Resultados de los mejores combates del sábado (17/9/2016)

Si un púgil tiene como su principal y casi única arma la astucia de ring y no la utiliza más que en un ápice, el resultado es nefasto. Así, el campeón WBO superwelter Liam «Beefy» Smith 23(13KO)-1(1)-1 perdió su corona luciendo bastante mal ante Saúl «Canelo» Álvarez 48(34KO)-1-1, que venció el combate por knockout en el noveno round. Por ello, Álvarez volvía a sustentar una corona superwelter (como ya lo hizo con la WBC del 2011 al 2013) después de su breve y controvertido reinado en el peso medio.


Otro monarca mundial WBO que fue destronado ayer es el peso crucero Krzysztof «Glowka» Glowacki 26(16KO)-1, que fue totalmente dominado por el oro olímpico y mundial amateur Oleksandr «The Cat» Usyk 10(9KO)-0.

Link al análisis del combate Glowacki-Usyk


Como se podía esperar, el boxeo del doble retador mundial Gabriel «King» Rosado 23(13KO)-10(4) no fue lo suficientemente efectivo ante el dinámico y elusivo Willie «Mongoose» Monroe Jr. 21(6KO)-2(1), que venció el combate con mucha solvencia por decisión unánime y tarjetas de 118-110, 117-111 y 116-112. Como consecuencia de este resultado, mientras Rosado vuelve a dar una paso atrás decisivo en su complicadísima carrera, Monroe apuntará directamente al top 5 del peso medio en dos organismos, siendo aún más importante que en diciembre o inicios de 2017 podría volver a subirse a un ring contra uno de los contendientes más destacados de la categoría como parte de un gran evento.


También se cumplieron los pronósticos en el único campeonato femenino de este sábado, en el cual estuvo en juego el título vacante WBC del peso superwelter, que fue adquirido por la sólida Ewa «Tigress» Piatkowska 10(4KO)-1 al imponerse por decisión unánime a la coaspirante Aleksandra Magdziak Lopes 16(1KO)-4-2. Dado que en el peso superwelter femenino sólo hay media docena de púgiles de nivel, la polaca Piatkowska podría tener un reinado largo y exitoso, aunque eventualmente la falta de boxeadoras le llevará a tomar riesgos elevados, en los que se podrá comprobar mejor si su adaptación a esta categoría es viable a largo plazo después de haber abandonado el peso superligero en el que militaba hasta hace menos de un año.


El veteranísimo excampeón Firat Arslan 38(23KO)-8(3)-2 logró resurgir como uno de los máximos retadores de la categoría del peso crucero al deshacerse con mucha diferencia, por decisión unánime y con un buen boxeo (al margen de sus limitaciones) de Nuri «Albanian Tyson» Seferi 37(21KO)-8(1). Si bien el tosco Seferi no es un rival de la élite, éste es un púgil competente que fue desdibujado totalmente por la experiencia de ring y la firmeza de un Arslan que ahora podría entrar en el top 3 WBO, pugnando con los prospectos Noel Gevor, Damir Beljo y Micki Nielsen por una oportunidad mandatoria del nuevo campeón Usyk. 


Quien consiguió una victoria verdaderamente abrumadora fue el prometedor peso pluma Joseph «JoJo» Díaz 22(12KO)-0 que, por su magnífico boxeo, no tuvo rival alguno en Andrew «El Chango» Cancio 17(13KO)-4-2, que fue batido por KO Técnico en el noveno round. Habiendo superado con un dominio total otra prueba de fuego, no cabe duda de que ha llegado la hora de que Golden Boy Promotions luche por darle a Díaz una eliminatoria final o un mundial, algo de lo que está más cerca en el WBC pero de lo que no está demasiado lejos tampoco en la IBF y en la WBO.


Además de ser su sexta victoria consecutiva antes del límite desde que perdiera contra Alexander Povetkin, el peso pesado polaco Andrzej Wawrzyk 33(19KO)-1(1) obtuvo uno de los mayores triunfos de su carrera al vencer por KO Técnico en seis asaltos al fogueado Albert «The Dragon» Sosnowski 49(30KO)-8(6)-2. La consecuencia de esta victoria parece obvia, y es que Wawrzyk debería entrar en el top 15 WBC, encarar duelos más exigentes y comenzar a sonar seriamente como un posible rival de uno de los componentes de la élite del peso completo.


Por KO en el sexto round el muy competente Walter David «El Yacaré» Sequeira 17(12KO)-3 fue vencido por su compatriota Ezequiel Osvaldo «El Olímpico» Maderna 24(16KO)-3(1), que capturó el título WBC Latino del peso semipesado. Así, Maderna, que sólo ha sumado derrotas ante top 5 mundiales, demostraba una vez más sus cualidades y la experiencia que ha extraído de sus difíciles enfrentamientos ante los púgiles de la cumbre, lugar al que se aproximará de nuevo por el título menor adquirido y por el hecho de que Sequeira era 21º WBC.


Como era inevitable por la diferencia de nivel entre ambos, el prospecto supergallo Diego de la Hoya 16(9KO)-0 venció amplísimamente a Luis Orlando del Valle 22(16KO)-2 por decisión unánime y puntuaciones de 100-90 y doble 99-91. Con ello, más que nada, De la Hoya certificaba lo que ya se sabía, es decir, que tiene que afrontar ya peleas a 10 asaltos de manera continuada con oponentes mucho más duros, tanto porque si no estancará su progresión y no permitirá evolucionar su sensacional boxeo como porque empieza a posicionarse muy cerca del top 5 WBC y a pocos pasos de las grandes oportunidades.


Finalmente cabe mencionar la séptima victoria antes del límite consecutiva (la 10ª en  sus 11 últimos combates) del muy prometedor peso crucero polaco Michal Cieslak 14(10KO)-0, que sólo necesitó dos asaltos para batir por KO Técnico a Giulian Ilie 21(7KO)-10(3)-2. Ahora mismo Cieslak es 22º WBC, pero con sólo 14 peleas parece mucho mejor boxeador que una decena de púgiles ranqueados por encima de él, de modo que, si su equipo mantiene el aumento de dificultad gradual en sus oponentes, dentro de un año el polaco podría ser un top 5 imbatido, con una gran cadena de knockouts y podría tener buenas posibilidades de medirse como un igual a la élite de la división crucero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *