Oleksandr Gvozdyk – Yunieski González (8/4/2017)

MGM National Harbor, Oxon Hill, Estados Unidos.

En juego los títulos NABF y WBO NABO del peso semipesado.


A la vez que Lomachenko y Usyk retuvieron sus coronas mundiales, un compatriota de estos boxeadores, el ucraniano Gvozdyk, se consolidó como uno de los mejores aspirantes de la división del peso semipesado, ya que destruyó en tres asaltos a un púgil de mucha dificultad como al cubano Yunieski González, que sólo había caído derrotado dos veces de forma ajustada y controvertida ante rivales de nivel como el excampeón Jean Pascal o el pegador Vyacheslav Shabranskyy.


Durante los primeros instantes pareció que el encuentro podría llegar a estar contendido, puesto que González usó su jab enlazado con abiertos cruzados diestros y ganchos al cuerpo que parecían ser una táctica idónea para este encuentro. Con todo, Gvozdyk reaccionó neutralizando la amenaza, desplazándose lateralmente hacia ambos lados a la vez que conectaba un veloz jab, interrumpiendo su dinamismo sólo para impactar duros 1-2-hook zurdo y rectos enlazados con cruzados de mano adelantada. 

Si la respuesta había sido adecuada en el round inicial, el bronce olímpico Gvozdyk ofreció todavía un mejor asalto en el segundo, en el que aceleró sus acciones y superó con fortísimas y efectivas series al rostro los aislados cruzados de su rival y sus combinaciones de hooks al torso. Así se preparó el desenlace en el tercer episodio, en el que conectó durísimos directos y ganchos de mano adelantada a la contra que terminaron por llevar a la lona al cubano. Éste se alzó pero recibiría un castigo terrible, encajando claros golpes de poder en uppercut, hook, directo y 1-2, muchas veces enlazados en series veloces, que desarbolaron totalmente a González. Aun así el árbitro Harvey Dock ofreció una pésima actuación, permitiendo que el hostigamiento sin respuesta se prolongase demasiado tiempo, hasta que desde la esquina de Yunieski González 18(14KO)-3(1) se subió al ring para poner fin al encuentro.


De una forma simplemente inmejorable, Gvozdyk 13(11KO)-0 venció a un boxeador que había demostrado que posee el rendimiento del top 15 semipesado y que es capaz de medirse a los mayores exponentes de la categoría gracias a un formidable encaje, una gran tenacidad y una peligrosísima pegada, cualidades que ni siquiera llegaron a dibujarse en el combate. Y es que Gvozdyk anuló su empuje con perfectos desplazamientos, evitó sus potentes puños con un perfecto control de la distancia y quebró rápidamente su durísimo encaje con demoledores golpes de poder en enorme número. Así, queda claro una vez más, tras haber derrotado antes del límite a Tommy Karpency e Isaac Chilemba, que Gvozdyk está listo para el campeonato mundial ante Adonis Stevenson. De todos modos, el monarca primero deberá superar una revancha ante Fonfara el 3 de junio y una pelea mandatoria en el último trimestre del año ante Eleider Álvarez, a la vez que Gvozdyk tendrá que imponerse en una eliminatoria WBC ante el sorprendente Joe Smith Jr., que ya ha noqueado al citado Fonfara y a Bernard Hopkins y que ha puesto de manifiesto que no se le debe infravalorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *