Fowler, Okolie y Cordina vencieron sus combates en la velada del Brook-Spence (27/5/2017)

Bramall Lane, Sheffield, Reino Unido.


Sin duda, si ahora Matchroom Boxing ocupa un papel predominante en el calendario boxístico mundial, esta promotora no perderá su posición en el futuro. Y es que la compañía dirigida por Eddie Hearn cuenta con una inacabable escuadra de prometedores boxeadores que, después de buenos recorridos amateur, parecen capacitados para lograr grandes éxitos como profesionales. Así, en el respaldo del evento encabezado por el sensacional enfrentamiento Brook-Spence, el peso medio Anthony Fowler, el peso crucero Lawrence Okolie y el peso ligero Joe Cordina sumaron victorias en un solo asalto que les emplazarán a retos de mayor exigencia.

Fowler 1(1KO)-0, olímpico, bronce mundial y oro en los Juegos de la Commonwealth, debutó en el boxeo profesional enfrentándose al letón Arturs Geikins 3(2KO)-8(2)-1, al que desde el tañido inicial perseguiría agresivamente lanzando jabs, directos o ganchos al cuerpo. El visitante corrió el ring a la desesperada, pero, finalmente, quedó en las cuerdas, donde, tras recibir una serie, sería quebrado, recibiendo posteriormente una derecha descendente. Aunque no se pudo apreciar en directo, y aunque el mismo Fowler afirmó después que él pensaba que todavía no había tocado la lona, el golpe recto final había llegado cuando Geikins había puesto la rodilla en el tapiz. Si bien el letón permaneció unos instantes en el suelo, no hizo como Dirrell ante Uzcátegui, o sea fingir para ganar por descalificación, sino que se alzó, sólo para ser hostigado de nuevo y volver a ser derribado tras una buena izquierda ascendente. Por segunda vez se levantó, pero el árbitro en esta ocasión decidió que no debía continuar.


Ciertamente el error de golpearle cuando su rival estaba abajo, fruto de la precipitación y la ambición de impresionar en un debut (además en un gran estadio), pudo haberle costado caro, pero, al margen de este fallo, que seguramente no volverá a cometer, Fowler dejó una buena imagen, mostrándose tan combativo como contundente y sólido, por lo que parece sobradamente capacitado para, en el futuro, convertirse en un aspirante destacado del peso medio.

Respecto al peso crucero Okolie 3(3KO)-0, que llegó a ser también olímpico, sumó un triunfo casi igual de rápido y convincente. Con todo, en los instantes iniciales recibió algún puño en unos intercambios de golpes que sostuvo ante Rudolf Helesic 2(2KO)-1(1). De todos modos, el checo, tras ser tirado con un empujón, no tardó en ser alcanzado instantes más tarde por una izquierda al contragolpe que lo derribó, levantándose pero no respondiendo a la cuenta del tercer hombre. Esta victoria certifica una vez más la enorme pegada de Okolie, cualidad que debería permitirle, junto a su velocidad, no tardar demasiado en posicionarse en los rankings de la categoría. En cualquier caso, siendo el peso crucero actual una de las divisiones con una élite más extensa, tendrá que prepararse muy bien y estar muy seguro de su evolución antes de afrontar peleas decisivas.

Por último, también venció el olímpico Joe Cordina 3(3KO)-0, peso ligero que en su tercer combate volvió a sumar un triunfo en el primer round, aunque esta vez de forma algo polémica. Tras demostrar su buena defensa activa y llegar claramente con la combinación directo-cruzado, Cordina sería llevado a las cuerdas, donde recibiría una serie de hooks. Algo más tarde el proceso se volvería a repetir, pero esta vez su oponente, Josh Thorne 1(0KO)-10(2)-2, pegaría cuando el árbitro ordenó que se separasen, recibiendo también antirreglamentariamente un directo de Cordina. Después de permanecer unos instantes en la lona, creando una incógnita sobre si el encuentro terminaría así, finalmente, Thorne se puso en pie, terminando el asalto, aunque no saldría en el siguiente episodio, decretándose un abandono algo controvertido.


Quizás, dadas las circunstancias, el encuentro pudo haber terminado de otra manera, negativa para los intereses del prospecto Cordina y para su promotor, pero finalmente acabó de la manera que menos perjudicó al invicto púgil, que, en cualquier caso, cada vez que se ha subido a un ring ha puesto de manifiesto su solvencia táctica y su eficacia defensiva y ofensiva. Por ello, será también un nombre a seguir muy de cerca en el peso ligero durante el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *