Jaime Munguía – José Carlos Paz (10/2/2018)

Arena Oasis, Cancún, México.

En juego el título WBC Latino del peso superwélter.


Pareciendo que militaba en la categoría del peso medio o del peso supermedio en lugar de la del superwélter, Munguía se mostró más potente y contundente, aunque quizás ligeramente ralentizado. Aun así, su solidez boxística le permitió tomar la iniciativa desde el comienzo, anotar fuertes ganchos zurdos y algún uno-dos y, todavía en el primer round, impactar un brutal hook de izquierda al hígado que retumbó en el estadio. Obviamente, Paz sintió el golpe, intentando desplazarse para pasar el mal momento, pero pronto fue alcanzado por una combinación croché diestro-hook de izquierda abajo que le llevó a la lona.

Teniendo sólo 21 años, podía esperarse que se volcase al ataque, pero no fue así, sino que Munguía se mantendría ordenado, calmado y metódico en su búsqueda del knockout, conectando duros uppercuts, si bien se vio contestado por curvos de mano adelantada del argentino. Alcanzado el segundo asalto, Munguía continuó presionado con cautela y castigando con sus curvos, efectuando convenientes pasos atrás para evitar las manos de su rival, aunque es cierto que recibió también algunas manos evitables al evaluar mal la distancia y quedarse detenido al alcance del visitante.


Estos errores se vieron acentuados en el tercer round, en el que Paz tuvo algunos buenos instantes. Y es que, lanzando con tenacidad curvos al rostro, en especial un gancho diestro, Paz dejó algo tocado a Munguía, que en las cuerdas encajó nuevos golpes de poder en directo o hook. De todos modos, el local no se desesperó, moviéndose y atacando para recuperar el control táctico antes de ofrecer una replica decisiva, puesto que, con un nuevo croché diestro enlazado con un gancho de izquierda al torso, Munguía volvió a llevar a la lona a Paz 21(12KO)-7(3)-1, que esta vez no pudo responder a la cuenta del árbitro.


Habiendo motivos para la alabanza y la crítica para Jaime Munguía 27(23KO)-0, sin duda pesan más los aspectos positivos, ya que a pesar de su juventud, de medirse a un rival competente y que venía de haber logrado una victoria en México, consiguió resistir las ofensivas y mostrarse imparable al ataque, siendo su gancho zurdo al hígado una verdadera maravilla con la que podría abrirse camino hasta la cumbre de la división. Es verdad que deberá trabajar los aspectos defensivos, en especial evitar indecisiones en la distancia media y media-corta, pero su estabilidad y firmeza al ataque, la efectividad de sus acciones y su margen todavía para la mejora hacen que Munguía deba ser visto como una gran promesa de la categoría del peso superwélter, en la que podría lograr muy buenos resultados si se le hace ascender de forma adecuada y sin precipitaciones.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios