Gustavo Vittori – Gabriel Puñalef (27/1/2017)

Corsódromo Atanasio Bonfiglio, Concordia, Argentina.

En juego el título WBO Latino del peso superligero.


El experimentado Puñalef optó por un planteamiento inicial basado en la movilidad y en la búsqueda de su directo zurdo, aunque un Vittori acertado con los combos de hooks a la contra minimizaría los éxitos de su rival durante la primera mitad. Igualmente, Puñalef, con su heterodoxia, su desplazamiento y su molesto recto de izquierda, generaba dificultades a su adversario, que sólo gracias a la destreza con los ganchos evitaba ir por detrás en las acciones o en las tarjetas. Motivado por su eficacia parcial «Chilo» conduciría a las cuerdas a su adversario y lanzaría contra él series de rectos y curvos, aunque entonces la respuesta de Vittori sería muy contundente con curvos enlazados abajo y arriba. Mientras el local se mantenía en la distancia media lograba mostrarse superior, pero en la corta la pelea se embarraba y un púgil fogueado como Puñalef explotaba su ventaja.

En el quinto asalto la pelea sufriría un incidente decisivo, dado que ambos chocarían sus cabezas involuntariamente sufriendo cortes, Puñalef en el párpado izquierdo y Vittori en la frente, brecha que sangraría abundantemente durante el resto de pelea. Fuese por esto o por otra circunstancia, en la segunda mitad «El Perrito» Vittori no se mostraría tan contundente y eficiente, mientras que su zurdo oponente sabría aprovechar la situación para, con un astuto uso de los rectos en jab o en directo de izquierda, algunas series cortas de hooks u otros curvos aislados, realizar entradas y salidas que le otorgaron varios episodios. Además, el choque perdió ritmo, de modo que la táctica de Puñalef cada vez se veía más reforzada, incluso cuando Vittori, un tanto precipitado, intentó aumentar su agresividad.


En la recta final la pelea se volvió a igualar, aunque, de todos modos, la tónica se mantuvo, con Vittori fallando puños de más y con su contrincante intentando aprovechar los descuidos para anotar algún claro gancho diestro. En el último round, Puñalef se vería desequilibrado pero esto no iría a más, cerrando la pugna como hasta entonces, intentando robar el asalto por precisión y claridad. Los jueces no tenían la más sencilla de las tareas al ser los responsables de emitir un veredicto, pero éste pareció acertado, ya que otorgaron un empate mayoritario con cartulinas de 95-95 doble y un 96-94 a favor de Vittori. Las tablas coinciden con la puntuación de Bastión Boxeo, que da así mismo 95-95.


Tan igualado estuvo el combate que no sólo los boxeadores se repartieron los tramos de dominio sino que incluso cuando se cortaron lo hicieron a la vez, por lo que ni siquiera con las reglas WBC (que quitan un punto a quien ha provocado un corte) se evitaría el empate. La contraposición de los estilos de ambos, la mezcla entre ambición y veteranía y las ganas de los dos de conseguir una victoria importantísima sellaron este resultado. En principio, si la WBO actúa bien, Gustavo Vittori 19(10KO)-2(1)-1 debería conservar su posicionamiento de top 15 superligero, todo ello a la vez que adquiere una experiencia de ring que debería ser incalculablemente positiva para el futuro. Mientras, Gabriel Puñalef 24(9KO)-7(3)-5, que venía de empatar ante un rival con tres veces menos peleas que él, saldrá reforzado al lograr como visitante este meritorio empate ante un boxeador de buen record y en progresión. Quizás no fue el combate más entretenido, pero será útil para ambos, sobre todo para encarar en buenas condiciones la temporada que acaba de comenzar, siendo evidente por otro lado que Vittori necesitará seguir rodándose con peleas de este nivel para intentar solidificar su boxeo y poder tener posibilidades de éxito en el ámbito internacional en la contendida división superligera.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios