Lee Markham – Andrew Robinson (26/11/2016)

Brentwood Centre, Brentwood, Reino Unido.

En juego el título de Inglaterra del peso medio.


El Markham-Robinson es uno de esos combates que nos recuerdan que no es necesario que un choque de boxeo se produzca en un espléndido escenario, que tenga un título mundial en juego o que los contendientes sean de la élite de la división para poder entretenernos mucho. Y es que ambos boxeadores tienen enormes defectos, pero pusieron todo lo que tenían en un duelo con alternativas y muy entretenido, a pesar de que al inicio el ritmo fue bastante lento y ambos se limitaron esencialmente a probar su jab. Con todo, al inicio Robinson boxearía algo mejor, desplazándose por el exterior del ring y conectando manos flojas pero mucho más continuadas que su rival, destacando sus directos y sus curvos abiertos.

Por su parte, Markham presionaba buscando golpes de poder, que conectaba con dureza pero en escaso número, pasando la mayor parte del tiempo bloqueando manos e intentando entrar sin saber cómo. Algo envalentonado por su éxito, Robinson buscaría atacar en el tercer round, pero fortísimas contras de su oponente en gancho zurdo y diestro le frenarían, intentándolo de nuevo con nulo éxito en el siguiente episodio. Una vez más establecería su jab y conectaría algunas derechas, pero éstas eran tan tenues comparadas con los duros hooks arriba de Markham, que durante algunos instantes incluso pareció que Robinson podría ver su resistencia quebrada. Aun así «D Animal» aguantó, cometiendo el terrible error de intercambiar golpes en la distancia corta con su oponente, mucho más fuerte. De ese modo, aunque Robinson en el boxeo sin espacios usó su mejor frecuencia y variedad, se vería superado y sacudido por los curvos temibles de Markham, que incluso lo daño con un gancho abajo.


Fue así como se inició la respuesta definitiva de «Banjo» Markham al igual que los asaltos más interesantes. Los episodios se mantuvieron igualados, puesto que Robinson lanzaba muchas más manos, aunque muy débiles (sólo buscando puntuar), mientras que Markham sólo necesitaba un puñado de ganchos brutales para estremecer a su rival y realizar un trabajo más efectivo. El momento crítico del combate llegó en el octavo asalto, cuando el campeón inglés Markham conectó un hook diestro potentísimo que dejó muy tocado a Robinson, que tuvo que soportar ganchos y uppercuts durísimos, aunque milagrosamente resistiría e incluso contestaría cuando su contrincante acusó cansancio por la terrible ofensiva lanzada. Finalmente, aunque en el asalto anterior pareció que se podría llegar a un resultado de KO Técnico en su contra, Robinson usaría su superior frecuencia de golpeo para capturar los dos igualados últimos rounds por estrecho margen.


Así, para Bastión Boxeo se terminaba el combate con un resultado de empate, con una puntuación de 95-95. Con todo, los jueces decidieron por decisión unánime darle la victoria a Lee Markham 17(7KO)-3-1 por un muy razonable 96-95, un 97-95 y un nefasto 98-93. La victoria de Markham no es inaceptable, porque quizás, si las tablas no existiesen, el boxeador que pareció merecer la victoria en percepción general sería él. Aun así, decir que Robinson 18(6KO)-3, a pesar de su gran trabajo, sólo se llevó dos asaltos, resulta ofensivo. Sea como sea, ambos ofrecieron un choque muy contendido que demostró que son púgiles muy competentes y que podrían tener buenos éxitos en el circuito británico. De todos modos, ambos poseen defectos que contienen mucho su proyección. El habilidoso Robinson, sin tener poca pegada, lanzaba las manos sin ninguna tensión y se sobrexponía a los contragolpes con su barbilla elevada. Por otro lado, Markham posee un boxeo demasiado limitado y una insuficiente frecuencia como para tener éxito ante rivales de la élite nacional o mundial, aunque sus manos de poder salteadas pueden ser terribles para cualquier rival que se descuide. Así, aunque tiene algunas posibilidades de capturar el cinturón británico medio si se enfrenta a un rival adecuado (o sea si Langford lo deja vacante), será complicado que pueda conseguir éxitos muy destacables o prolongados a pesar de que parece llevar su trayectoria a una racha exitosa.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios