Luis Collazo – Sammy Vásquez (3/2/2017)

Horseshoe Casino, Tunica, Estados Unidos. Peso Welter.


Dos boxeadores zurdos que llegaban de sumar derrotas importantes se jugaron el acceso a una nueva gran pelea en un choque bien emparejado pero que tuvo un desenlace contundente. 


Lo primero que se pudo apreciar con facilidad es que Vásquez, después de haber pasado por una seria enfermedad y verse sometido a una cirugía hace menos de siete meses, había perdido gran parte de su fulminante velocidad, pareciendo su ritmo combativo emparejado con el de su oponente. Así, en el round inicial los cruces de directos de ambos no tendrían un claro vencedor, aunque Collazo sería algo más contundente. Quizás viendo que su principal arma, la rapidez, estaba mermada, Vásquez decidiría mantenerse en la distancia corta e intercambiar golpes con su duro oponente, un claro error táctico que, de todos modos, inicialmente no le dio malos resultados.

El veterano Collazo contragolpearía con algunos buenos directos cortos, pero Vásquez llegaría con mayor frecuencia y contundencia con el 1-2, con el gancho diestro arriba y abajo y con la izquierda recta en los cruces. Alcanzado el tercer asalto la tónica se mantenía, pero un contraataque del veterano Collazo con gancho zurdo-gancho diestro derribaría a su oponente, llegándose a un claro punto de inflexión en el combate a pesar de que Vásquez cerraría relativamente bien el round. Es más, «The Who Can Mexican» atacaría agresivamente en el cuarto episodio, llevando a las cuerdas a su rival y descargando contra él algunas peligrosas serie de directos y hooks. 


En cualquier caso, Collazo, aunque padecía un grave corte en su párpado derecho, resistiría, contragolpearía y en el quinto round incluso se mantendría bastante móvil, todo ello a la vez que Vásquez perdía cada vez más ritmo. Finalmente, cuando la pelea entró en el sexto asalto y después de algunos intercambios, Luis Collazo 37(20KO)-7(2) impactaría un cruzado diestro a la contra cuando su adversario intentaba entrar, cayendo Vásquez 21(15KO)-2(1) a la lona sin poder responder a la cuenta del árbitro. Con este KO, Collazo volvía a los rings 17 meses después con una actuación que, sin ser ni mucho menos brillante, fue efectiva en gran medida, siendo cerrada además de forma espectacular, cosa que debería potenciar el valor de su éxito e introducirlo, sin lugar a dudas, en una importante pelea en la segunda mitad del año.


Estando su carrera más cerca del final que del inicio y siendo su rendimiento bastante irregular, Collazo debería intentar pactar un combate con un boxeador de prestigio pero en una situación similar a la suya, puesto que de encarar directamente a un rival de la élite como Shawn Porter, al que pretende enfrentar, su derrota parece inevitable. De todos modos, su experiencia de ring y su peligro evidente en las acciones aisladas le darán siempre una opción de dar la sorpresa. Por su parte, Vásquez debería darse un tiempo para descansar y equilibrar tanto su salud como su boxeo, ya que, mientras no pueda recuperar su rapidez anterior y se vea obligado a intercambiar golpes en corta, su futuro en la dificilísima división welter no será nada prometedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *