Marcus Browne – Thomas Williams Jr. (18/2/2017)

Cintas Center, Cincinnati, Estados Unidos. Peso Semipesado.


Tras un round inicial en el que ambos cruzaron jabs, aunque Browne fue mucho más efectivo y conectó también claros ganchos zurdos a la contra, Williams sufriría un knockdown en el segundo asalto al recibir un directo de mano adelantada que le alcanzó en el mentón. Cuando Williams tenía la rodilla en la lona, Browne lanzaría un directo diestro que le impactó en la nuca y le dejó tendido, acción totalmente antirreglamentaria pero que fue justificada por su autor diciendo que no estaba seguro de si su rival había llegado a tocar el suelo y quería asegurarse de que el knockdown era contabilizado. Sea como sea, el árbitro descontó un punto a Browne por ello, dando al afectado Williams un tiempo para recuperarse.

Quizás este incidente pudo condicionar el desarrollo del encuentro, agrandado la aparente superioridad inicial de Browne, pero el caso es que de en adelante no habría combate. Williams intentaría alcanzar la distancia corta a toda costa, pero su presión no resultaba nada efectiva, viéndose estremecido por los potentes directos zurdos de su oponente y por sus ganchos diestros a la contra. Sólo eventualmente «Top Dog» Williams llevaría el combate al cruce de golpes en la distancia corta, anotando algún curvo, pero su oponente sería mucho más efectivo con estos mismos puños.


Igualmente, en la distancia larga era donde más contundentemente se imponía Browne, llegando con directos y hooks que impactaban plenamente contra la barbilla alta de su rival y a través de su pésima defensa. Así, era cuestión de tiempo que llegase un nuevo knockdown, que se produjo en el cuarto asalto, cuando Browne, estando contra las cuerdas, contestó un gancho zurdo con un hook de mano diestra. Finalmente, después de impactar un fuerte 1-2 en el quinto asalto y con su oponente perdiendo bastante ritmo, en el sexto episodio Browne pondría punto y final al encuentro con un gancho diestro enlazado con un jab que lanzó a la lona por tercera vez a Williams, que no respondería a la cuenta del árbitro.


Es una excusa posible y razonable por parte de Thomas Williams 20(14KO)-3(3) afirmar que el golpe antirreglamentario le afectó o que una desafortunada fractura de mandíbula en otra acción le quitó las posibilidades de triunfo, pero Marcus Browne 19(14KO)-0 fue infinitamente superior en todo momento, poniendo de manifiesto que la defensa y la técnica de su oponente son claramente insuficientes para conseguir reinar en una división tan dura como la semipesada. Eso no quiere decir que Williams sea un boxeador sencillo, al contrario, ante Stevenson demostró que puede sorprender a cualquiera con una de sus fuertes manos de poder. Pero jugándose sus oportunidades a todo o nada siempre, hay un gran riesgo de que sufra una derrota que, como el pasado sábado, le desplace de los grandes combates, a los que precisamente se ve alzado Browne. Éste no es ni remotamente tan bueno como él se piensa, cosa que evidenció Radivoje Kalajdzic, pero es un aspirante sólido que con su habilidad al contragolpe podría generar dificultades a casi cualquier púgil en la división, incluido un Adonis Stevenson que suele sobreexponerse al ataque. Precisamente al campeón WBC semipesado fue a quien Browne retó tras el combate, pelea que no es descartable que pueda lograr a mediados de año ahora que Stevenson ha rechazado combatir contra el peligroso Joe Smith.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios