Zou Shiming – Prasitsak Phaprom (5/11/2016)

Thomas & Mack Center, Las Vegas, Estados Unidos. 

Campeonato mundial WBO vacante del peso mosca.


Con un anterior enfrentamiento entre ambos saldado con una victoria total de Zou Shiming, no podía sorprender que en la revancha nuevamente el dos veces oro olímpico y tres veces oro mundial no tuviese dificultades para vencer y coronarse, como terminó sucediendo. Ciertamente, la pelea no presentó dificultades para el chino, que ya en el primer round combinaría uppercuts con hooks, conectaría cruzados zurdos y directos y series de ganchos contra un Phaprom que a penas hacia otra cosa al ataque que imprecisas arremetidas. Con una velocidad mucho mayor, superior precisión y un perfecto control de la distancia, Zou Shiming impactaba manos en todas las trayectorias, logrando en el segundo asalto anotarse un knockdown con una izquierda curva, aunque no buscaría el desenlace antes del límite.

Con entradas y salidas que dejaban a su rival pegando al aire y con un constante desplazamiento que evitaba cualquier posibilidad de ser encerrado, antes de haber transcurrido un cuarto del combate el púgil de Top Rank era dueño absoluto del enfrentamiento, pasando entonces a buscar su lucimiento en su segunda pelea en suelo estadounidense. Usando el uppercut a la contra, golpeando con el swing diestro agachándose y realizando plásticas esquivas y excelentes cambios de línea, la victoria unánime de Zou Shiming se hizo muy pronto inevitable. De todos modos, no en todo momento buscó brillar, dado que durante largos periodos se prolongó una minuciosa elección de los golpes, jabeando con astucia o, por ejemplo, entrando desde la larga con hooks al cuerpo.


Dado que Phaprom sólo era un perseguidor y sus ganchos llegaban tan sumamente espaciados como faltos de potencia, Zou Shiming se sobreconfió ante un choque tan sencillo e incluso recurrió a una actitud chulesca de más, bajando los brazos invitando a atacar a su rival. El tailandés entraría en la trampa y contestaría bajando su guardia también, recibiendo así un velocísimo 1-2. Esta sería sólo una anécdota pero da una muestra del grado de decantamiento que alcanzó el combate. En el tramo final Phaprom 39(24KO)-2-2 conectó algunos hooks con alguna mayor constancia, pero los contragolpes en todas las trayectorias del destacado amateur seguirían imponiéndose hasta llegar a la conclusión del combate y a una lectura de cartulinas que de forma unánime le dio el triunfo a Zou Shiming 9(2KO)-1 con puntuaciones de doble 120-107 (la de Bastión Boxeo es igualmente de 120-107) y un 119-108.


Si sólo tuviésemos en cuenta el boxeo ofrecido por Zou, ahora mismo debería ser contado como el mejor peso mosca de la actualidad, ya que ningún otro de los monarcas actuales de la división ha resuelto una defensa reciente con tantísima solvencia y con un boxeo tan plástico. Aun así, esta imagen no dejaría de ser sesgada, puesto que el chino el pasado año fue derrotado por el nada brillante Ruenroeng, mientras que, por ejemplo, el campeón WBA Ioka se ha impuesto a rivales de mucho mayor nivel, como el solidísimo Reveco. Por ello, aunque el combate de Zou Shiming fue brillante, los halagos que de él se hacen no deberían de ser desmedidos, menos aún cuando se enfrentaba por segunda vez a un púgil al que había abrumado a los puntos con anterioridad y que en esta revancha ofreció muchas menos dificultades todavía. 


En cualquier caso, el nivel mostrado fue elevadísimo y no cabe duda de que ante cualquier boxeador de la élite podría ofrecer una pelea sensacional, pudiendo tener un reinado prolongado, aunque ello dependerá de quien le toque en su próxima defensa mandatoria. Y es que si Nietes prefiere centrarse en pelear por la corona WBO, que poseyó en el peso minimosca durante casi cinco años, y le enfrenta, sus posibilidades de permanecer como campeón disminuirían, dado que el filipino posee una mayor experiencia como profesional, es algo más veloz y posee una heterodoxia muy útil para superar a los boxeadores técnicos, contando además con una pegada superior. Del mismo modo, si su próximo oponente fuese el siguiente mejor clasificado, «Chihuas» Rodríguez, Zou podría dar por sentada una pelea muy complicada también. Así, al nuevo campeón no parece quedarle más opción que buscar varias defensas exigentes para poder alcanzar el máximo nivel de preparación y poder estar listo para una pelea obligatoria de dificultad crítica que, eso sí, de vencer le daría el acceso a la posición hegemónica en la división mosca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *