Anthony Joshua – Eric Molina (10/12/2016)

Manchester Arena, Manchester, Reino Unido.

Campeonato mundial IBF del peso pesado. Segunda defensa voluntaria del campeón Joshua.


Un combate sin historia, con Molina ofreciendo una de sus peores versiones y, por ello, no generado ni siquiera pequeñas dificultades al monarca de la Federación. Quizás esto no se le pueda reprochar enteramente a él, sino al propio Joshua, a su promotora y a su equipo por elegirlo como rival, pero después de su actuación meritoria ante Wilder tampoco parecía un objetivo tan sencillo como finalmente lo fue. Lo que si se le puede criticar duramente a Molina es su plan de pelea totalmente equivocado. Sus opciones de triunfo de una manera u otra eran casi nulas, pero de haber intentado mantenerse más en el centro del ring, como hizo ante el campeón WBC, podría haber generado alguna situación mínimamente incómoda para el británico. Pero cediendo la iniciativa totalmente y yéndose directamente hacia las cuerdas por su propia voluntad, Molina le regaló un triunfo sencillo a Joshua.

Y es que el tremendo noqueador, que además de potentísima pegada cuenta con un equilibrio sensacional, un buen control de la distancia y una superior velocidad de manos, sólo tenía que realizar entradas y salidas con el 1-2, con el jab a la cabeza y al torso o con el gancho zurdo para superar a un Molina sin recursos y que no encontraba su contragolpe. Después de haber recibido un potente hook de mano adelantada, el visitante trataría de hacer alguna tímida arremetida con hook al cuerpo o buscando su derecha, pero los pasos atrás de Joshua o las entradas en clinch de ambos anulaban cualquier peligro, regresando así el retador a su desplazamiento lateral. El local seguiría persiguiendo a su oponente y esperando su oportunidad, impactando un duro uppercut zurdo antes de que terminase el segundo round.


Finalmente, el choque entró en el tercer asalto, en el cual un Molina desdibujado realizaría una irreflexiva y poco tenaz ofensiva que lo expondría a una derecha recta de «AJ», que intentaría hostigarlo posteriormente en las cuerdas. Dado que el titular falló varios de sus puños, Molina volvió a atacar, pero de nuevo una derecha lo llevaría de espaldas al ensogado, donde recibiría un 2-1 seguido por un potente recto diestro que lo derribó. Era evidente que el combate estaba sentenciado, finalizando pocos instantes después tras una combinación de hooks izquierda-derecha y un 1-2-curvo zurdo que obligó al árbitro a detener el combate. Así, Anthony «AJ» Joshua 18(18KO)-0 realizaba con éxito su segunda defensa y mantenía su 100% de triunfos por knockout, afianzando su magnífica proyección.


Con todo, muchos son quienes afirman que Joshua no ha batido todavía ni a un solo oponente cercano a la élite de la categoría, algo que es totalmente cierto, por lo que no se puede evitar pensar que se esté sobrevalorando algo a este púgil. De entre los que dicen esto destaca el campeón WBC Deontay Wilder, que en realidad es el menos indicado ahora para realizar estos reproches, puesto que, si bien se ha enfrentado a rivales de dificultad mayor como Szpilka o Duhaupas, él tardó ocho asaltos en batir a Molina 25(19KO)-4(4), viéndose estremecido un par de veces, mientras que Joshua logró una victoria total y rápida, aunque es cierto que ayudado por un erróneo planteamiento táctico de su oponente. Sea como sea, no tardaremos en ver a Joshua en la prueba de fuego que tanto se espera para poder comprobar si puede ser el próximo número 1 de la división o si por el contrario es simplemente un sólido boxeador y un buen pegador con record inflado, ya que en teoría, el 29 de abril el británico se medirá en unificación de coronas WBA-IBF a Wladimir Kltischko 64(53KO)-4(3). Esta pugna no sólo decidirá quién ostenta la posición hegemónica en la división y quién será el nuevo campeón unificado tras el breve reinado de Tyson Fury, sino que será una pelea histórica y decisiva para el futuro de la categoría, en la que se determinará si Joshua se convierte en una estrella en mayúsculas y en el nuevo rival a batir por muchos años en una floja categoría o si Klitschko recupera el crédito perdido ante Fury y logra prolongar algo más su inacabable tiranía en el peso pesado, que se alargó casi una década.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios