Christian González – Romero Duno (10/3/2017)

Belasco Theater, Los Angeles, Estados Unidos. 

En juego el título WBC Juvenil Intercontinental del peso ligero.


No es la primera vez que un boxeador prometedor e invicto se enfrenta a un desconocido púgil filipino y termina siendo derrotado, algo que ha sucedido un apreciable número de veces y que ha terminado por generar un gran prestigio de los combatientes de dicha nacionalidad, aunque algunos de ellos puedan parecer modestos por su récord. Pues bien, en esta ocasión, el vencedor, el filipino Romero Duno, por los magníficos números con los que cuenta, parece que puede surgir como una figura destacada en el peso ligero si logra mantener una regularidad en su carrera.


El encuentro comenzó con ambos peleando en la distancia media-corta, lanzando además hooks abiertos de derecha e izquierda, aunque Duno se desplazaría cercano a las cuerdas ante la presión de González, que anotó un fuerte gancho de mano adelantada que movió a su rival. Igualmente, el visitante respondía con gran tenacidad, como si cada acción fuese la última, hasta que una derecha descendente sorprendió a «Chimpa» y lo derrumbó sobre la lona. Éste se alzó, pero lo hizo en tan malas condiciones que sólo el tañido de la campana le salvó de la derrota en el primer round.


Tambaleándose terriblemente, González se desplazó hasta su esquina en el descanso, por lo que parecía evidente que en los primeros instantes del segundo round sería batido, pero, al contrario de lo que se esperaba, en el nuevo episodio presionaría en corta a su oponente. Con todo, aunque podría dar sensación de cierta normalidad, González encajó un curvo de derecha a la contra que lo lanzó a la lona de nuevo y que llevó al árbitro finalmente a detener el encuentro. Aunque el tercer hombre intervino, Christian González 16(14KO)-1(1) cayó a la lona de forma muy aparatosa cuando trató de permanecer de pie. Así, se mantuvo varios minutos hasta que sería sacado del estadio en camilla. 


Si bien esta fue una mala forma de perder su récord invicto, y esto podría suponerle una perdida de moral importante, González debe valorar que, tal y como se estaba desarrollando este choque entre noqueadores, cualquiera podría haberse ido a la lona, y que el crucial primer knockdown, fue más circunstancial o estuvo más motivado por un exceso de confianza que por un defecto en su boxeo. Por ello, González deberá tomarse un descanso y regresar con ánimos renovados a su lucha por el acceso a la cumbre, dado que no le faltan cualidades. Respecto a Romero Duno 13(12KO)-1, éste surge como un nombre a tener muy en cuenta en la división del peso ligero. Quizás sólo sea uno más de los filipinos que, tras conectar un golpe de poder en el momento adecuado, logra una única victoria destacada que jamás vuelve a repetirse. Pero viendo lo sólido que es el boxeo de Duno, la pegada que tiene (92% de victorias antes del límite) y la capacidad de respuesta que puede ofrecer, no se debe descartar que ahora que entrará en la parte baja del ranking WBC ligero pueda encarar importantes peleas en las que lograr escalar hasta el top 15.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios