Eduard Troyanovsky – Michele Di Rocco (1/7/2017)

Estadio Luzhniki, Moscú, Rusia. Peso Superligero.


Habiendo terminado su última subida a un ring con un inesperado knockout en el primer asalto ante Julius Indongo, se pudo apreciar claramente la tensión de Troyanovsky durante el round inicial de su enfrentamiento ante Di Rocco. El ruso trató de disimularla con un agresivo uso del jab, pero su contrincante, notó sus dudas y conectó con decisión algunos directos que pusieron nervioso al boxeador local. Con todo, cuando más desordenado parecía y más precipitado en su desplazamiento se mostraba, “Troya” impactó un 1-2 cuya derecha impactó en el mentón de Di Rocco, tumbándolo sobre la lona.

Éste sería un punto de inflexión decisivo en el combate, dado que desde entonces Troyanovsky boxearía con mucha más calma y dominaría totalmente la contienda durante los minutos que se prolongó. Di Rocco vio disminuida su velocidad, siendo un blanco mucho más fácil para la temible derecha recta del excampeón, que lanzaría dicho golpe incontables veces en búsqueda de un nuevo knockdown. El italiano intentó lanzar rectos disuasorios y tomar la iniciativa, pero fue golpeado con gran dureza por su adversario, que insistía una y otra vez a pesar de errar muchas veces su puño diestro.


Finalmente, la valentía de Di Rocco no se vería premiada, al contrario, ya que en el tercer episodio sería derribado al ser sorprendido y alcanzado por una derecha cuando se alzaba de una entrada semiagachado. Aunque pudo responder a la cuenta y alcanzó el cuarto round, éste sería el último asalto de la contienda. Poco después de que Di Rocco se mostrase afectado por unos tensísimos jabs, Troyanovsky enlazó un doble jab con una derecha al mentón que tumbó desarbolado al visitante. El árbitro cometió un error al dejar continuar combatiendo a “The King”, puesto que no estaba en condiciones de seguir. Así, otro jab más le provocó un intenso dolor que le distrajo y que permitió a Troyanovsky impactar un 1-2 que lo noqueó duramente, cosa que se podía y debería haber evitado decretando el KO Técnico tras el tercer knockdown.


Con esta victoria Eduard Troyanvosky 26(23KO)-1(1) volvió a poner de manifiesto inequívocamente tanto sus virtudes como sus defectos, ya que fue alcanzado con relativa facilidad y elevado peligro por llevar el mentón demasiado alzado y por un exceso de agresividad. Aun así, su pegada es verdaderamente excepcional, siendo capaz de decantar de su lado con ella cualquier combate en casi cualquier circunstancia. Por otro lado, sus cualidades ofensivas son muy buenas y tiene una evidente habilidad para hostigar a sus oponentes. Además, cuenta con un factor decisivo para el éxito de su carrera como su capacidad para ofrecer siempre peleas espectaculares, llenas de knockdowns, golpes de poder brutales, cambios de tendencia y culminadas por el knockout. Es cierto que, por su planteamiento táctico, en muchas ocasiones se juega la victoria a cara o cruz, arriesgándose a ser noqueado con tal de arrollar a su oponente, pero pocos boxeadores tienen un porcentaje tan elevado de peleas entretenidas en la división del peso superligero, categoría en la que quedará muy bien posicionado tras esta victoria y podrá intentar pujar por la eliminatoria final antes de que termine el año. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *