Oleksandr Usyk – Thabiso Mchunu (17/12/2016)

Forum, Inglewood, Estados Unidos. 

En juego el cinturón mundial WBO del peso crucero. Primera defensa voluntaria del campeón Usyk.


Ciertamente no fue la mejor actuación del excelente Usyk, pero su victoria fue total y quedó de manifiesto nuevamente que si alguien puede derrotar de forma convincente a Lebedev y Gassiev para ser el número 1 indiscutible del contendido peso crucero, ese es el ucraniano. Dado que su oponente era zurdo al igual que él y era evidentemente peligroso, Usyk se tomó con calma el inicio del combate, aprovechando su gran ventaja en altura y alcance para, deslizándose por el ring de forma muy ágil, establecer su jab firmemente y controlar las acciones. Mchunu intentaba alcanzar a su rival, pero erraba la mayoría de sus golpes, incomodado no sólo por la rapidez de piernas de su contrincante y su destreza en el desplazamiento sino por los giros de Usyk hacia su izquierda y por su excelente capacidad para abrir ángulos y trazar diagonales.

Se pudieron oír algunos abucheos, porque el campeón se estaba limitando a usar su jab para controlar la contienda, aunque perfectamente podría haber utilizado su 1-2 para menoscabar a su rival, que parecía demasiado bajo como para poder causarle dificultades decisivas desde la distancia larga en la que se mantenía. En cualquier caso, con el paso de los minutos, el monarca usaría su variedad de recursos para conectar duras manos de poder de forma más frecuente. Combinando el uppercut con el directo, el recto con el gancho diestro, repitiendo su hook de mano adelantada arriba y usando indistintamente el 1-2 y el 2-1, Usyk empezaría a imponerse de forma todavía más evidente, recibiendo como respuesta por lo general sólo algún salteado jab o gancho, aunque en el quinto asalto recibiría golpes más claros en directo.


Aun así, el ucraniano era absoluto dominador y, además de brillar con algunos destellos de enorme calidad, empezaba a desbordar totalmente a su oponente, al que alcanzaba con el jab arriba y abajo, con el 1-2-hook o con cualquier golpe aislado. Después de fijarlo, Usyk giraba dejándolo fuera de la línea de ataque y abriendo su defensa. Tras ser desdibujado de forma consante, finalmente, la resistencia de Mchunu se resentiría y en el sexto asalto un hook diestro seguido por un uppercut zurdo lo derribó. De todos modos, en los dos siguientes asaltos, Usyk no acentuaría sus ataques, sino que se limitaría a mantener el ritmo hasta que el castigo acumulado acabó con su rival en el noveno episodio. Unos hooks y un directo obligaron a «The Rock» Mchunu a poner la rodilla en la lona, siendo en la reanudación, y tras la cuenta, hostigado hasta que unos directos lo volvieron a derribar y llevaron al árbitro a detener la pelea.


Siendo Mchunu 17(11KO)-3(3) muchísimo inferior en técnica y teniendo desventaja física, Usyk 11(10KO)-0 debería haber sido más osado para ofrecer una de sus deslumbrantes actuaciones y haber surgido como una figura interesante en su debut en Estados Unidos. Aun así, prefirió asegurarse el triunfo sin tomar riesgos, algo que puede ser un mal precedente para lanzar su carrera hacia las mayores bolsas y en grandes eventos. Sea como sea, su boxeo es tan efectivo que será difícil que pueda caer derrotado si no es en una unificación ante un componente de la élite y ahora mismo parece totalmente preparado para enfrentar a Lebedev (campeón WBA) o Gassiev (campeón IBF) con enormes garantías de éxito, peleas que podría llegar a pactar en el futuro aunque difícilmente pueda lograrlo antes de que termine la primera mitad del año. De todos modos, tarde o temprano, Usyk pretende convertirse en el monarca unificado de la división y posteriormente probar una andadura en el peso pesado, reto más que complicado pero en el cual tendría una opción de éxito contando el bajísimo nivel de la división completa.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios