Edivaldo Ortega – Tomás Rojas (7/10/2017)

Gimnasio de la AUT, Tampico, México. Peso Pluma.


En principio este enfrentamiento parecía igualado y potencialmente muy capaz de ofrecer intensos y emocionantes asaltos, dado que ambos boxeadores cuentan con un gran nivel competitivo y llegaban a esta pugna con el deseo de reivindicarse tras sufrir derrotas a los puntos que pusieron fin a grandes rachas ganadoras. Pues bien, pese a las perspectivas, y aunque en su combate ante el top 5 Mijares a punto estuvo de imponerse, Rojas no pudo plantar batalla ante la presión del temible Ortega.

La agresividad del “Indio“ Ortega resultó altísima, pareciendo evidente que quería desquitarse ante Rojas de la perdida de su récord invicto ante Eduardo Ramírez. Así, avanzó imparable desde el principio hasta el final y lanzó su zurdazo recto aislado, su 1-2 y combinaciones de uppercuts y ganchos, mientras que Rojas intentaba abrir el ring sin resultados, ya que era más lento de manos y de piernas y sus meritorios intentos por contragolpear no podían equiparar en contundencia a los puños de su rival. Ortega no daba margen para el descanso y siempre que pudo estuvo encima de su presa, hostigándola con frecuencia y ritmo, por lo que pronto empezó a apabullar a su rival, al que alcanzó con fortísimos ganchos.


El “Gusano” Rojas realizó algunas buenas esquivas y siguió respondiendo en la medida de lo posible, pero la presión de su oponente era demasiado elevada y no podía hacerse espacios, por lo que pronto sus energías empezaron a escasear de forma crítica. Finalmente, aunque voluntad no le faltó, Rojas, tras encajar larguísimas combinaciones de hooks en el séptimo asalto, y con el ojo derecho seriamente inflamado, decidiría abandonar la pelea.


Puede que Rojas 49(33KO)-16(4)-1 tuviese problemas físicos que condicionasen su actuación o que su preparación no hubiese sido la adecuada, no siendo descartable que el veterano púgil esté empezando a sufrir los efectos de tantas duras pugnas, pero el hecho es que no pudo detener ni remotamente el empuje de Edivaldo Ortega 25(12KO)-1-1 que, por contra, ofreció una de sus mejores actuaciones. El “Indio” Ortega pareció desde el inicio uno de los boxeadores más prometedores del peso supergallo y posteriormente uno de los aspirantes más destacables, apreciaciones que parecieron quedar en duda súbitamente con su derrota ante Eduardo Ramírez. Pero con este formidable triunfo el mexicano, tras su amargo primer tropiezo, no ha hecho otra cosa que ponerse en marcha hacia el mundial de nuevo, quizás con más firmeza todavía. Sin duda, Ortega necesitará mantener la regularidad y no permitir que otros tropiezos contra pronóstico le alejen de su objetivo, pero si logra conservar este nivel de combatividad y esta fiereza ofensiva será realmente complicado que se pueda evitar que acceda al top 15 mundial y se convierta en el retador más peligroso de la actualidad en el peso supergallo (si decide mantenerse en esta categoría) o en una aspirante notable del peso pluma si opta por militar definitivamente en dicha división.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios