Georgi Chelokhsaev – Vladimir Myshev (3/12/2016)

Megasport Arena, Moscú, Rusia. Peso Superligero.


Inmediatamente antes de la disputa de los mundiales Troyanovsky-Indongo y Lebedev-Gassiev, en la velada rusa de Moscú, no se disputó uno de los combates en los que participaban púgiles cercanos al mundial y pertenecientes a la élite. Al contrario, se produjo un combate sumamente desparejado pero que atrajo considerable atención del público y que nos demuestra los variados y peculiares recursos con los que cuenta el rico pero un tanto extravagante Andrey Ryabinsky.

Como premio por haber sido finalista en un reality show de boxeo, el joven Vladimir Myshev, con experiencia amateur únicamente, se enfrentaba en su duelo de debut profesional ni más ni menos que a un top 15 WBO superligero como Georgi Chelokhsaev, también joven y de record corto pero que ya se había fogueado en el pugilismo de pago en once peleas y ante algunos rivales exigentes. 


Myshev recurriría a constantes cambios en su guardia de posición diestra a zurda buscando descentrar a su oponente, lanzando contra él algún combo de directos y ataques con uppercuts y hooks enlazados. Igualmente, su inexperiencia quedaba de manifiesto en sus ofensivas, puesto que su exceso de voluntad conllevaba cruces de golpes un tanto desordenados. Después de haberse visto algo incomodado, Chelokhsaev se ordenaría en el segundo episodio y se mostraría mucho más agresivo, avanzando constantemente tras combinaciones de hooks, aunque la destreza de Myshev le serviría para mantener el terreno a través de un uso de los rectos.


Aun así, llegada la pelea al tercer asalto Chelokhsaev había tenido éxito al llevar el choque a la distancia que le interesaba, la media-corta, de modo que conectaría golpes de poder claros, sobre todo en gancho, que obligaron a su rival a desplazarse mucho más. Entonces se hizo evidente que la falta de experiencia y desarrollo físico del jovencísimo Myshev (de 18 años), que empezó a sufrir problemas notables, le impedían no sólo apuntar al triunfo sino mantenerse en la pelea. Finalmente, alcanzado el cuarto round, Chelokshaev aumentaría el ritmo más aún, hostigaría con constantes ganchos, que seguiría tirando agresivamente aunque errase un buen número de ellos, y con un cruzado zurdo desarbolaría totalmente a Myshev, que caería aparatosamente tras grandes trompicones. Milagrosamente, y mostrando un valor formidable, el debutante se alzó, aunque sólo para recibir un directo y algunos puños más que obligaron a su esquina a hacer volar la toalla, acción que se debió más al sobrecogedor knockdown que a los apuros sufridos entonces contra las cuerdas.


Nunca son buenos en el boxeo los combates desparejados, pero en este caso, para ambos la oportunidad fue muy importante. Myshev se veía debutando en el magnífico estadio Megasport Arena, en el combate anterior al semifondo, como parte de una velada estelarizada por una de las peleas más importantes del boxeo ruso en los últimos años, el Lebedev-Gassiev, que puede ser también uno de los tres mejores combates del peso crucero de esta temporada. Además, ante un rival que estaba mucho más hecho como boxeador, Myshev no sólo demostró coraje y proyección, sino que logró capturar un asalto y se hizo con un premio por su participación de 400.000 rublos, unos 5.500 euros, cifra que puede ser pequeña comparativamente, pero que es un buen primer pago para un amateur [También es una buena bolsa comparada con lo que ganan los profesionales en muchos paises]. Por otro lado, aunque Chelokhsaev 11(9KO)-1-1 no logrará afianzar su posición en el ranking WBO, se dio a conocer ante millones de espectadores por su actuación en la destacada velada y, lo que es más importante, firmó un contrato con la poderosísima promotora World Boxing, que le llevará de ahora en adelante, sin género de dudas, hacia las mayores oportunidades, respaldado por sus inigualables recursos económicos.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios