Marco Huck – Dmytro Kucher (19/11/2016)

TUI Arena, Hannover, Alemania. Peso Crucero.


Como no podía ser de otro modo, Kucher se asentó desde el inicio en su sólido jab y en su 1-2 desde la distancia larga, pero enseguida Huck respondería en corta con un magnífico gancho diestro, con el que incluso movería a su rival. Los problemas del boxeador ucraniano se acrecentaron en el segundo asalto, en el cual sería desestabilizado tras nuevos ganchos diestros arriba y abajo y un directo, viéndose obligado a entrar en clinch contra las cuerdas. Así, Huck comenzó de forma inmejorable el encuentro, recordando a su mejor versión, cargando todo el peso en cada golpe, especialmente en los ganchos, y lanzando series de rectos o curvos.

Desde el cuarto asalto, Kucher, que hasta entonces se había conformado con aprovechar con directos los descuidos de su rival, reaccionaría y emparejaría las cartulinas. Dado que Huck ahora se mostraba más estático y menos explosivo en sus acciones, el lento visitante pudo trabajar mucho mejor con el 1-2 y con el gancho de mano adelantada, consiguiendo, alcanzado el sexto round, llevar de espaldas al ensogado a su contrincante con una combinación de hooks. A pesar de que el local había tratado de lanzar sus astutas series para intentar confundir a los jueces a la hora de otorgar el asalto, el combate se encontraba empatado al entrar en la segunda mitad, momento en el cual Huck reaccionó definitivamente asegurándose el triunfo.


Primero se limitó simplemente a escoger mejor los golpes, pero posteriormente, en el octavo episodio, intensificaría sus combos de curvos y lograría dejar muy tocado a Kucher, que incluso tuvo problemas para mantener alzados los brazos. Con todo, el rocoso púgil, que cayó al recibir un empujón al agarrarse, conseguiría aguantar en pie, intentando en el siguiente round cambiarse a zurdo (táctica habitual en su boxeo cuando se queda sin recursos), sin lograr resultados positivos. Y es que Huck enlazaría el directo con el gancho, combinaría con velocidad rectos y curvos e incluso contragolpearía ante el aumento de la presión de Kucher, que logró cerrar el encuentro con un buen doceavo round, en el que impactó su derecha con mucha potencia mientras el excampeón se mostraba ligeramente desgastado.


Con el tañido final de la campana y con la posterior lectura de las tarjetas de los jueces, Marco «Kaptain» Huck 40(27KO)-3(2)-1 se hacia con una victoria merecida por decisión unánime y puntuaciones de doble 117-111 acertado y un nefasto e irreal 119-109. La puntuación de Bastión Boxeo es de 116-112 a favor de Huck. Como siempre en cada una de sus peleas, Kucher 24(18KO)-2-1 supo estar a la altura, a pesar de su falta de ritmo, gracias a su resistencia y tenacidad, pero la superior frecuencia de Huck y su inteligente utilización de largas y contundentes series para asegurarse la obtención de los episodios le permitieron hacerse con un triunfo solvente e indiscutible. De hecho, por momentos, Huck fue el boxeador brillante de sus mejores peleas, y no el estancado púgil que se pudo ver en el pasado ante, por ejemplo, Arslan o Afolabi. Así, aunque su objetivo es de la máxima dificultad, ser de nuevo campeón mundial en una categoría en un excelente momento, Huck se encuentra en perfectas condiciones, habiendo logrado batir a un top 5 de grandísima dureza de forma muy convincente.


Ahora mismo, exceptuando la WBO, Huck es 2º en todos los organismos, por lo que debería acceder a un combate titular el próximo año, aunque el problema es elegir contra quién. En principio, si su elección es WBA-IBF o WBC, la respuesta es sencilla, puesto que no hay duda posible de que el campeón unificado Denis Lebedev (o su retador mandatorio Gassiev si logra destronarlo) es sumamente superior al campeón Tony Bellew. De todos modos, la elección no es tan simple, dado que Bellew probablemente sea destronado próximamente por el retador obligatorio Mairis Briedis, mientras en la WBA Huck podría intentar reclamar una facilísima pelea ante el campeón regular WBA Beibut Shumenov. Así, Huck no sólo deberá estudiar detenidamente que rival beneficia más sus intereses, sino que tendrá que estar atento a los cambios en la categoría para poder escoger la opción con mayores posibilidades de éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *