Caleb Plant – Andrew Hernández (8/9/2017)

Hard Rock Hotel and Casino, Las Vegas, Estados Unidos. Peso Supermedio.


Hasta ahora Caleb Plant no había mostrado ninguna brecha, ofreciendo fenomenales actuaciones en las cuales su control de todo tipo de situaciones era total. Así, resultaba interesante verlo ante un púgil como Andrew Hernández, boxeador fogueado que fue capaz de, entre otros logros, derrotar al top 3 del peso medio Arif Magomedov. De todos modos, aunque este debería haber sido un buen test para ver la capacidad de reacción de Plant ante las dificultades, una vez más éste se las apañó para hacer parecer fácil lo complicado.

La clave del triunfo de Plant residió en su perfecta defensa, que no dio ni un plano claro a su oponente e incluso evitó casi la totalidad de los jabs, cosa para la cual se valía de un magnífico juego de piernas y una habilidad natural para las esquivas con hombros, cabeza y cintura. Quizás en el inicio, Hernández pudo estar más activo y ver con más optimismo la pelea, pero una vez que los minutos transcurrían, su efectividad se mantenía en unas cifras bajísimas, se acumulaba el cansancio y disminuía su cadencia de golpeo las opciones se desvanecieron ante un Plant que todavía pudo boxear con más sencillez.


En cuanto a los aspectos ofensivos, destacó por encima de todo su variedad de recursos, que iban desde los simples rectos aislados o en uno-dos a repeticiones con el gancho de mano adelantada arriba y abajo, combos de hooks zurdos al torso con cruzados diestros, y muchísimos otros. Tras muchos esfuerzos y muchos errores, a veces a costa de verse contragolpeado con el shoulder-roll, Hernández lograba anotar alguna mano, pero estas no tenían potencia como para llegar a incomodar a su oponente.


Finalmente, el combate llegó a su fin dejando unas amplísimas cartulinas favorables (triple 100-90) a Caleb Plant 16(10KO)-0, que con esta excelente victoria unánime demostraba que su lugar está ya en los combates ante los top 15 en lucha directa por el mundial. Y es que en su tercera pelea a 10 asaltos demostró que su grado de desarrollo es tan notable que los boxeadores de nivel medio-alto le suponen retos de insuficiente exigencia. Por otro lado, resulta evidente que por sus fenomenales cualidades está capacitado para vencer a casi la totalidad de los clasificados mundiales, siendo sólo una incógnita su actuación ante la élite de los aspirantes. Algunos creen que su falta de pegada es un factor clave para disminuir su proyección, aunque las veces que ha tenido que aplicarse y tomar riesgos su capacidad de definición no ha resultado nada mala, al contrario. De todos modos, su destreza técnica es tan elevada que le debería permitir lograr amplias victorias sin recurrir al knockout. Sea como sea, no podremos saber con más certeza hasta donde puede llegar en su escalda hasta que no le veamos en una prueba de fuego de mayor complicación, test que debería llegarle ya en su próxima subida a un ring quizás a principios del próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *