Chantelle Cameron – Bojana Libiszewska (8/7/2017)

Braehead Arena, Glasgow, Reino Unido. Peso Ligero.


No estando suficientemente satisfecha con su pelea de debut, que se produjo hace poco más de un mes, la prospecta Chantelle Cameron estaba dispuesta a ofrecer una actuación muy superior y lo logró desde el tañido inicial, literalmente. Y es que, en cuanto sonó la campana y ambas púgiles se juntaron en el centro del ring, Cameron soltó un derechazo que estremeció a su oponente. Tras este terrible aviso, Libiszewska trató de correr por el cuadrilátero rápidamente para evitar más peligro pero, como la más agresiva y experimentada de las boxeadoras haría, Cameron hostigaría sin descanso a su rival con jabs tensísimos, recurrentes 1-2 y combinaciones de ganchos cuando la visitante quedaba encerrada en las cuerdas.

Así, alcanzando el segundo asalto, Libiszewska se veía obligada a recurrir repetidamente al clinch para no verse totalmente desbordada por una verdadera dominadora del boxeo agresivo pero que también era capaz de eludir sin problemas los jabs de su oponente. Finalmente, después de un tercer asalto en el que Cameron llegó con combos de directos con variación de altura, uppercuts enlazados con hooks y potentes curvos aislados, en el cuarto round se llegaría  a la conclusión. Una derecha recta de la local dejaría tocada a la púgil polaca que, tras otro directo muy fuerte y series de hooks y directos, lograría agarrarse. De todos modos, unos segundos más tarde recibiría un brutal gancho diestro que, a pesar de que fue seguido por un agarre parcial, llevó al árbitro a parar la pelea.


Por ello, la británica Chantelle Cameron 2(1KO)-0, en su segundo enfrentamiento ofreció una imagen inmejorable, arrollando ofensivamente y dominando a una púgil que contaba con 27 peleas como profesional y que nunca había perdido antes del límite hasta ahora. No nos engañemos, Libiszewska no es ni mucho menos una boxeadora insigne, ni siquiera puede ser contada entre las boxeadores de nivel medio-alto, pero si es una piedra de toque de cierta exigencia y no supuso ninguna complicación para una boxeadora con seis rounds de experiencia profesional (aunque con mucho bagaje en kick boxing y en el pugilismo amateur antes de su debut en el boxeo de pago). Sea como sea, Cameron no parece que vaya a tener problemas ante las próximas rivales de nivel medio o incluso alto a las que se medirá, siendo evidente que cuando llegue 2018 estará bien asentada en el top 15 mundial del peso ligero y al alcance del campeonato. Aun así, y aunque se podría empezar a soñar con una pelea en el futuro entre ella y Katie Taylor que podría llegar a ser una de las mejores pugnas de la historia del peso ligero femenino, de momento el objetivo de “Chan” debería de ser seguir desarrollándose, para lo cual volverá a subirse a un ring contra una rival por confirmar el próximo día 29 de julio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *