Los mejores combates de este sábado (19/8/2017)

Desde que Kosta Tszyu unificó la división del peso superligero en el año 2001 derrotando a Zab Judah y capturando los cintos WBA, WBC e IBF (la WBO todavía no tenía entonces su reconocimiento actual), títulos que retuvo en dos ocasiones antes de ser desposeído de dos de ellos en 2004, no ha habido un campeón indiscutido en la categoría. De hecho, desde que Jermain Taylor derrotó a Bernard Hopkins en julio de 2005 para unificar los cuatro títulos del peso medio, ningún boxeador ha vuelto a poseer todos los cetros de una división. Esto cambiará, al fin, este sábado, en el que el monarca WBC y WBO Terence Crawford 31(22KO)-0 y el campeón WBA e IBF Julius Indongo 22(11KO)-0 combatirán en el Pinnacle Bank Arena de Lincoln (Estados Unidos) para decidir de forma incuestionable al mejor peso superligero de la actualidad.


Quizás, habiendo pasado en la última década tantos boxeadores insignes por el peso superligero, esta unificación no sea valorada de la forma que merece, entre otras cosas porque uno de los contendientes hasta hace muy poco tiempo era desconocido para el gran público y se hizo un nombre casi de la noche a la mañana, todo ello en un momento en el que los púgiles de más relieve se han concentrado en el peso wélter. Aun así, este será un momento histórico para la categoría al que se debe prestar la debida atención, más aún pudiendo ser a priori una buena pelea.


Es evidente en este caso que el favorito para imponerse será el estadounidense Crawford, considerado por muchos como un top 3 de todos los pesos, quien, de todos modos, se está mostrando más como un boxeador dominador sin riesgos que como la espectacular figura que muchos pensaban que sería cuando batió a Gamboa. Recientemente, Crawford se ha limitado a jabear y a escoger sus directos y contragolpes como un francotirador para controlar, a veces boxeando como diestro en otras como zurdo, a sus oponentes hasta que de forma oportunista los desborda si se presenta la ocasión; sino se limita a puntuar de forma tediosa hasta que los jueces certifican su abrumador triunfo. De todos modos, con esta táctica conservadora se ha mostrado imbatible, ayudándose con una capacidad de desplazamiento y control de la distancia impresionantes al igual que una gran velocidad y reflejos.


Aun así, en este enfrentamiento tendrá que hacer frente a un boxeador muy lejos de ser convencional o que pelee conforme a la más estricta ortodoxia boxística. Con una estatura elevada para la categoría (y superior a la de Crawford), unos brazos larguísimos y un manejo del boxeo en la distancia larga realmente temible, Indongo ha catapultado su carrera de forma súbita y contra todo pronóstico, pasando de ser un boxeador que nunca había peleado fuera de África a un campeón unificado que ha derrotado en un round al monarca Eduard Troyanovsky y con una amplísima decisión unánime al campeón en tres divisiones Ricky Burns. Por ello, subestimarlo ya no tiene ningún sentido, ni siquiera aunque se mida a un top de todos los pesos. Además, su estilo tiene algunas similitudes, salvando las distancias, con el de su oponente, apoyándose ambos en un boxeo con espacios, cauteloso y táctico.


Dicho esto, quizás la pelea pueda ser bastante estratégica y pausada, más aún siendo los dos tan conscientes de lo que hay que ganar y que perder. En cualquier caso, Indongo es un púgil que boxea sin complejos ni frenos a pesar de hacerlo como visitante o en grandes estadios, por lo que es de esperar que, de nuevo, avance con cierta carga de agresividad hacia Crawford, que tendrá que sobrellevar la presión. Este es el escenario ideal para al estadounidense, que sabe usar perfectamente sus armas para eludir el riesgo y puntuar, de modo que se puede esperar su triunfo aprovechando su destreza al contragolpe. Con todo, sería una error enorme pasar por alto las posibilidades de Indongo, que ya ha demostrado su capacidad de sorprender con su fenomenal mano izquierda en directo o cruzado, su velocidad de piernas y manos y una precisión nada desdeñable. Así, si se añade el hecho de que quizás Crawford pueda querer mostrase más contundente por la trascendencia de esta pugna, el enfrentamiento debería resultar muy interesante y el vencedor se ganará totalmente el reconocimiento como número 1 de la división.



Además de ser el mejor combate de este sábado, el Crawford-Indongo contará con en su respaldo con la mayor cantidad de nombres insignes de entre todos los eventos de la semana. Y es que en la velada participarán el exretador del peso pesado Bryant Jennings, el top 5 del peso máximo Dillian Whyte, el extitular Mike Alvarado o el prometedor Shakur Stevenson. La lástima es que ninguno de ellos combatirá en un encuentro contra un rival con ni siquiera mínimas posibilidades de éxito: Jennings 19(10KO)-2(1), en su primera pelea en 20 meses, peleará en un sencillo rodaje ante el poco resistente Daniel Martz 15(12KO)-4(3)-1; Whyte 20(15KO)-1(1), que no piensa tomar riesgos mientras espera una oportunidad ante Wilder, se medirá al veterano Malcolm Tann 24(13KO)-5(3); un Alvarado 37(25KO)-4(3) en recuperación buscará trabajar ante el encajador Sidney Siqueira 26(17KO)-12(5)-1; y el plata olímpico Shakur Stevenson 2(1KO)-0 disputará su tercera pelea  contra David Michael Paz 4(0KO)-3(1)-1.

De todos modos, cabe mencionar que el semifondo del Crawford-Indongo será una buena pelea, en la que Oleksandr Gvozdyk 13(11KO)-0, 2º WBC y participante en el torneo que dicho organismo ha ideado en la categoría, se enfrentará al peligroso Craig Baker 17(13KO)-1(1), que se dio a conocer con una victoria contra pronóstico ante Umberto Savigne y una valerosa actuación ante Edwin Rodríguez. Dicho esto, el ucraniano es, salvando las distancias, lo que puede ser Lomachenko en el peso superpluma o Usyk en el peso crucero, o sea un boxeador de enorme potencia pero que cuenta con una técnica maravillosa al igual que inacabables recursos. Así, si bien es de esperar que Baker plantee una buena pelea, Gvozdyk debería poder desdibujar y quebrar a su oponente para poder apuntar a un choque eliminatorio ante Sullivan Barrera o Marcus Browne.


Por otro lado, cambiando de escenario, en el Club Social y Deportivo El Cruce de Polvorines, Argentina, con retransmisión de TyC Sports, se producirá un mundial femenino en el que combatirá la monarca IBF del peso supermosca Debora Anahi Dionicius 24(5KO)-0 contra la retadora Diana “La Bonita” Fernández 16(3KO)-0. Ciertamente, con 176 rounds disputados y habiendo peleado en nueve peleas mundialistas, Dionicius tendrá una clara ventaja en experiencia respecto a Fernández, que sólo tiene a sus espaldas 81 asaltos y esta será su primera pelea por campeonato. Así, la monarca, que además peleará como local, partirá con la condición de favorita, aunque la prospecta Fernández de su lado tendrá el factor sorpresa y la ambición por lograr una victoria que cambiaría bruscamente el signo de su trayectoria, de modo que el combate podría desarrollarse bastante entretenido.


Éste no será el único mundial femenino de la jornada, dado que en Trujillo, Perú, la campeona WBA del peso supermosca Linda Laura Lecca 12(3KO)-2(1)-2 se medirá a Karina Fernández 10(3KO)-2-1, quien es precisamente hermana de Diana Fernández, que retará en la misma división a la monarca Dionicius. De este modo, las hermanas Fernández intentarán un asalto casi simultáneo al cuadro de titulares de la división, aunque en veladas diferentes y distanciadas por muchos kilómetros. Al igual que en el otro campeonato femenino de este sábado, la titular será favorita, aunque cabe mencionar que el rendimiento reciente de Lecca no está siendo de lo más sólido. Una victoria controvertida ante Maribel Ramírez y más recientemente un empate ante Carolina Álvarez parecen desestabilizar ligeramente el reinado de Lecca, por lo que Karina Fernández tendrá una buena opción de aprovechar las dudas de su oponente y vencerla. Aun así, la aspirante cuenta con muy poca experiencia de calidad, habiendo caído derrotada en su única pelea de relieve, disputada ante Lourdes Juárez, de modo que probablemente su insuficiente bagaje juegue notablemente en su contra.


Habiendo citado ya la gran velada estadounidense de la semana y los dos campeonatos femeninos, queda muy poco que destacar en este sábado, sobresaliendo un puñado de encuentros en diversas partes del mundo:

-En Polonia, televisados por PolSat Sport, se producirán dos duelos de peso semipesado bien emparejados, siendo uno de ellos un choque entre un Dariusz Sek 26(8KO)-3-2 en cierta crisis de resultados y un Marek Matyja 13(5KO)-1 en ascenso, y el otro una pelea entre el pegador Pawel Stepien 6(5KO)-0 y el cubano Dayron Lester 9(5KO)-0.

– En Canadá, el colombiano Samuel Vargas 27(13KO)-3(2)-1 tratará de añadir un nombre destacable a su récord, consolidar su recuperación y apuntar de nuevo a la parte alta del ranking enfrentándose al correoso Ali Funeka 39(31KO)-6(2)-3.

– En Estados Unidos, Maurice Hooker 22(16KO)-0-3 preparará una eliminatoria IBF del peso superligero (ante Akihiro Kondo) midiéndose en un rodaje al muy asequible Courtney Jackson 17(10KO)-0.

– En Argentina, retransmitido por Direct Tv, Alan Castillo 21(9KO)-7(2) y Julián Aristule 32(16KO)-7(2) intentarán recuperarse de derrotas en duelos importantes combatiendo por el título sudamericano del peso pluma.

– En Australia, los hermanos gemelos Andrew Moloney 13(8KO)-0 y Jason Moloney 13(11KO)-0 tratarán de escalar a la cumbre de los rankings WBA gallo y supergallo, respectivamente, enfrentándose a los competentes Raymond Tabugon 20(10KO)-7(3)-1 y Lolito Sonsona 21(9KO)-1-4.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *