a un ritmo diferente del que evoluciona, siendo más que probable que, pese a su experiencia como amateur, cuando se mida, más pronto que tarde, a un púgil de nivel alto pueda caer derrotado de forma muy amplia.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios