Análisis del combate J’Leon Love – Abraham Han (8/9/2017)

Hard Rock Hotel and Casino, Las Vegas, Estados Unidos. Peso Supermedio.


En pleno contraste con Caleb Plant, con el que compartía evento y también división, podemos encontrar a J’Leon Love, un púgil que, a diferencia del primero, ha mostrado brechas importantes en su boxeo y que disputaba también un combate decisivo, en su caso no sólo para situarse como un top 15 destacado en la pugna por el acceso al mundial sino también para demostrar que se ha recuperado de su primera y única derrota. Con todo, aunque ante Abraham Han afrontaba una pelea similar a la de Plant, su actuación no tuvo punto de comparación, estando muy lejos incluso de ser sólida.


En el comienzo Han optó por caminar el ring cercano a las cuerdas realizando un cambio de guardia a la posición de zurdo, factores que incomodaron sobre manera a un púgil dubitativo y mucho más efectivo en tácticas elusivas como Love. En esta situación ambos cruzaron directos y otros golpes, pero los dos primeros rounds fueron a parar a manos de Han, que se mostraba más preciso y contundente y que incluso anotó algún golpe de poder en gancho zurdo-directo diestro. 

Tras este mal comienzo a Love no le quedó más remedio que aplicarse con más denuedo, acelerando sus pasos y trabajando al cuerpo y usando con más decisión su gancho de mano adelantada, puño que, unido a un mejor uso del jab y algunas buenas esquivas, le permitió igualar las acciones terminado el cuarto round. Con todo, en lo que se prolongó el encuentro hasta el final, Love perdió el ritmo y el orden, haciendo que su amago de reacción se diluyese. Es cierto que ambos se mostraron muy imprecisos y que Love no dejó de anotar algún jab entre esquivas de cierta calidad y utilidad pero, sin conectar a penas golpes de poder, cedía los rounds claramente a un Han que contaba a su favor una apreciable ventaja en pegada. Así, con sus ganchos aislados o encadenados, derechas cortas y algo de tenacidad, Han pareció quedar a un paso de asegurarse la victoria a los puntos antes de que todo terminase bruscamente.


En el octavo asalto, Love realizó una entrada en la que golpeó (en teoría involuntariamente) con su cabeza entre la sien izquierda y la frente de Han, testarazo que provocó que el segundo se quejase de un fuerte dolor, que se tirase al suelo y que cuando intentó levantarse volviese a caer desorientado. El árbitro Kenny Bayless ya no dejó levantarse a Abraham Han, preocupándose por su estado de salud, mientras que el púgil encharcaba el ring con su sangre. Finalmente, tras varios minutos de realizar presión sobre la brecha y dar un tiempo para que se recuperase, Han fue sacado del recinto en camilla, recibiendo los aplausos del público. Según se apunta, el boxeador se encuentra bien y este incidente no fue más que un susto con el que se tomaron adecuadas medidas de precaución. 


En cualquier caso, y en cuanto a los aspectos deportivos, restaba por saber cuál sería el veredicto de los jueces, puesto que, lógicamente, al no ser descalificado Love, se tuvo que ir a una decisión técnica. Una vez más, los jueces favorecieron los intereses de la promotora organizadora, en este caso Mayweather Promotions, compañía a la que Love pertenece, ya que se otorgaron cartulinas de doble 76-76 que aseguraron el empate y mantuvieron vivas injustamente las aspiraciones en el top 15 de dicho boxeador. Mención a parte merece la tarjeta del juez Richard Ocasio, que dio nada más y nada menos que un 79-73 favorable a Love que no hay ninguna forma posible de justificar.


Resumidamente, tras este combate, Love no se reivindicó como Plant, sino que una vez más las cosas quedaron como estaban. Se enfrentó a un rival de apreciable exigencia, perteneciente a ese grupo de boxeadores al borde de aparecer en las listas mundiales pero en teoría asequibles para la élite, y no pudo dominar ni demostrarse superior. De hecho ni siquiera mostró mejora o potencial, e incluso se podría hablar de cierta regresión. Mientras un Han sumamente desafortunado no sólo veía como una vez más era la victima de una decisión controvertida sino que esta vez salía del ring malparado, teniendo que aplazar otra vez sus pretensiones de acceder a la parte alta de los rankings. Es aquí donde se mantendrá inmerecidamente Love que, a pesar de que tendría que haber sufrido una derrota, ahora accederá a un buen combate ante un rival importante, en el que, de todos modos, difícilmente podrá salir con el brazo en alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *