Los mejores combates de este sábado (9/12/2017)

Previa Lomachenko-Rigondeaux

Teniendo en cuenta la transcendencia y el nivel de los participantes, lógicamente el Lomachenko-Rigondeaux es el mejor combate de este sábado y, de hecho, el mayor encuentro boxístico de lo que le resta al año.

Como en la ceremonia de pesaje Guillermo Rigondeaux 17(11KO)-0 mostró un aumento de  musculatura y dieron pesos similares, la ventaja en las apuestas a favor de Vasyl Lomachenko 9(7KO)-1 se ha acortado. Aun así, son muchos quienes consideran que el ucraniano físicamente está por delante, algo que se considera decisivo. Y es que se piensa que, sumado a la perdida de velocidad que tendría que experimentar “El Chacal” por ascender bruscamente dos categorías, Lomachenko podrá ofrecer una mayor fortaleza e igualmente su mejor rendimiento en perfectas condiciones de adaptación. Además, el doble cambio de división de Rigondeaux no se debe analizar aisladamente sino combinado con su edad y rodaje. Éste tiene ocho años más que su adversario y está, en teoría, más cerca del final de su carrera que del comienzo, habiendo disputado en los últimos veinticuatro meses sólo tres rounds, dado que, desde que en noviembre de 2015 combatió diez asaltos ante Drian Francisco, sólo ha peleado dos veces: contra un James Dickens que a duras penas entra en la élite británica y que perdió en dos asaltos en julio de 2016 y ante un Moisés Flores que cayó en el primer round de forma controvertida (el resultado fue modificado a No Contest) el pasado julio.


Es totalmente cierto que Rigondeaux siempre presenta un estado de forma inmejorable, que no responde igual en combates ante adversarios asequibles que ante las verdaderas pruebas de fuego, que su capacidad defensiva es realmente increíble y que su equilibrio y su control de la distancia probablemente sean inigualables, siendo el boxeador más capacitado, por habilidad natural y destreza adquirida, para responder a las constantes incógnitas tácticas que un púgil como Lomachenko presenta. Con todo, son mayoría quienes consideran que tiene en su contra demasiado para medirse a un top 3 de todos los pesos en el punto culminante de su rendimiento, ya que partiendo de la base de que ambos cuentan con equivalentes cualidades mentales y tácticas, las diferencias físicas, por limitadas que sean, pueden marcar el resultado trascendentalmente.

Por otro lado, aunque el entrenador de Rigondeaux, Pedro Díaz, afirma que su preparación ha sido óptima y que están listos para ofrecer diversas respuestas, ¿Cómo se puede preparar adecuadamente un púgil para combatir con un artista del ring como Lomachenko? Éste tiene recursos inagotables, crea ángulos de forma tan constante como aparentemente sencilla, elige los puños más adecuados con extrema rapidez y variedad, realizando combinaciones inesperadas e imprevisibles y, por lo demás, ofrece un orden estratégico tan plástico y entretenido de ver como caótico para quienes le tienen enfrente. Así, si bien no se debe dudar de Rigondeaux ni por un instante, el reto que tiene delante no puede ser más difícil ni por quién es su rival ni por cuáles son los inconvenientes que tendrá que sortear, que son tantos que si lograse imponerse sería total merecedor de situarse en el número 1 de todos los pesos de una vez por todas. En cualquier caso, a pesar del grado de complicación que deberá superar, quienes consideran que Rigondeaux sólo tendrá la posibilidad de triunfo basada en su mayor potencia con los puños aislados, quizás lo infravaloren.

Si Rigondeaux consiguiese aprovechar su ventaja en alcance para imponer su preciso y fulgurante directo zurdo y usa el jab con la suficiente frecuencia como para conseguir hacer dudar a su contrincante, todo ello combinado con contragolpes con el croché de mano adelantada y numerosas esquivas que frustren a Lomachenko, quizás pueda poner a su adversario en una situación de incomodidad que coarte su fluidez combativa, que es lo que le da su capacidad de desborde. Algunos señalan que Rigondeaux se verá obligado a ser agresivo para evitar que Lomachenko, por su superior frecuencia de golpeo, consiga una gran ventaja en las tarjetas y para poner a prueba su boxeo bajo presión, pero no parece lo más probable que opte por esta solución.


Ciertamente, esa debería ser la mejor táctica para Rigondeaux, que desde ella podría imponer su limitado ritmo, su genialidad al contragolpe y evitar que la superior fortaleza de su rival sea un factor determinante en el desarrollo. Pese a ello, no puede contar con ninguna garantía de que ceder terreno a Lomachenko para que despliegue todo su boxeo sea una solución definitiva, estando realmente la clave de la contienda en gran parte en quién cuenta con la superior velocidad y no tanto en quién tiene la mejor estrategia, dado que el talento de uno y de otro permitiría decantar las acciones a su favor incluso con un planteamiento errado. Por otro lado, una pregunta razonable es si la rapidez de Rigondeaux, aunque sea tan elevada como siempre en los episodios iniciales a pesar del aumento de peso, se sostendrá durante toda la contienda, además bajo el continuo trabajo de desgaste de su adversario.


Obviando la mayoría de pronósticos desfavorables, desde el equipo de Rigondeaux no se tiene ni la más mínima duda ni en esta ni en otras cuestiones, señalándose que se sorprenderá a todo el mundo en diversos ámbitos, e incluso se ha amagado con un posible cambio a guardia diestra para buscar descentrar a Lomachenko, pero esta solución quizás sea contraproducente y sólo facilite las cosas para el zurdo ucraniano. Lo que sí ha sido asegurado es que consideran que el campeón del peso superpluma no es más complicado que Nonito Donaire y que padecerá su misma suerte, aunque en realidad no parece equiparable el estilo de ambos ni sus aptitudes. Tampoco se deja de afirmar que el mayor alcance de Rigondeaux compensará cualquier ventaja física de Lomachenko, si bien no se debe pasar por alto que éste desarboló a un Nicholas Walters 8 cm más alto que el cubano y con 12 cm más de envergadura. Finalmente, otros muchos simplemente señalan que un gesto chulesco de Lomachenko podría ser explotado por Rigondeaux para lograr un punto de inflexión, siendo la presunción más improbable y que en parte muestra lo difícil que resulta quitarle la condición de favorito a quien en nueve peleas ha combatido en ocho campeonatos mundiales, mostrando en cada uno de ellos evolución y creciente suficiencia.


Sea cual sea el resultado, y aunque el comienzo podría ser realmente cauteloso, el Lomachenko-Rigondeaux es una pelea ineludible para quienes prefieren el boxeo técnico al de intercambios, ya que debería dejar rounds de verdadera maestría pugilística, audaces acciones e inteligentes soluciones y, quizás, la inferioridad parcial de uno de los combatientes abrirá paso a un periodo de elevada toma de riesgos y emoción. Incluso si no fuese así, el encuentro entre estos dos oro olímpico será una pelea para recordar que marcará una nueva etapa para el vencedor que, dejando atrás reproches y preguntas, podrá llamarse a sí mismo con justicia el mejor boxeador de la actualidad.


En el respaldo, el exretador mundial del peso pesado Bryant Jennings 20(11KO)-2(1) realizará un sencillo rodaje ante un Don Haynesworth 13(11KO)-1-1 en baja forma, y el prospecto del peso superpluma Christopher Díaz 21(13KO)-0 buscará situarse en el top 5 derrotando a Bryant Cruz 18(9KO)-2(2).


Resto de la jornada

Dejando de lado el sensacional enfrentamiento entre Lomachenko-Rigondeaux, este sábado se producirán un gran número de destacables combates.

Uno de ellos será el campeonato mundial IBF del peso supermedio en el que combatirán el monarca James DeGale y el retador Caleb Truax, cruce que será acompañado por una pelea entre el titular IBF del peso pluma Lee Selby y Eduardo Ramírez, aunque el fallo en la báscula del segundo impedirá que pueda aspirar al mundial.


En el resto del cartel de este evento, que tendrá lugar en el Copper Box Arena de Londres, Reino Unido, tendrán lugar otros mencionables enfrentamientos que o estarán bien emparejados o contarán con la participación de destacados prospectos. Así, por ejemplo, el 5º WBO del peso semipesado Anthony Yarde 13(12KO)-0 empezará a tantear su asalto al mundial enfrentándose a Nikola Sjekloca 32(11KO)-4-1, experimentado, combativo y con buen encaje; el prometedor peso pesado Daniel Dubois 5(5KO)-0, que se dice que derrotó en sparring a Anthony Joshua, peleará en un duelo de desarrollo ante Dorian Darch 12(1KO)-5(3)-1; y el peso wélter Johnny “The Pexican” Garton 20(7KO)-1(1)-1 se preparará para disputar el cetro británico combatiendo con Mihail Orlov 12(4KO)-6-1.

De todos modos, quizás, el evento que por calidad media sobresaldrá por encima de los demás será el que tendrá lugar en el Mandalay Bay Hotel and Casino de Las Vegas (Estados Unidos), en el cual se incluirá el campeonato mundial IBF vacante del peso superpluma entre Tevin Farmer 25(5KO)-4(2)-1 y Kenichi Ogawa 22(17KO)-1(1). El estadounidense lleva mucho tiempo aguardando su oportunidad, señalando que los grandes nombres siempre le han evitado, por lo que este será el momento para que muestre su nivel ofreciendo una gran actuación ante el campeón de Japón con cinco defensas Ogawa, que es tan competente como peligroso. 

A pesar de su condición de mundial, este encuentro será sólo el respaldo de una sensacional velada en la que Orlando Salido 44(31KO)-13(5)-4 y Miguel Román 57(44KO)-12(2) combatirán en en algo así como una eliminatoria final WBC para ser el retador de Miguel Berchelt y en la que se espera que sea una durísima y emocionante pelea. También, el excampeón mundial Francisco Vargas 23(17KO)-1(1)-2 peleará contra el exretador mundial Stephen Smith 25(15KO)-3(1) en un choque de preparación de la máxima exigencia de cara a la eliminatoria que deberá disputar el primero ante Jhonny González. Finalmente, el exretador mundial Denis Shafikov 38(20KO)-3-1 combatirá en el peso superpluma ante un valiente René Alvarado 27(19KO)-8(1), que garantizará una intensa contienda. 


Dando muestra del sensacional nivel de esta jornada, el resto de combates destacados del día también contarán con la participación de boxeadores con gran proyección.

-En Kemerovo, Rusia, el bronce olímpico y oro mundial amateur Mikhail “Misha” Aloyan 2(0KO)-0 intentará añadir a su condición de top 15 WBC la de top 15 WBA superando al invicto nicaragüense Hermógenes Castillo 12(4KO)-0, evento en el que el excampeón del peso supermedio Fedor Chudinov 15(11KO)-2(1) combatirá con el invicto Ryan Ford 14(9KO)-0, con una larga carrera en MMA. 

-También en Rusia, pero en Nazrán, televisado por TyC Sports, el peso ligero Isa Chaniev 11(5KO)-1 tratará de volver a escalar hasta el top 15 mundial obteniendo dos cetros menores ante Juan Martín Elorde 23(10KO)-1-1, mientras que el peso superwélter Ismael Iliev 9(2KO)-0-1 buscará encaramarse al top 30 WBC derrotando a Ricardo Rubén Villalba 18(8KO)-3(1)-1.

-En Texcoco, México, retransmitido por Televisa, el prometedor peso superpluma Eduardo “Rocky” Hernández 24(20KO)-0-3 tratará de seguir expandiendo su porcentaje de nocauts derrotando a Rafael Hernández 22(17KO)-8(4)-2, misma velada en la que el peso gallo Rodrigo Guerrero 25(16KO)-6-2 se enfrentará a Salvador Juárez 11(3KO)-4-2.

-En San Francisco de Mostazal, Chile, Julio Álamos 7(4KO)-0 y César Hernán Reynoso 14(7KO)-9(2)-4 pugnarán por el cetro sudamericano vacante del peso supermedio.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios