Cancelado Povetkin-Stiverne por presunto dopaje, se rumorea Duhaupas sustituto

En principio hoy iba a disputarse un interesantísimo combate entre Alexander «Russian Vityaz» Povetkin 30(22KO)-1 y Berman «B Ware» Stiverne 25(21KO)-2(1) por el título interino WBC del peso pesado y para convertirse en el próximo retador mandatorio de Deontay Wilder, pero la pelea no tendrá lugar finalmente. Según ha informado el Consejo, la VADA le habría comunicado que Povetkin habría dado positivo en un control realizado el día 6 de diciembre por la sustancia ostarina, motivando ello que se retirase la sanción mundial al combate y las partes implicadas decidiesen cancelarlo. Esta conclusión es además paradójica si se tiene en cuenta que anteriormente se habló de una posible cancelación del duelo por un positivo en control antidopaje de Stiverne del que posteriormente fue absuelto al considerarse que se había producido por ingesta involuntaria. En cualquier caso, ahora mismo el WBC deberá encontrar una solución para decidir al retador mandatorio de Wilder, que tanto podría ser directamente Stiverne como Dillian Whyte, que ganó una eliminatoria oficial ante Dereck Chisora la semana pasada. Otra posible solución sería un combate entre Stiverne y Whyte para decidir un aspirante obligatorio de más entidad. Al margen de los problemas administrativos que el Consejo tendrá que solucionar, ahora mismo se rumorea que el francés Johan Duhaupas 34(21KO)-3(1) podría entrar como sustituto de Stiverne para pelear, sin título en juego, contra Alexander Povetkin este mismo sábado, aunque en el momento de la publicación de esta noticia el combate todavía no estaba confirmado.


Sea como sea, este nuevo percance pone la carrera de Povetkin al borde del precipicio a la vez que genera preguntas muy complicadas de responder. ¿Porqué nuevamente la agencia estadounidense VADA notifica el positivo a unas horas de que se realice el combate? ¿Puede ser tan idiota Povetkin de doparse habiendo aceptado voluntariamente someterse a los tests voluntarios de VADA? ¿Tras las sospechas levantas en los últimos meses, es VADA una agencia fiable e imparcial? ¿Las pugnas político-ideológicas entre agentes totalmente ajenos al deporte habrán vuelto a corromper al boxeo y a sus órganos de control? Quizás estas preguntas no se puedan responder nunca, pero el caso tiene un claro beneficiario: un Deontay Wilder que parecía amedrentado por tener que poner su título en juego en Rusia ante uno de los aspirantes más complicados, ya probablemente nunca tenga que hacerlo, quedando su camino libre para un larguísimo reinado sin complicaciones, puesto que ni Stiverne (cuya carrera está en crisis) ni Whyte (que a pesar de la victoria fue vencido por Chisora) son rivales de la suficiente dificultad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *