Sergey Kuzmin – Vaclav Pejsar (23/2/2017)

Forum, Nizhny Tagil, Rusia.

En juego el título WBC euroasiático del peso pesado.


El prospecto ruso del peso completo Kuzmin, campeón de Europa amateur, añadió una pelea más a su bagaje como profesional combatiendo en el evento encabezado por el Bivol-Berridge. En esta ocasión se midió al checo Vaclav Pejsar, boxeador modesto pero que había hecho trabajar a dos top 15 como Tom Schwarz y Andriy Rudenko, ante los que consumió todos los asaltos, por lo que no era una mala prueba para el noveno combate de Kuzmin, que nuevamente pareció estar muy lejos de su estado de forma ideal.

Igualmente, el ruso saldría fuerte desde el inicio, imponiendo el 1-2 y combos de ganchos que llevaron pronto contra las cuerdas a Pejsar, aunque el fogueado púgil logró salir del encierro y contestar con jabs y ganchos. Alcanzado el segundo asalto, Kuzmin probaría tanto su boxeo en corta como a distancia, conectando su potente mano derecha en gancho diestro y en directo. El checo trató de ofrecer respuesta, pero quedaría tocado y sería blanco fácil de los jabs y series de rectos del local que, tras conectar algunos hooks al cuerpo, impactaría un golpe claramente antirreglamentario en la nuca de su oponente derribándolo. El puño debió suponer al menos el descuento de un punto para Kuzmin, pero el árbitro no emprendió ninguna acción, por lo que el encuentro se reanudó, aunque sólo por unos instantes.


Y es que Pejsar, que ya había dado muestras de desgaste ante los golpes de su contrincante, tras este fuerte golpe ilegal recibiría una combinación hook diestro-hook zurdo que lo tumbó sobre la lona. Aunque respondió a la cuenta del tercer hombre, en la reanudación encajaría otro gancho diestro que lo lanzó de nuevo al tapiz, volviéndose a levantar pero sólo para ver como el árbitro detenía el encuentro y daba el triunfo por KO Técnico en el segundo asalto a Sergey Kuzmin 9(6KO)-0.


El enfrentamiento, a pesar de su brevedad, permite generar un gran número de análisis. Lo primero que se debe subrayar es que el combate habría terminado igualmente en victoria de Kuzmin aunque no se hubiese producido el golpe antirreglamentario, pero éste fue tan duro y evidente que condicionó decisivamente el resultado y precipitó el desenlace. Por ello, no podría ser descartable la descalificación si se hubiese observado intencionalidad, pero el árbitro debió al menos restar un punto al ruso para dar algo de legitimidad al resultado. Por otro lado, cabe destacar que Kuzmin sigue sin mejorar su pésima condición física, pareciendo que quisiese esperar a estar bien clasificado y al alcance de buenas oportunidades para remediarlo. Si no logra mejorar su musculación, sus cualidades se verán lastradas por su físico, haciendo casi imposible su éxito. Por lo demás, aunque el choque no tuvo un desarrollo demasiado ortodoxo, ante un rival que había aguantado ante clasificados mundiales, Kuzmin se mostró enteramente superior y no dio ni una sola oportunidad a su rival a pesar de su mala forma, por lo que, en cuanto a evolución, parece continuar mejorando desde su sufrida victoria ante Rodney Hernández de febrero de 2016, todo ello a la vez que podría entrar en el top 25 WBC. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *