José Pedraza – Gervonta Davis (14/1/2017)

Barclays Center, Nueva York, Estados Unidos.

Campeonato mundial IBF del peso superpluma. Tercera defensa (segunda voluntaria) del titular Pedraza.


Para muchos Davis ha puesto de manifiesto que puede ser considerado como uno de los boxeadores con mayor proyección y con más capacidad para alcanzar el top 3 libra por libra en los próximos años, afirmación precipitada pero que cuenta con un respaldo parcial por las cualidades que demostró en el choque ante Pedraza. En el primer round, el campeón intentó empezar a labrar su camino hacia la victoria con el jab y el directo, pero muy pronto se vería contragolpeado por terribles uppercuts, en ocasiones combinados con hook diestro, lanzados por un Davis que controlaba muy bien la distancia, que mostraba una velocidad impresionante y que desequilibraría las ofensivas de su oponente con magníficas esquivas de cintura.

A pesar de este gran inicio, la falta de experiencia del estadounidense se hizo notar claramente, puesto que cuando Pedraza tomó la iniciativa y la ejerció desde la distancia media-larga sorprendería e impactaría claros 1-2, ganchos diestros y directos aislados. De todos modos, «Sniper» cometió el atroz error de no seguir combatiendo en esa distancia, sino que acortaría los espacios, exponiéndose a los potentísimos hooks de Davis, que encontraría huecos defensivos con enorme destreza. Si bien los directos del puertorriqueño llegaban en notable número, las trampas puestas por el aspirante darían resultado y, aunque a veces se sobreexponía, seguirían impactando magníficos contragolpes que hicieron exclamar al público.


En cualquier caso, cuando en el quinto episodio Pedraza tuvo su mejor asalto, Davis demostró también su peor versión. Insistiendo una y otra vez en sus gestos chulescos hasta descuidarse, el retador recibió una fuerte serie de directos contra las cuerdas, que de haber sido lanzada por un noqueador podrían haber tenido nefastas consecuencias. Igualmente, en los dos siguientes rounds Pedraza insistiría en su error de boxear en corta, realizando constantes esquivas no seguidas por ataques que permitirían a Davis, con algo de paciencia, conectar fuertes curvos que precipitarían el desenlace. En el séptimo asalto, tras no ofrecer a penas respuesta por varios segundos, Pedraza sería alcanzado por un hook diestro (precedido por un errado directo zurdo) que le tiraría a la lona y conduciría la pelea al KO Técnico.


Así, de forma espectacular Gervonta Davis 17(16KO)-0 destronaba a Pedraza 22(12KO)-1(1) y se coronaba como campeón IBF superpluma, surgiendo instantáneamente como una figura destacada en la división. Habiendo peleado sólo un par de veces en combates a 10 rounds y no habiéndose enfrentado nunca a un rival de nivel alto, resulta hasta cierto punto sorprendente el contundente triunfo de Davis, que confirma las apreciaciones de los expertos. En cualquier caso, ahora que ya se ha visto que la decisión de disputar el mundial tan pronto no era una equivocación de su equipo, la pregunta que surge es hasta dónde puede llegar la carrera de este jovencísimo púgil. Sin duda, sus cualidades son muchas, destacando una destreza, velocidad y precisión excelentes, aunque sus fallos, consecuencia de sus excesos provocadores, y sus descuidos defensivos recordaron también al Broner de sus peores actuaciones. Por ello, la cantidad de inteligencia boxística con la que pueda contar, el perfeccionamiento de su estilo combativo y la pugna entre ortodoxia y heterodoxia serán los condicionantes que limiten o expandan su carrera.


Sea como sea, para ver en lo que se convertirá Davis habrá que aguardar al paso de los años, algo que nos lleva a la cuestión de cómo piensa desarrollar su reinado. Desafortunadamente, Davis es conducido en su carrera por Floyd Mayweather, iniciador de una horrible tendencia, seguida por boxeadores como «Canelo», Cotto, Eubank y muchísimos otros, consistente en enfrentar a los rivales con menor peligro posible, por el máximo dinero, cuando más le convenga, siendo el objetivo hacer ver que se es mejor de lo que se es realmente a la vez que se mantienen excelentes números en el record y un cierto prestigio. Así, mientras que un jovencísimo Óscar Valdez no dudó en plantearse como objetivo después de su coronación enfrentar a los mejores pesos pluma de la actualidad, incluso subir de peso para enfrentar a Lomachenko, Mayweathear ha descartado que Davis se enfrente al ucraniano o a otro púgil del máximo nivel en la categoría durante los próximos meses o incluso años. Así, aunque quizás le podría esperar un futuro esplendido no parece que se tenga la mejor actitud de cara a su reinado, temiéndose que, ahora que ha vencido al más asequible de los monarcas superpluma (los otros son Lomachenko, Vargas y Corrales) se limite durante mucho tiempo a realizar defensas, siguiendo la línea Mayweather, ante los púgiles más asequibles, en peor estado de forma, más veteranos, que hayan pasado su plenitud boxística o que encajen bien con su estilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *